Derechos Humanos en Nicaragua sufren una de sus peores crisis en los últimos 30 años

El funcionario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Denis Darce, explicó que cerca de 603 personas han sido apresadas, y estas sufren una serie de violaciones a sus derechos humanos

Las instalaciones de organizaciones de derechos humanos también estuvieron bajo presencia de la Policía Orteguista. LAPRENSA/J. FLORES

Mientras agentes de la Policía Orteguista (PO) asediaban las instalaciones de organizaciones nacionales de derechos humanos y la misma sede del Sistema de Naciones Unidas en el país, el gabinete de ministros y asesores de la dictadura Ortega-Murillo expuso en un evento celebrado ante partidarios del régimen los “logros alcanzados” en esta materia, obviando la grave crisis de derechos humanos que atraviesa Nicaragua desde abril.

El país vive una de las peores crisis de derechos humanos de los últimos treinta años en el continente, según Alexandro Álvarez, uno de los integrantes del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a propósito de este 10 de diciembre, cuando se conmemoró el Día de los Derechos Humanos.

Lea además: Grupo de Trabajo presentará tercer informe sobre crisis de Nicaragua al Consejo Permanente de la OEA

“Si uno atiende la cantidad de víctimas fatales —de la crisis sociopolítica—, uno puede sostener que esta es una de las peores crisis de derechos humanos en el continente en los últimos treinta años, de eso no hay ninguna duda”, expresó el experto en derechos humanos.

Álvarez enfatizó que si se considera solo la cantidad de personas fallecidas que ha reconocido oficialmente el Gobierno —198— implica no una grave, sino una “gravísima crisis”. Hace falta verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición, pero eso es algo que sigue pendiente, indicó el miembro del Meseni.

Lea también: Juez orteguista bloquea a abogado de líderes estudiantiles para argumentar abandono

El presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, señaló que el lugar donde se violaron los derechos humanos fue en los tranques, “porque por un lado la Declaración (de Derechos Humanos) habla del libre derecho a circulación, la declaración habla de no discriminación, la declaración habla de no tortura, la declaración habla de todo lo contrario de lo que hacían estos criminales en esos tranques”, dijo, según publicación de medios oficialistas.

Sin embargo, Porras omitió las múltiples denuncias de torturas que los presos políticos o cualquier persona que haya estado en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como el Chipote, donde acostumbran llevarlos, han hecho pública.

Puede leer más en: Gobernación anuncia que otorgará el “perdón presidencial” a más de mil reos en diciembre

El funcionario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Denis Darce, explicó que cerca de 603 personas han sido apresadas, y estas sufren una serie de violaciones a sus derechos humanos, como la tortura psicológica, las amenazas permanentes, el aislamiento, la restricción de visitas y el hecho mismo que no logren conversar con sus abogados. A esto se suma que el poder judicial está actuando como un brazo político de criminalización del derecho a protestar.

Peor año para derechos humanos

Darce dijo que pese a que en la última década han denunciado violaciones a los derechos humanos, que ha implicado represión policial contra los que protestan, “este año ha sido el año fatal en términos de derechos humanos para Nicaragua”.

Le puede interesar: EE.UU. prepara más sanciones en contra de funcionarios de la dictadura orteguista

En la realidad del orteguismo, la ministra de Salud, Sonia Castro, enumeró múltiples alcances en esa materia y desarrollo de infraestructura sanitaria; no obstante, obvió las acusaciones en su contra por parte de la población que asegura que el sistema de salud pública obvió su responsabilidad de brindar atención a las víctimas de la represión por parte de agentes de la PO y grupos paramilitares.

Por eso, Darce asegura que “los derechos que están proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos hoy en Nicaragua son todavía más una utopía por la cual hay que luchar”.

También lea: Canal 100% Noticias denuncia asedio orteguista a sus trabajadores e instalaciones

A la vez, indicó que uno de los derechos que ha sido violentado en el país es el derecho a la vida, el cual es considerado como el derecho supremo, seguido del derecho a la libertad y dignidad humana.

Datos del horror

Durante más de siete meses el país se ha visto convulsionado por una crisis en la que han prevalecido las violaciones a los derechos humanos, lo cual ha sido denunciado por diferentes organizaciones de derechos humanos a nivel nacional e internacional.

3015 denuncias contra la Policía Orteguista (PO) ha recibido la Comisión Permanente de Derechos Humanos en todo lo que va del 2018. En total, ha recibido 3501.

Lectura recomendada: Doctor Henry: “Hay peligro de una guerra civil en Nicaragua”

327 víctimas mortales producto del contexto de la represión ha corroborado la CPDH. Sin embargo, otras organizaciones de derechos humanos señalan más de quinientas.

10 órdenes de libertad para presos políticos han sido determinadas, pero el Sistema Penitenciario Nacional no las ha acatado.

Paquete de violaciones

El Centro por la Justicia y los Derecho Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua y las mujeres afrocaribeñas denuncian la creciente presión política y las estrategias de manipulación en las comunidades de los pueblos indígenas y afrodescendientes con el fin de imponer decisiones que favorecen los intereses de terceros sobre sus territorios y recursos naturales. En un pronunciamiento se señala que esta situación se basa en tres elementos: la falta de acceso a la justicia para concluir la última etapa de la demarcación territorial, la criminalización y los ataques contra líderes y pueblos indígenas, y el incumplimiento del Estado de Nicaragua de la legislación nacional e internacional, con respecto a las medidas de protección de derechos humanos para los pueblos indígenas del Caribe nicaragüense.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: