Continúa despale de bosques de pino en San José de Cusmapa, Madriz

Pobladores han denunciado que las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y del Instituto Nacional Forestal (Inafor) han abandonado los controles del corte de pino

bosques de pino, despale

El corte de miles de árboles de pino ha generado que las rachas de vientos en los meses de noviembre y diciembre impacten de manera directa y con fuerza al poblado. LA PRENSA/William Aragón

El corte y la extracción de centenares de árboles de pinos, frondosos y en proceso de regeneración, sin el control de las instituciones ambientales se ha incrementado en el último trimestre de este año en el municipio indígena de San José de Cusmapa, en Madriz.

Indignados por el despale indiscriminado, varios pobladores han denunciado como las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y del Instituto Nacional Forestal (Inafor) de Madriz han abandonado los controles del corte de pino. A mediados del 2015 el Marena y el Inafor, junto a la exalcadesa, María Elena Vásquez Díaz, avalaron un despale en la zona con el argumento que era para combatir el gorgojo descortezador.

Lea además: Familia indígena impone a sus miembros en cargos para las autoridades de San Lucas, Madriz

“Esta gente (los madereros) no han parado de estar tumbando y sacando tucas de pino, volándose (cortando) hasta los árboles en crecimiento. A diario cortan entre cien y doscientos palos, destruyendo nuestros pocos bosques”, manifestó el campesino Filiberto Rodríguez Rocha, habitante de la comunidad indígena de El Gavilán, una zona en que han sido arrasados los bosques de pinares por empresas madereras de las ciudades de Estelí y Ocotal.

El corte de miles de árboles de pino ha generado que las rachas de vientos en los meses de noviembre y diciembre impacten de manera directa y con fuerza al poblado de San José de Cusmapa, donde también se han secado más de tres ríos importantes, provocando la escasez de agua potable en algunas comunidades indígenas aledañas.

Puede leer: Cafetaleros contratan a sus familiares ante la falta de cortadores tradicionales en Madriz

También muchos animales silvestres han desaparecido de esta zona y otras han muerto por la destrucción total de su hábitat, mientras que grandes áreas que antes del 2015 eran boscosas, ahora parecen desiertos.

Otro problema que ha estado generando la extracción de tucas de pino en pesados camiones es la destrucción de algunos tramos de la carretera adoquinada que conduce del poblado de San José de Cusmapa pasando por el casco urbano del municipio de Las Sabanas, San Lucas y las calles de la ciudad de Somoto.

LA PRENSA/William Aragón

“Aquí salen a diario unos 12 pesados camiones cargando entre 40 y 55 tucas de pino cada uno, muchos árboles cortados que estaban en proceso de regeneración, pero que con el cuento de la plaga del gorgojo descortezador los del Inafor y Marena de Madriz con la complicidad de las autoridades actuales de la alcaldía de Cusmapa han dejado la gaza abierta a los madereros para que despalen el municipio”, dijo Luis Andino Talavera, habitante de la comunidad El Rodeo, zona también despalada.

También: Pobladores denuncian despale indiscriminado en el complejo volcánico de Chinandega

LA PRENSA no obtuvo declaraciones de las autoridades de la comuna de San José de Cusmapa, ni de los funcionarios del Inafor y Marena en Somoto por la negativa de brindar declaraciones a medios de comunicación independientes.

Negocio de la municipalidad

Una de las instituciones que más se beneficia con la extracción de tucas de pino desde mediados del 2015 es la alcaldía del municipio de San José de Cusmapa, ya que por cada camión que sale de las comunidades cargado de rollos de pino la municipalidad recibe unos 700 córdobas, dinero que no es registrado en los controles administrativos, señaló un miembro de la comunidad indígena de esta localidad, quien pidió omitir su nombre por no estar autorizado a dar declaraciones.

La misma fuente manifestó que cada familia campesina, que permite la extracción de pino en su finca, recibe 30 dólares por pie de madera de árbol procesada. Mientras que la alcaldía percibe unos 8,400 córdobas diarios que dejan los 12 camiones que salen cargados con tucas. “Al pueblo indígena no le queda nada porque las autoridades de la alcaldía nos dicen que es para invertir en obras y proyectos en las comunidades, y la verdad que no se ve ningún progreso en el municipio”, expuso.

Lea además: Deforestación y pocas lluvias amenazan disponibilidad de agua en Managua

En horas de la noche y la madrugada, en varias comunidades del municipio de San José de Cusmapa salen 12 camiones cargados de tucas de árboles de pino avalados por funcionarios de Inafor y el Marena, quienes autorizaron 22 planes de manejo, en 22 fincas, con el argumento de combatir la presencia del gorgojo descortezador.

Javier Herrera, habitante del poblado de Cusmapa, dijo que después de la media noche salen camiones sobrecargados de enormes árboles de pino. “Yo estimo que andan entre seis a ocho camiones pesados que van con madera de pino con rumbo a los aserríos de la ciudad de Somoto, Ocotal y Estelí”, detalló.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: