Antimotines atacan a periodistas que exigían explicaciones por la toma de Confidencial

Carlos Fernando Chamorro y su equipo fueron agredidos luego de haber llegado a Plaza el Sol a demandar explicaciones por la toma de la redacción del medio de comunicación independiente

Unos treinta antimotines agredieron a periodistas nacionales e internacionales que cubrían el reclamo del periodista Carlos Fernando Chamorro por la invasión, saqueo y robo de la Policía Orteguista a su revista Confidencial y los programas Esta Semana y Esta Noche. LA PRENSA/O.NAVARRETE

Una pandilla de antimotines rabiosos que vociferaban insultos a la vez que blandían sus escudos y bastones agredió este sábado a empujones, patadas y golpes a periodistas independientes.

Los más de treinta hombres salieron furibundos del Complejo Policial Faustino Ruiz, conocido como Plaza El Sol, y empezaron a empujar a periodistas de la prensa nacional, corresponsales de medios extranjeros y agencias de prensa, incluido el director de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche, Carlos Fernando Chamorro, quien llegó a la instalación policial para demandar una respuesta por la ocupación de la Policía Orteguista (PO) al inmueble donde operan los medios de comunicación que él dirige.

Vea también: Las imágenes que muestran la agresión de antimotines a periodistas en Plaza el Sol

Los agentes se lanzaron como tigres detrás de su presa, después que otro oficial a cargo de la represión contra el periodismo independiente les diera la orden: “Saquen, saquen, empujen, empujen”, les gritaba, y como poseídos los uniformados arremetieron contra los periodistas a quienes empujaban con furia, mientras ofendían y lanzaban patadas y bastonazos.

No fue suficiente repeler a los hombres y mujeres de prensa hasta la vía pública. Envalentonados por el mismo oficial que les dio la orden de agredir, y que los seguía incitando: “Vamos, vamos, adelante, adelante”, los guardias de la dictadura persiguieron a los periodistas hasta acorralarlos en una gasolinera, a más de 70 metros de la sede policial.

Los colegas, que únicamente colocaban sus manos como escudo para defenderse de los golpes, utilizaban sus cámaras fotográficas y celulares para documentar la agresión que estaban viviendo; al mismo tiempo que reclamaban el trato hostil del que estaban siendo víctimas de los policías bajo la servidumbre de la pareja dictadora.

Los policías nunca midieron sus actos. Replegaron a la prensa por más de cien metros, mientras les gritaban “va a la verga”, “va a la verga” y se reían de forma cínica.

Además: Policía Orteguista allana con violencia instalaciones de organismos civiles

Uno de los momentos más tensos se desarrolló en una escalera de acceso hacia una gasolinera que está ubicada frente al complejo policial. La editora de Confidencial, Arlen Cerda, fue hostigada a empujones por la jauría furiosa, mientras ella seguía retrocediendo ante la violencia con que la acechaban; uno de los oficiales levantó su bastón, con la intención de golpearla, pero otros colegas, que también estaban en la misma situación de asedio que Arlen, la defendieron, pero ellos también recibieron sus golpes por señalar la cobarde brutalidad policial.


La jauría embravecida no tuvo reparo en la violación a la propiedad privada de la gasolinera donde, una vez más, impusieron el terror frente a todas las personas que circulaban por el sector.

También: Policía orteguista se toma nuevamente las oficinas de Confidencial

Los uniformados nunca se detuvieron en su persecución contra la prensa. Los dejaron de amedrentar hasta que estos lograron avanzar una cuadra hacia el este, cerca del portón trasero de la Universidad Evangélica Nicaragüense.
En el trayecto hacia ese punto, la periodista de Confidencial, Claudia Tijerino, recibió una patada por parte de un agente, que sin pensarlo dos veces la agredió físicamente.

Tijerino expresó que al momento que era agredida le decía al oficial que no estaban armados, que era periodista, así como todos los colegas de prensa, pero el hombre la empujó con lujo de violencia. Lo único que repetía era “váyanse a la verga”, relató la colega.

Todos los periodistas que estaban a las afueras del complejo policial corrieron para proteger su integridad física.
Cabe mencionar que al momento que los oficiales salieron, uno de estos cargaba una caja que al parecer contenía bombas lacrimógenas y bombas de sonido, las mismas que utilizaban contra la población autoconvocada que participaba en las marchas pacíficas.

Antimotines atacan a periodistas independientes. LAPRENSA/O.NAVARRETE

Por fortuna, o quizás porque esa no era la orden de su jefe, en esta nueva arremetida contra el periodismo independiente ningún colega fue robado o apresado, a como ha sucedido en ocasiones anteriores con otros periodistas que han vivido el asedio y el hostigamiento de la fuerza policial orteguista que termina por robarles sus equipos y otras pertenencias.

Puede interesarle: Senadores estadounidenses: “No habrá dólares de la banca internacional para Daniel Ortega”

Toda la agresión sucedió después que el periodista Chamorro, quien también fue sacado a empujones del sector del portón central de Plaza El Sol, llegara en búsqueda de explicaciones por la ocupación a las instalaciones de los medios de comunicación que dirige.

En primera instancia, un oficial con uniforme azul-celeste, de apellido Soza, lo recibió, se mostró “amable”, y le dijo que consultaría sobre su demanda e ingresó al lugar, casi a la media hora, salió otro oficial, que solo dijo que esa zona era de seguridad, e inmediatamente los antimotines salieron para atacar, mientras el oficial Soza veía y se reía, siendo cómplice de la brutalidad de los policías del régimen.

Censura de prensa

Carlos Fernando Chamorro, director de Esta Semana, Confidencial y Esta Noche, llegó a las 9:20 a.m. de este sábado a las instalaciones donde operan eso medios, con el objetivo de demandarles a los agentes de la Policía Orteguista (PO) una respuesta por la ocupación de los mismos, pero estos nunca respondieron. Chamorro calificó el acto como “un asalto armado a la propiedad privada, al derecho a la libertad de prensa, al derecho a la libertad de expresión, al derecho a la libre empresa”.

Periodistas independientes se pronuncian

El ejercicio del periodismo en Nicaragua está en su máximo nivel de peligrosidad, considera el periodista independiente Luis Galeano, director del Programa Café con Voz. «Ya vimos que no hay frontera, que nos agreden abiertamente, no es por accidente, sino que ya hay una orden de confiscarnos, agredirnos, desalojarnos y de evitar a cualquier costo que hagamos nuestro trabajo que es informar con la verdad a la población», aseguró.

El periodista Gustavo Bermúdez, presidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN), aseguró que la confiscación y saqueo a los equipos de trabajo de Confidencial es  «un mensaje de la dictadura de que van a pretender callar las voces críticas del periodismo comprometido con la verdad».

«Ya es una escala mayor. Se han quemado radios, se amenaza a periodistas, se confisca, se anulan personerías, se prohíben marchas, pero ahora es persecución total al ejercicio de informar. La verdad, no nos van a callar, seguiremos nuestro trabajo, comprometido con la población de informar todas las barbaridades de este régimen. No nos callarán», aseguró Bermúdez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: