Judicializar la política “no es justicia, es venganza política”, afirma monseñor Silvio José Báez

El obispo auxiliar de Managua advierte sobre los peligros que existen en judicializar la política en Nicaragua y aseguró que es un riesgo para la paz social del país

Monseñor Silvio Báez. Imagen de archivo. LA PRENSA/ ARCHIVOudicialización de la política es una manera de venganza que afecta la paz social

Monseñor Silvio Báez. Imagen de archivo. LA PRENSA/ ARCHIVO

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, advirtió este domingo sobre los peligros que existen en judicializar la política en Nicaragua y aseguró que es un riesgo para la paz social del país.

El religioso carmelita aseguró lo que la Iglesia católica viene insistiendo, que el camino para encontrar una respuesta a la crisis es a través del diálogo sincero que abra oportunidad al pluralismo y al debate de ideas.

“Cuando en la política se impone la judicialización estamos confundiendo la justicia con la venganza y ese es el riesgo de empezar a utilizar mecanismos, aparentemente legales, para justificar ilegalidades y para llevar adelante venganzas políticas”, advirtió Báez este domingo, luego de finalizar una homilía en una parroquia del barrio Grenada, al sureste de la capital.

El régimen orteguista ha desatado una cacería contra los ciudadanos que participaron en las marchas pacíficas y centenares están en las cárceles y en procesos judiciales, donde están siendo acusados de terrorismo.

Dentro de esos mismos argumentos, el Gobierno está suprimiendo personerías jurídicas a organizaciones civiles, que según la dictadura orteguista tuvieron participación en un supuesto fallido intento de golpe de Estado.

El propio dictador, Daniel Ortega, acusó a la jerarquía católica de participar en ese supuesto plan para derrocarlo, señalamientos que la Iglesia católica ha negado.

Lea además: Régimen de Daniel Ortega tiene el doble de presos políticos que Nicolás Maduro

“Con estos mecanismos (de persecución) lo que se está alimentando de alguna manera y más fuertemente es la tensión nacional: se está atentando cada vez más contra la paz social. Ese no es el camino. El futuro solamente se abre a través de la escucha de unos con otros por medio del diálogo sincero donde prevalezca la pluralidad de ideas y la tendencia”, exhortó el religioso.

El obispo, miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, aseguró que el poder se tiene que ejercer dentro del cauce de la legalidad y no sobre la fuerza.

“Cuando el poder se ejerce más allá de la legalidad y donde se ve que lo que prevalece son las revanchas y el deseo de aplastar al adversario que piensa distinto, vamos por mal camino, vamos cerrando salidas y vamos obstaculizando soluciones”, reflexionó el obispo auxiliar de Managua.

Llamado a quienes tienen el poder

Monseñor Báez expresó que este año ha sido de mucho sufrimiento para las familias, por lo que exhortó a quienes tienen el poder abrir caminos de diálogo

“Este ha sido un año lleno de lágrimas donde todavía estamos viendo el futuro con gran incertidumbre, pero ya es tiempo que los que tienen el poder en este país se abran a escuchar, abran canales de diálogo y tengan la humildad de reconocer la inmensa parte de responsabilidad que tienen sobre la crisis que está viviendo el país”, afirmó Báez.

El régimen orteguista suspendió el diálogo que mantenía desde mayo pasado con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, ante el llamado insistente de los obispos, quienes eran mediadores y testigos de este proceso de diálogo para que detuvieran la represión contra los ciudadanos que marchaban y protestaban de forma pacífica, exigiendo justicia y democracia, así como la salida del poder de la pareja dictadora.

Puede leer: Capturan a un hombre en un centro comercial en Managua

El jerarca católico expresó que la honestidad debe ser el principal valor para poder reconocer la realidad que Nicaragua vive.

“Ignorar que aquí no ha pasado nada, eso no ayuda a cambiar nada. A los nicaragüenses nos queda exigir que se abran los caminos de diálogo, ni siquiera hay que esperar que la presión venga de fuera, debemos exigir desde adentro, porque de afuera no va venir. No hay que descansar en el esfuerzo pacífico para que se abran los canales de comunicación y diálogo”, destacó.

No perder valores

Durante la homilía, monseñor Silvio Báez, quien ha sido perseguido y amenazado por la dictadura, exhortó a los fieles católicos ver la vida con alegría y fe, pese a las circunstancias de crisis que el país vive.

“Las circunstancias que se viven en Nicaragua no son las ideales, son muy duras, pero alégrense en el Señor. No hay que perder la esperanza. No hay que perder la confianza en nosotros mismos. Este es un pueblo noble, bueno, pacífico, trabajador, acogedor; y estos valores son los que nos van ayudar a buscar nuevos horizontes para el país”, evangelizó el obispo auxiliar de Managua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: