Lesther Alemán: «La indiferencia es un delito en este contexto» en Nicaragua

Participa en foro denominado "Nicaragua desde abril", en Washington

Foro «Nicaragua desde abril» el 17 de diciembre, en Washington, Estados Unidos.

El estudiante nicaragüense exiliado en Estados Unidos, Lesther Alemán, participó este lunes en un foro realizado en Washington D.C., en el que dijo que «la indiferencia es un delito» que «tiene consecuencias».

Lea también: Miembros del Ejército de Nicaragua podrían ser sancionados, advierte el senador Marco Rubio

«La indiferencia es un delito en este contexto. Todo aquel que sea indiferente con el dolor que está enfrentando Nicaragua también tiene consecuencias», dijo Alemán al hablar de la unidad que deben mantener todos los sectores nicaragüenses frente al régimen de Daniel Ortega.

Nicaragua es un país que se encuentra sumido en una grave crisis por la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles, que ha dejado entre 325 y 535 personas, según organismos de derechos humanos. También hay más de 670 personas presas por participar en las protestas.

En ese contexto, instituciones como el Ejército de Nicaragua se encuentra en el foco de la atención, bajo crítica, por su silencio en medio de la crisis que vive el país y su falta de acción para desarmar a los paramilitares que reprimieron a la población actuando con la Policía Orteguista desde abril.

Lesther Alemán es el joven que encaró a Daniel Ortega en el inicio del diálogo nacional, el 16 de mayo, cuando diferentes sectores le exigieron su renuncia del poder, en medio de la crisis por la represión contra las protestas civiles que demandan su salida del poder.

En septiembre se conoció que Alemán había salido del país por las constantes amenazas, persecución y asedio del régimen orteguista, al igual que lo han hecho varios críticos de Ortega. Desde su exilio Alemán se ha dedicado a denunciar internacionalmente lo que pasa en Nicaragua.

La administración de Donald Trump ha impuesto sanciones económicas a seis funcionarios del gobierno de Ortega, entre ellos su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Se esperan más sanciones

Este lunes se conoció que el senador estadounidense Marco Rubio advirtió que “existe la gran probabilidad” de que la administración del presidente Trump aplique sanciones a miembros del Ejército de Nicaragua, sospechosos de haber colaborado o permitido la represión desde el 18 de abril, pese a su aparente pasividad o neutralidad.

“La obligación del Ejército es proteger al pueblo, no oprimirlo y si participa en la represión le serán aplicadas todas las sanciones a nivel político y económico”, sostuvo el senador republicano Rubio en entrevista con LA PRENSA.

Más opiniones en Foro

En el foro denominado «Nicaragua desde abril», también participó Jeancarlo López, quien, igual que Alemán, es estudiante universitario exiliado en Estados Unidos,  y Socorro Corrales, madre del estudiante asesinado en Estelí, Orlando Pérez, uno de los estudiantes asesinados en Estelí en medio de la represión policial de abril.

López habló de la importancia de mantener viva en la memoria colectiva las historias de los jóvenes y estudiantes que fueron asesinados por el régimen.

“Quedarte callado y no seguir en esto creo que es darle la espalda a todos esos jóvenes (muertos). Por los presos políticos, por Edwin (Carcache) que siempre estuvo con nosotros en las marchas, que nunca paró. Lo irónico es que él estaba en el comité pro libertad de presos políticos y ahora él es uno. Y él no se va a cansar porque lo conozco bien, y él desde la cárcel va a seguir, como Yaritza, como Victoria”, dijo López.

El régimen orteguista ha reconocido que hay 273 presos desde abril, en medio del contexto de protestas, pero los acusa de terrorismo, crimen organizado, narcotráfico y de participar en un intento de golpe de Estado contra su gobierno.

El dolor de las madres de abril

Socorro Corrales, madre del estudiante asesinado en Estelí, Orlando Pérez, tuvo la intervención más emotiva en el foro Nicaragua desde abril.

Contó que su hijo asesinado, hoy 18 de diciembre hubiera cumplido 24 años de edad.
También habló de la indiferencia de las personas que no se conmueven con el dolor de las madres que perdieron a sus hijos desde abril y de la falta de justicia en Nicaragua.

“Los asesinos de la Alcaldía de Estelí son los que me mataron a mi hijo. En Estelí ahorita están en unas grandes fiestas patronales, la gente indiferente está bailando, cantando, gritando encima de la sangre de Orlando, de Franco, de Odanis, de Cruz Alberto, de César y de los otros muchachos. Pero yo les dije una vez y siempre les voy a decir: cuando las lágrimas de nosotras las madres de los presos políticos y de las madres de abril sean viejas, las de ellos serán nuevas”, dijo Corrales, en alusión a los simpatizantes del régimen orteguista.