Dictador Daniel Ortega ve una Policía «digna»

Daniel Ortega halaga a su consuegro. Rosario Murillo dice que quiere "dejar atrás tiempos duros"

Francisco Diaz, Daniel Ortega

El dictador Daniel Ortega en la juramentación de su consuegro Francisco Díaz como DIrector de la Policía. LA PRENSA/ TOMADO DE EL 19 DIGITAL

El dictador Daniel Ortega participó este lunes en la graduación de cadetes de la Policía Orteguista (PO), donde dijo que esta institución es “digna”, “consciente” y “solidaria”, todo lo contrario del carácter represor, violento y partidario de los oficiales en medio de la crisis que vive el país.

“Bajo la dirección del comisionado general Francisco Díaz y bajo toda la jefatura nacional, tenemos una Policía cada día más consciente, más firme, más digna, más leal con su pueblo, más solidaria”, dijo Ortega.

La PO es dirigida por el consuegro de Ortega, Francisco Díaz, quien fue sancionado por el Gobierno de Estados Unidos a través de la Ley Magnitsky, que castiga a los funcionarios extranjeros corruptos y violadores de derechos humanos.

Díaz es uno de los funcionarios que dirige la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan la salida de Ortega del poder, desde el 18 de abril.

Entre 325 y 535 personas murieron por la represión y más de 670 están presas por participar en las protestas, según organismos de defensa de derechos humanos.

El régimen orteguista solo reconoce 199 muertos, a quienes identifica como policías y simpatizantes de su gobierno. Ayer en el acto de graduación de los cadetes de la PO, Ortega mencionó los nombres de los 24 policías que murieron en medio de la represión a las protestas, de quienes dijo “cumplieron su deber por la paz, por la seguridad, por la patria…”.

Evaden la realidad

En medio de la crisis por la represión que aún se mantiene en el país, Ortega y su esposa Rosario Murillo intentan evadir la realidad con un discurso de que “todo está normal en el país”.

Ortega mencionó en su discurso de ayer las celebraciones navideñas y de Año Nuevo, mientras la sociedad civil organizada demanda una “Navidad sin presos políticos”.

Luisa Molina, miembro de la Articulación de Movimientos Sociales, dijo que no puede haber perdón ni olvido hasta que Ortega y su esposa dejen el poder.

“La única respuesta que deben dar ellos es su salida, el cese de la represión, la salida de todos los jóvenes que están secuestrados en la cárcel”, recalcó Molina.

“Llenarnos de amor”

La esposa del dictador, Rosario Murillo, dijo este lunes en su intervención del mediodía a través de los medios de comunicación oficialistas, que se deben “dejar atrás los tiempos duros”, una expresión que coincide con la posición oficial de que “todo está normal” en el país.

“Nos corresponde como cristianos llenarnos de amor, dejar atrás los tiempos duros, tiempos difíciles que han sido tiempos de aprendizaje y sembrar, instalar, cultivar amor todos los días y pensar en los demás”, manifestó Murillo a través de los medios de comunicación oficialistas.

Violeta Granera, coordinadora del Frente Amplio por la Democracia (FAD), manifestó que para dejar atrás los tiempos duros el régimen orteguista debe negociar una salida del poder, sobre la base de la justicia y la democracia. Granera también demanda la liberación de los presos políticos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: