El autogolpe y más de lo mismo

En mi concepto, sigue siendo válido el Diálogo Nacional dirigido como mediadores y testigos por la Conferencia Episcopal de Nicaragua

Hay una tertulia que se realiza en una cafetería cerca de mi vecindad, donde me encontré a un periodista europeo —cuyo nombre no estoy autorizado a publicar todavía, ya que me dijo aun tiene que regresar a Nicaragua para completar sus investigaciones— que me enseñó los esbozos de un libro que está preparando sobre los sucesos acaecidos en nuestro país, desde el histórico 18 de abril pasado hasta nuestros días.

Lo que más me llamó la atención al hojear dicho boceto, porque tiene que ver con el futuro de nuestra nación, es que el autor muy seguro de sí mismo afirma en él que la caída de la dictadura Ortega-Murillo es inminente y que esta sería sustituida por un gobierno de transición encabezado por el general retirado del Ejército, Omar Halleslevens, quien ha pertenecido por décadas a la alta jerarquía del FSLN. Asegura también el periodista que en este operativo de transición están participando un embajador, un representante de la sociedad civil nicaragüense y el hermano del dictador, general retirado Humberto Ortega.

Por aquello de que cuando el río suena piedras trae, me permito hacer las siguientes consideraciones:

En mi concepto, sigue siendo válido el Diálogo Nacional dirigido como mediadores y testigos por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), con garantes internacionales. No obstante lo anterior, el panorama nacional es tan sombrío y tan incierto que uno se pregunta: ¿Estará preparando el comandante Ortega un autogolpe como el que realizó el comandante Hugo Chávez en Venezuela el 11 de abril del 2002, que le permita llegar hasta el 2021, y más, como le ha permitido al chavismo seguir indefinidamente en el poder?

Por razones de espacio no puedo presentar toda la secuencia de lo acontecido en Venezuela entre el 8 y el 14 de abril del 2002. Después de las protestas multitudinarias y los muertos que se produjeron, el 11 de abril el Ejército Bolivariano anunció la renuncia del presidente Chávez. El 14 de abril, el mismo vocero del Ejército anuncia desde Miraflores que “el Comandante ha retomado el poder”. Hay que destacar que los mismos asesores cubanos que estuvieron tras de Chávez en el autogolpe del 2002 son los que están asesorando al binomio Ortega-Murillo en la Nicaragua actual.

En relación con la mención del general Halleslevens, pienso que hacer lo que se rumora sería como invitar al gato a la fiesta de los ratones. Los nicaragüenses demócratas no queremos un “orteguismo sin Ortega”, a como nunca quisimos un “somocismo sin Somoza”. Tampoco queremos un cambio de gobierno lampedusiano que “cambie las cosas” para que todo siga igual. Lo que queremos los nicaragüenses, y por eso han muerto muchos, es un gobierno que garantice nuestros derechos humanos y nuestras libertades públicas y privadas, siempre orientadas hacia el bien común.

El autor es periodista, secretario general de la Asociación de Nicaragüenses en el Extranjero (ANE).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: