Dennis Martínez: "siempre he confiado en mí mismo"



Dennis Martínez: “siempre he confiado en mí mismo”

Dennis Martínez es uno de los lanzadores menos valorados en las últimas generaciones. Fuera de Montreal no es un nombre familiar en los círculos de beisbol.

22/12/2018

Dennis Martínez pasó sus mejores momentos con los Expos. LAPRENSA/ARCHIVO

Tomado de fangraphs.com

Dennis Martínez es uno de los lanzadores menos valorados en las últimas generaciones. Los aficionados en Montreal ciertamente recuerdan “El Presidente”, pero el derecho nicaragüense está lejos de ser un nombre familiar en la mayoría de los círculos de beisbol, como en realidad lo debería ser.

Martínez ganó 245 juegos entre 1976 y 1998, a pesar de nunca haber logrado más de 16 victorias en cualquier temporada. Lanzó 3,999.2 entradas y registró una efectividad de 3.70. En 1991, a la edad de 37 años, lanzó un juego perfecto. Esa misma temporada lideró la Liga Nacional en efectividad, juegos completos y blanqueadas.

En nueve temporadas completas con los Orioles, Martínez fue un lanzador talentoso pero frustrante. De 1986 a 1993. Con los Expos, fue un as de buena fe y amado. Él terminó su carrera con tres estaciones sólidas en Cleveland, antes de cerrar su carrera en Seattle y Atlanta.

Martínez habló sobre su larga carrera en una visita a Fenway Park, cuando era entrenador de bullpen de los Astros de Houston.

Primeros años en las Mayores

“Mis primeros nueve o diez años en las Grandes Ligas, estaba tratando de establecer todos mis lanzamientos para strikes, pero no pude hacerlo. Sobreviví todos esos años por tener una buena curva. Ese fue el argumento en el que confié cuando era más joven. También tuve una bola rápida decente”.

“Cuando llegué a las Expos, es cuando sentí que estaba en camino de convertirme en lanzador. Sabía que podía lanzar mi bola rápida, mi curva y mi cambio en cualquier momento, en cualquier situación, en cualquier cuenta. Fue entonces cuando me convertí en lo que llamas un lanzador. Antes de eso, no lo era”.

“Cuando estaba en Baltimore, aprendí mucho de Jim Palmer. Era un lanzador derecho, como yo. Mike Flanagan y Scott McGregor eran zurdos, pero todos aprendimos y nos ayudamos mutuamente. Hablamos sobre cómo establecer bateadores y sacarlos. Pero Palmer fue un modelo para mí; Podría relacionarme con él como un lanzador derecho. Traté de comer su cerebro tanto como pude. Traté de hacer lo que él hizo y ser un caníbal cada cuatro días. En esos días, lanzamos en una rotación de cuatro hombres. Traté de ser como él, pero no hice el bien, así que descubrí mi propio camino. ”

Relación con los receptores

“Me guiaba con las rodillas de los receptores y necesitaba que ellos extendieran sus piernas hacia afuera. Entonces tendría una idea de cómo podría hacer que el lanzamiento efectivo cuando fui a la esquina exterior.  Era un lanzador que vivía de mi recta de cuatro costuras y de cambiar las velocidades.  Siempre ataqué a los bateadores de esa manera. Esa fue mi fuerza. Luego mi patrón de picheos cuando supe que los bateadores estaban empezando a hacer un ajuste. Así que en lugar de buscar la esquina de afuera, mi iba hacia adentro”.

“Los receptores a veces tienen una tendencia de tratar de hacer que hagas lo que quieren que hagas. Confié en mí mismo. Realmente no empecé con lo que el receptor me quería pedir. Para mí, era un proceso en el que necesitaba aprender por mis propios errores, y la única manera de hacerlo era lanzando con mi propio sentimiento. Hay una emoción que usted necesita tener, y la determinación de qué lanzamientos hacer. Puede ser el lanzamiento equivocado o el correcto, pero al final del día es cómo lo localizas y te ubicas mejor cuando estás decidido a lograr algo que deseas lograr. Mi determinación de mantener esa baja rápida y lejos es algo que me permitió no perder tanto. Cuando me perdí, me golpearon. ”

“A algunos receptores no les gusta moverse demasiado. Había veces que decían: ‘Si me muevo demasiado pronto, vamos a dejar que el bateador sepa hacia dónde vamos’, dije, ‘no me importa eso’. . Quería sentirme bien y no me importaba si sabía que me iba. Mientras hiciera mi tono, no iban a pegarle con fuerza. Me alegro de que hubo algunos receptores que fueron capaces de ayudarme con eso. Quien no quiso ayudarme, encontré una manera de decirle a mi manager, ‘Oye, puedes probar a este catcher conmigo, porque este otro tipo no está dispuesto a ayudarme aquí’. Me alegré de que los mánager fueran capaces de ayudarme en ese sentido. No me importó lanzar con cualquiera, siempre y cuando hicieran lo que quería que hicieran por mí”.

Los bateadores más difíciles

“Había algunos bateadores que, no importa lo que hice, terminaron dándome duro. Uno de ellos fue Carl Yastrzemski. Podría batearme con los ojos cerrados. George Brett era otro tipo. Había algunos que les tiraba lo mejor que tenía y aun así me daban. A veces es así. Mi filosofía era intentar minimizar el daño cuando los enfrenté. Me concentraría en ponerme fuera a los bateadores delante de ellos, así que cuando llegaran al plato no habría nadie en las bases. Sabía que iba a recibir sus golpes, porque eran buenos bateadores. Yo lo entendía y lo respetaba”.

“También hubo bateadores que tuve la suerte de poder tener éxito contra ellos, como Gary Carter y Mike Schmidt”.

El cambio de velocidad lo incorporó a tiempo

“Empecé a lanzar un cambio de velocidad cuando me dijeron que necesitaba uno para permanecer en el nivel de las Grandes Ligas. Tan pronto como me lo dijeron, traté de encontrar un camino. Ellos me enseñaron con los tres dedos, me enseñaron con un círculo, pero nunca podría lanzarlo porque yo retrasaría mi acción del brazo. Así que vine con un cambio de dedo separado. Me pareció que era una buena porque mantuvo mi entrega rápida casi la misma manera. Pensé, ‘OK, esta podría ser la correcta’. Seguí jugando con él y vi que la pelota se estaba desvaneciendo contra los zurdos. Empecé a usarlo y vi cómo reaccionaban los bateadores, y dije: ‘Oh, oh, éste es el que necesito’. Seguí tirándolo y me volví más y más seguro de poder lanzarlo en cualquier momento. Fue entonces cuando sentí que me había convertido en un verdadero lanzador establecido.”

El Juego Perfecto

“Ese día fue uno de esos juegos en los que simplemente te sientes bien. No sabía que iba a lanzar ese calibre de un juego, pero el calentamiento en el bullpen sabía que iba a ser un partido difícil. Yo estaba enfrentando a Mike Morgan, que había vencido días antes en Montreal, 1-0 en 10 entradas. Nos enfrentábamos de nuevo y ambos lanzábamos un juego perfecto en el sexto. Estábamos yendo y viniendo. Mantuve mi nivel de concentración para mantener mis lanzamientos donde yo quería”.

“También los mezclé muy bien. En situaciones donde estaban buscando una bola rápida, lancé mi cambio. En los recuentos donde estaban buscando un cambio o una bola rápida, lancé mi curva. Parecía que podía leer sus mentes. Es una situación de adivinar a veces. El bateador trata de adivinarlo y yo trato de adivinarlos. Yo no era el lanzador más inteligente en el béisbol, pero lo que sabía era lo suficientemente bueno para mí “.

En Montreal su mejor época

“Cuando estaba con los Expos, tuve mis mejores años en el beisbol. La razón era, cuando llegué allí, Larry Bearnarth, el entrenador de pitcheo, me enseñó algo que nunca olvidaré en mi vida. Dijo: ‘OK, mi hombre, has estado en la liga por un largo tiempo – eres un veterano y sabes qué hacer – así que no tengo que decirte nada. Hazlo tú mismo. Eso es lo que necesitaba oír. Es cuando empecé a florecer. Además, estaba en el tercer año de mi recuperación del problema de beber que tenía. Fue entonces cuando empecé a juntar las piezas en mi mente”.

“La bebida tenía un efecto en mi carrera. Lo hizo en 1983, cuando tuve mi peor año en el beisbol. Terminé con siete victorias y 16 derrotas. Me atrapó en el largo plazo. Pero gracias a Dios por permitirme reconocer el problema y hacer algo al respecto. Las últimas tres temporadas que estuve con los Orioles, vieron algo diferente en Dennis. Vieron que Dennis Martínez no tenía el instinto asesino que tenía antes y decidieron cambiarme a los Expos”.

“Cuando llegué a las Expos, fue, ‘OK, estoy listo para ir’. Fue entonces cuando tuvimos colusión, y firmé tarde [en 1987]. Tuve que ir a Indianápolis, a un equipo Triple-A, para demostrarles que todavía puedo lanzar. Esa fue una situación en la que tuve que orar con tanta fuerza: ‘Dios, ayúdame. Muéstreme que quiere que ponga o que no quiera que no ponga más. “Me estaba golpeando duro en Triple-A. Pero entonces lancé una blanqueada y pensé, ‘OK, esta es una señal que quieres que vuelva a lanzar. Voy a ir por ella. “Es ahí donde mi vida – y mi carrera en el béisbol – tiene una segunda oportunidad. Fui a lograr más, mejores números, y llegó a mi primer Juego de las Estrellas. ”

No ha sido bien valorado

“Creo que tal vez soy subestimado. No siento que me dieron el crédito que merecía, tal vez por el origen de mi procedencia. Yo era un chico de habla hispana de Nicaragua que no entendía muy bien el idioma, y yo tenía una reputación en la organización de los Orioles como un lanzador de cabeza caliente que no quería ir junto con el sistema. La razón era que luché por mis derechos. Luché por lo que creí. Tuve que luchar con eso, pero Dios me hizo como soy. Confío mucho en mí mismo. Todo lo que conseguí, tuve que trabajar duro”.

“Y luego, jugué para los Expos de Montreal, un equipo canadiense. Jugando para un equipo de la ciudad de mercado bajo, la gente no oye hablar demasiado de ti. El equipo no era como los Yanquis de Nueva York o los Medias Rojas de Boston, o los Dodgers, que se exponen en todo el mundo. Me escondía en algún lugar de Montreal. Pero me sentí cómodo – me sentí bien – jugar para ese país y esa ciudad. No me importaba nada más, sólo quería lanzar bien para esas personas”.

“Más tarde, rompí el récord de Juan Marichal para la mayor cantidad de victorias de un lanzador latinoamericano. Estoy orgulloso de eso. También estoy agradecido. “

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

Recientes
17/06/2019 11:00 PM

EE.UU., aliado fundamental

Opinión
EE.UU., aliado fundamental

Se deduce la negociación ha sido con EE. UU., el gran capital como bisagra, Vaticano y OEA, de amigables componedores, y Alianza Cívica para denuncias..

17/06/2019 11:00 PM

Los eventos clave de junio

Editorial
Los eventos clave de junio

El régimen orteguista también se comprometió en esos acuerdos a respetar los derechos y garantías constitucionales de los ciudadanos..

17/06/2019 11:00 PM

¿Era Nicaragua una burbuja antes de 2018?

Opinión
¿Era Nicaragua una burbuja antes de 2018?

Exceptuamos el fenómeno de los precios domésticos de productos exportables (carnes, lácteos, frijoles, café), los que siguieron el ritmo de los precios de exportación..

17/06/2019 11:00 PM

Congreso o circo

Columna del día
Congreso o circo

En el congreso de marras se han aprobado leyes monstruosas como la Ley 840 del fantasioso canal interoceánico del chino Wang Jing..

17/06/2019 11:00 PM

Zona de Strikes: Nicas con la obligación de reaccionar

Deportes
Zona de Strikes: Nicas con la obligación de reaccionar

Los nicas perdieron ante Costa Rica. Esa no es la novedad. Lo lamentable fue la pobre presentación de los pinoleros que lucieron desorientados..

17/06/2019 11:00 PM

Nicaragüense Sema Nancy espera dar lo mejor de si en los Juegos Panamericanos

Deportes
Nicaragüense Sema Nancy espera dar lo mejor de si en los Juegos Panamericanos

Además del deporte, Sema Nancy Ludrick también le ha dedicado tiempo a sus estudios. Actualmente cursa el segundo año de la carrera de Mercadotecnica los sábados, la cual espera culminarla...

x