Policía Orteguista no deja de asediar a familiares de jóvenes que participaron en el Diálogo Nacional

Un día después de detener por varias horas a algunos familiares de la líder estudiantil, Dolly Mora Ubago, e intentar allanar la vivienda del padre de Harley Morales, ambos de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia; la Policía Orteguista se llevó al padre de Max Jerez.

Policía Orteguista

La Policía Orteguista persigue y reprime a los líderes estudiantiles que participaron en manifestaciones y el Diálogo Nacional. LAPRENSA/ARCHIVO

Un día después de detener por varias horas a algunos familiares de la líder estudiantil, Dolly Mora Ubago, e intentar allanar la vivienda del padre de Harley Morales, ambos de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia; la Policía Orteguista se llevó al padre de Max Jerez.

La denuncia se hizo pública a través de las redes sociales, donde se explicó que los policías forzaron los portones de la vivienda y se llevaron al padre de Jerez junto a equipos electrónicos como tabletas y celulares de su madre.

“Max es el cuarto compañero de nuestro movimiento en ser víctima de asedio, acoso y persecución durante los últimos tres días por parte de este régimen sanguinario que pretende callar las voces disidentes que se oponen a la dictadura”, escribió la Alianza Universitaria Nicaragüense en Twitter.

La Policía Orteguista, que desde hace meses mantiene una cacería de líderes estudiantil que le alzaron la voz a Ortega, ha buscado a Mora Ubago, Morales y Jerez, pero al no encontrarlos ni saberle la pista, se ha llevado a sus familiares para interrogarlos y amenazarlos.

Así ocurrió el pasado jueves 20 de diciembre con la hermana y madre de Mora Ubago, quienes fueron trasladadas al Distrito Siete de la Policía, donde, luego de preguntarles el paradero de la líder estudiantil, les dijeron que había una denuncia en su contra por invasión a la propiedad privada.

Al haber una ofensiva en la cacería y captura de manifestantes, algunos líderes estudiantiles están en la clandestinidad o salieron del país, siendo Costa Rica y Estados Unidos los principales destinos.

Lester Alemán, Víctor Cuadras y Jeancarlo López, son algunos de los líderes que tuvieron que abandonar el país por el riesgo que corrían.

Otros, como Edwin Carcache y José Ramón González, decidieron permanecer y no abandonar las protestas en las calles pese al peligro que representaba. Ambos hoy son presos políticos, fueron capturados por la Policía Orteguista.

Ataque en la UNAN y luego feroz cacería

Durante varios meses un grupo de universitarios nicaragüenses se tomaron las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), pero el viernes 13 de julio fueron sacados a balazos en un ataque que duró más de 14 horas continúa y dejó dos jóvenes asesinados: Gerald Vásquez y Francisco Flores.

El resto que salió con vida de ese brutal ataque, por mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, empezó a ser asediado y perseguido por la Policía Orteguista. Por esta situación varios se refugiaron en Costa Rica, saliendo por puntos ciegos para no ser secuestrados.

Estallido

La crisis sociopolítica de Nicaragua estalló el 18 de abril de 2018 cuando fueron atacadas movilizaciones pacíficas, una en León y dos en Managua, por la reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El régimen utilizó, a como lo hace desde hace varios años, a sus fuerzas de choque y antimotines para reprimir. Pero ese ataque, en vez de desalentar a los ciudadanos, activó la resistencia cívica y el 19 de abril se masificó por diferentes partes de la capital. La respuesta del régimen fue subir el nivel de represión pero los ciudadanos no abandonaron las calles y continuaron alzando la voz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: