Los paramilitares, la estructura paralela para la represión letal en Nicaragua

El informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) confirma la existencia de estos “grupos paraestatales”

Paramilitares

Un grupo de paramilitares exhiben sus escopetas. LAPRENSA/CORTESÍA

A partir de mayo en Nicaragua se comenzó a observar la participación de grupos paramilitares como arma para reprimir violentamente las protestas ciudadanas que estallaron en abril; aunque “su actuación más notoria se verificó en los meses siguientes”.

El informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) confirma la existencia de estos “grupos paraestatales”, a los que dedica todo un capítulo.

Lea más en: Policía orteguista y paramilitares mantienen tomadas las oficinas del Instituto de Liderazgo de Las Segovias

De acuerdo con el informe del GIEI, “durante los hechos de violencia sucedidos a partir de la crisis de 2018 pudo verse la actuación de grupos con un alto poder de fuego y organización que salieron a las calles utilizando armas de guerra”.

Estos grupos paramilitares mostraron “un nivel de organización y preparación muy superior al de los tradicionales ‘grupos de choque’ o ‘turbas’”, que el orteguismo había venido empleando a lo largo de once años, destacaron los expertos del GIEI, seleccionados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para Nicaragua.

Lea además: Condenan a dos años de prisión a un hombre por amenazar de muerte a una mujer y su familia en Estelí

Asimismo, dice el informe, “se los vio utilizando camisas de algún color como distintivo”.
estructuras paralelas

Cuando habla de “grupos paraestatales”, el GIEI se refiere a “los diversos grupos de personas que asumen funciones represivas sin identificarse como funcionarios policiales o estatales, pero que actúan de manera coordinada con la Policía Nacional”. Y en esa clasificación también entran las turbas y los grupos de choque. Estos últimos se conformaron a finales del 2007 e inicios del 2008. Y “una de las primeras ocasiones en las que se tiene registro (de su participación) fue en las elecciones municipales del 2008, cuando se enfrentaron y agredieron a simpatizantes de la oposición que reclamaban por los resultados electorales”, señala el contundente informe.

Lectura recomendada: Corte Suprema de Justicia de Nicaragua premia a un paramilitar nombrándolo juez

En el caso de los paramilitares, según la información reunida por el GIEI, “cuando el Gobierno reorganizó su estrategia de represión frente a la sostenida movilización y protesta social, un grupo de militantes históricos cercanos a Ortega se dedicaron a visitar varias ciudades del país a fin de reclutar exmilitares, desmovilizados del Servicio Militar Patriótico, oficiales retirados del Ministerio del Interior y militantes históricos, para integrarlos a los grupos paraestatales. Algunos de los reclutadores eran altos oficiales del Ejército en condición de retiro”.

El informe también denuncia la violencia estatal ejercida contra los ciudadanos, las investigaciones sesgadas y los procesos judiciales irregulares en el marco de la crisis que atraviesa Nicaragua.

Lea también: Oscar René Vargas: “Para Ortega es el poder o la muerte”

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: