Leones a un «rugido» y Gigantes en la cuerda floja en la Liga Profesional

En su debut como mánager, Sandor Guido está sacando del fango a los Leones, que van camino a sus primeros playoffs de la Liga Profesional en ocho años.

Ofilio Castro es uno de los baluartes en la Liga Profesional. LA PRENSA/ARCHIVO

En su debut como mánager, Sandor Guido está sacando del fango a los Leones de León, quienes van camino a su primera visita a los playoffs de la Liga Profesional en ocho años.

Los Leones tienen asegurado en este momento al menos un juego extra por la clasificación a la postemporada y pueden conseguir su boleto con una victoria esta noche (6:00 p.m.) ante los Tigres en León, o bien si los Gigantes de Rivas patinan frente al Bóer en el Estadio Nacional Dennis Martínez, en un partido simultáneo.

Los melenudos no disfrutan de la fiesta de los playoffs desde la temporada 2019-10 y han sido último lugar en sus últimos cuatro torneos.

Nunca han sido líderes de la etapa regular y Sandor podría darse ese lujo.

Ronald Medrano, a quien no le ha quedado grande el puesto de abridor, será el encargado de lanzar por los Leones, mientras que los Tigres tienen listos al zurdo venezolano Juan Colmenares.

Para los Tigres es la oportunidad de barrer y empatar en la cima con sus vecinos, lo que sería asombroso  para un conjunto que ha atravesado muchas dificultades, pero que ha sacado a relucir su casta de campeón.

En tanto, los Gigantes están con la soga al cuello por primera vez en su exitosa historia de seis años en esta liga. Han sido finalistas en cada una de sus primeras cinco temporadas, con dos títulos en su vitrina, pero esta vez son últimos para sorpresa de todos, porque están bien armados y en el papel tienen un gran equipo.

Los Gigantes, con Carlos Téller en el box, se miden al Bóer, que echará mano de Fidencio Flores.

A los rivenses no le queda de otra que ganar estos dos juegos para empatar con el Bóer en el tercer lugar. Si fallan uno, quedan en el mismo punto y como el calendario se acaba, equivale a suicidarse.

¿Empate de 4?

Es un caso  remoto, pero no imposible. Los cuatro equipos podrían terminar con idéntico balance de 12-12 si ocurre lo siguiente:

León pierde sus cuatro juegos pendientes (dos ante Tigres y dos contra Gigantes).

Rivas gana sus cuatro (dos contra el Bóer y frente a León)

Tigres ganan dos (ante León) y pierden dos (frente al Bóer)

Bóer  pierde dos  (ante Gigantes) y gana dos (contra Tigres).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: