Consumo de energía se reduce un 3 por ciento

El consumo en sector comercial se contrajo un 10.6 por ciento con respecto a marzo —antes la crisis— y un 9.4 por ciento con relación a igual mes del año pasado.

El consumo de energía nunca había caído, esta es la primera vez, según los registros del Banco Central de Nicaragua. LAPRENSA/ARCHIVO

El consumo de energía eléctrica en Nicaragua sigue deprimido. Estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN) revelan que en septiembre el consumo de todos los sectores se redujo un 3 por ciento, con respecto a igual período del año pasado.

Por ejemplo, el consumo en sector comercial se contrajo un 10.6 por ciento con respecto a marzo —antes la crisis— y un 9.4 por ciento con relación a igual mes del año pasado.

Lea: Industria y Comercio demandan menos electricidad por la crisis en Nicaragua

El sector comercial ha sido uno de los más afectados con la crisis sociopolítica, provocada por la represión del régimen, ya que muchos negocios se han visto obligados a cerrar porque sus gastos operativos se volvieron más altos que las ganancias.

A esto hay que sumarle que el sector comercial paga la tarifa más alta de energía, solo este servicio equivale al 30 por ciento de sus gastos operativos.

De igual forma, el sector industrial se vio afectado. La demanda de electricidad en este sector se redujo 3.7 por ciento en septiembre con respecto al mismo mes el año pasado. Y se contrajo 8.8 por ciento con respecto a marzo.
En el sector industrial la factura de energía representa entre el 15 y veinte por ciento de los costos operativos, sin embargo han tratado de amortizar este gasto haciendo planes de ahorro energético.

Lea:Crisis y alzas azotan el consumo del hogar en Nicaragua

La industria nacional representa el 0.88 por ciento, o sea menos del uno por ciento de todos los clientes de la empresa distribuidora de energía, pero concentran entre el 23 y el 28 por ciento de la demanda nacional eléctrica. El otro sector que consumió menos energía fue el residencial, que en septiembre con respecto a igual mes del 2017 la demanda cayó 2.3 por ciento y 0.19 por ciento en relación a marzo.

Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor, señala que es normal que el consumo de energía haya caída en medio de la crisis sociopolítica que lleva 253 días.

“Hubo meses que el país estuvo semiparalizado y posteriormente la economía vino el declive. Muchas empresas comenzaron a reducir su personal, otras cerraron, los negocios pequeños fueron los más afectados, los hoteles y restaurantes que consumen bastante energía cerraron y eso provocó que el consumo poco a poco se redujera”, sostuvo.

Lea:Menos demanda de gasolina y diesel este año

Deprimido

El consumo en Nicaragua cayó afectando los bienes de demanda necesaria, o sea aquellos que son indispensables como los combustibles y gas butano.

Entre enero y septiembre el consumo de diesel, disminuyó 6.47 por ciento en comparación con el 2017 en similar período. En tanto, en este mismo período las dos gasolinas (regular y súper) han tenido una disminución de consumo de un 5.6 por ciento.

Mientras que el gas butano cayó casi un 1 por ciento a septiembre, la caída fue menor porque de enero a abril hubo un crecimiento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: