Ausencia de cortadores de café afecta el comercio en San Juan de Río Coco

“Este año los cafetaleros enfrentan el ciclo productivo (2018-2019) con más ausencia de mano de obra tradicional, porque casi no vinieron cortadores", dijo un comerciante

Las cinco calles en que se ubica la mayor actividad del comercio lucen este año vacías por la ausencia de cortadores tradicionales de café en el municipio de San Juan del Río Coco/PRENSA/WaragónR.

La ausencia este año de un ochenta por ciento de cortadores tradicionales de café en las fincas y haciendas del municipio de San Juan del Río Coco, localidad del departamento de Madriz, ha afectado al sector comercio local y foráneo de esta zona cafetalera.

En cada ciclo productivo que se lleva a cabo desde mediados de octubre (inicia) hasta mediados de marzo (finaliza) la sacada de la cosecha de café de unas 4,800 fincas y haciendas de este municipio llegan cada año más de 20,000 jornaleros, en su mayoría integrada por familias campesinas completas procedentes de otros municipios madricense y zonas del departamento de Estelí.

“Este año los cafetaleros enfrentan el ciclo productivo (2018-2019) con más ausencia de mano de obra tradicional, porque casi no vinieron cortadores, y a pesar que se han movido en sus camionetas a buscar jornaleros a los otros municipios de Madriz no han encontrado gente porque muchos se fueron del país huyendo de esta crisis”, manifestó Ernesto José Martínez Ponce, comerciante de ropa y calzado.

Le puede interesar: Precio del quintal de café baja 400 córdobas en San Juan de Río Coco, Madriz

Martínez quien en cada cosecha de café en San Juan del Río Coco llega junto a otros seis comerciantes más procedentes de Masaya y Managua con grandes sacos de ropa y calzado usado, para ubicarse a comercializar por cinco meses cerca del parquecito del poblado, lamentó que la ausencia este año de cortadores tradicionales no le ha generado casi ventas, “imagínate que en otros años para esta fecha ya hemos vendido por lo menos el 50 por ciento de la mercadería y ahora con costo hemos hecho un 25”, expuso.

Esperanza Ramírez Rodríguez, quien llega de Masaya manifestó que las ventas estaban malas “cuando están los cortadores te vienen a comprar focos y baterías, para alumbrarse en la noche, también compran ropa, zapatos, gorras, colchas para cubrirse del frío y bolsos para echar su ropa”, señaló. Añadiendo que de los 80,000 córdobas invertidos en mercadería apenas ha logrado mover 20,000.

Comerciantes locales, y que prefirieron omitir sus nombres, señalaron que las ventas están por el suelo “aquí en cada corte estas cinco calles (en que se ubica el grueso del comercio) se ponen atestadas de familias campesinas comprando provisiones, ropas, zapatos, electrodomésticos, medicinas y bisuterías, pero ahora vea como lucen de vacías”, dijo una de ellas.

Lea además: Cafetaleros de Carazo preocupados por falta de financiamiento y costos de producción

Según Edmundo López Muñoz, Presidente de la Cooperativa José Alfredo Zeledón, con 350 socios, manifestó que en cada ciclo productivo llegaban unos 20,000 jornaleros a San Juan del Río Coco, y este año calcula que apenas unas 5,500 cortadores tradicionales estarían cortando café en las fincas de los 4,800 productores que han tenido que emplear al núcleo de sus familias para la sacada de la cosecha del ciclo 2018-2019.

Comerciantes endeudados

Edwin Lorente Ruiz, quien se dedica a comercializar diversos productos de consumo, se mostró sumamente preocupado por las ventas que han bajado considerablemente durante este mes de diciembre debido a la ausencia de una buena cantidad de cortadores tradicionales de café, los que para esta fecha llegan en grupos de familias a los cortes en las fincas y haciendas del municipio de San Juan del Río Coco.

“Este mes casi no se ha vendido nada porque este año no han llegado cortadores de café a las fincas. Los diciembre de años anteriores por lo menos se había vendido unos 35,000 a 55,000 córdobas en azúcar, aceite, arroz, carnes, huevos, jabón y otros productos, pero hasta ahora con costo y habremos hecho unos 5,000 pesos”, señaló.

Lea también: Roban 246,000 córdobas al empleado de un acopio de café en El Cuá, Jinotega

“Antes venían familias completas a los cortes y se asentaban en las fincas los cinco meses (noviembre a marzo) en que se dan los cortes, y esa gente cada fin de semana bajaba al pueblo a comprar ropa y zapatos nuevos o usados, relojes, radios, colchas, botas de hule y capotes, lámparas de mano y hasta provisiones”, dijo Luis Emilio Salazar, comerciante de la ciudad de Ocotal, zona del departamento de Nueva Segovia, quien en cada sacada de cosecha llega y renta un local para ofertar mercadería en San Juan del Río Coco.

Juan José Hernández Martínez, comerciante de este municipio, asegura que este año invirtió unos 90,000 córdobas en mercadería como ropa, calzado, colchas o perrajes y productos electrodomésticos, entre otros, “no hemos vendido casi nada y lo peor viene para nosotros que estamos enjaranados con los bancos y las microfinancieras que nos facilitan créditos para invertir en la mercadería y vea como está esto de palmado”, dijo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: