Tarifa electrica más cara en el 2019 por ajuste al subsidio

“Los que se pasen de cien kilovatios, verán una reducción gradual (de la cobertura del subsidio), que el próximo año será del 10% y en los años siguientes hasta el 2022 la reducción anual será del 5%”, dijo Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt.

energía eléctrica, Nicaragua, tarifa de energía eléctrica, subsidio

LA PRENSA/ ARCHIVO

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A partir del 1 de enero del 2019 se aplicará el segundo ajuste al subsidio eléctrico de la tarifa social, eso implica que miles de usuarios pagarán más por el servicio de electricidad. Este incremento se da en un contexto difícil donde muchas personas han perdido su empleo y otras están a punto de perderlo, debido a la crisis sociopolítica que lleva 254 días y que ha provocado que el poder adquisitivo se reduzca.

El régimen de Daniel Ortega pactó con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un paquete de ajustes en el sector eléctrico a cambio de obtener un préstamo por 65 millones de dólares. Entre las medidas, se comprometió a recortar gradualmente el subsidio eléctrico durante el quinquenio 2018-2022.

Para ello, organizó un calendario de ajustes en varios tramos de consumo y para el 1 de enero de 2019 está programado que otra vez los consumidores vuelvan a sufrir aumentos en la factura eléctrica, que solo este año subió entre 7.8 y 17.8 por ciento, incluyendo el deslizamiento de la moneda.

Le puede interesar: Daniel Ortega le incumple al BID al no reducir pérdidas eléctricas en Nicaragua

El recorte variará por rangos de consumo. A partir del próximo martes 1 de enero los consumidores de 101 a 125 kilovatios hora por mes, tendrán un subsidio del 40 por ciento, cuando este año fue del 50 por ciento, es decir que se reducirá un diez por ciento, esto sin incluir el 5 por ciento del deslizamiento de la moneda, o sea, en total sufrirán un incremento del 15 por ciento en todo el año.

Mientras quien consume de 126 a 150 kilovatios su descuento en la tarifa social pasará del 40 al 30 por ciento, se reducirá un diez por ciento, más el deslizamiento de la moneda, un 15 por ciento.

Los únicos favorecidos son los usuarios de cero a cien kilovatios, que serán los que contarán con un 50 por ciento de subsidio sobre la tarifa plena.

Lea además: Usuarios reclaman por incremento injustificado de consumo energético en Granada

“En resumen, los que se pasen de cien kilovatios, verán una reducción gradual (de la cobertura del subsidio), que el próximo año será del 10 por ciento y en los años siguientes hasta el 2022 la reducción anual será del 5 por ciento”, dijo Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt.

Son más de ochocientos mil nicaragüenses que todavía gozan del subsidio eléctrico por ser consumidores de 150 kilovatios hora o menos por mes. Antes de que el régimen pactara un préstamo con el BID, este bolsón de nicaragüenses gozaba de un subsidio parejo de 52.8 por ciento.

A los que consumen entre 150 y trescientos kilovatios hora por mes el régimen ya les quitó parcialmente la exoneración del IVA, pero se espera que estos paguen ya el 15 por ciento en 2022.

En parte, los nicaragüenses se tendrían que beneficiar del alivio en la tarifa eléctrica ante la caída del precio del petróleo a nivel internacional, pero hasta ahora el régimen no ha anunciado ningún alivio en la tarifa de electricidad de los hogares desde el estallido de la crisis, en abril pasado.

No podrán pagar el costo real

Marvin Pomares, presidente del Instituto Nacional de Defensa al Consumidor (Indec), manifestó que en medio de la crisis que atraviesa el país es preciso que el Gobierno revierta esta política, ya que varias familias no podrán pagar el costo real de la electricidad.

Lea también: Consumidores alarmados denuncian alteraciones en sus facturas de electricidad

“Ellos plantearon el ajuste hasta el 2022, pero eso se podría negociar por la misma situación que estamos atravesando, porque realmente sería un golpe fuerte al bolsillo de los consumidores, prácticamente se estaría pagando el costo real y en estas condiciones la gente no puede”, dijo Pomares.

Subsidio lleva 13 años

Desde el 2005 y hasta septiembre del 2018 el Estado ha gastado casi 530 millones de dólares en su política de subsidio eléctrico a la tarifa residencial, según cifras del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

En 2005 se comenzó a aplicar esta política, para entonces el Estado desembolsó un millón de dólares y los beneficiados eran 436,408 clientes.

Además: US$71 millones para alumbrar asentamientos en Nicaragua

Hasta el 2017, el costo por mantener esta política había escalado a 64.4 millones de dólares, es decir 6,315 por ciento más que en 2005 y el número de clientes se ubicó en 812,993, lo que implicó un aumento de 87 por ciento en el periodo analizado.

Hasta agosto del 2018 el gasto del subsidio fue de 42.9 millones de dólares y se benefició a 848,169 clientes.