GIEI desnuda a los medios oficialistas

Los medios de comunicación oficialistas se han convertido en la trinchera utilizada por la dictadura para dividir a la sociedad nicaragüense, desvirtuar la naturaleza de los hechos, lanzar descalificativos contra quienes se oponen

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) fueron echados del país luego de haber documentado la represión. LA PRENSA/ARCHIVO

Los medios de comunicación oficialistas se han convertido en la trinchera utilizada por la dictadura para dividir a la sociedad nicaragüense, desvirtuar la naturaleza de los hechos, lanzar descalificativos contra quienes se oponen y promover campañas de odio hacia un sector de la sociedad, así lo dejó ver el informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

“La polarización es patrocinada, en gran medida, por el discurso oficial que se sostiene en los medios oficialistas desde el inicio de las protestas. La narrativa atenta contra el libre ejercicio de la libertad de expresión, desaprobando a todas las personas que se pongan en su contra —a ellas, se les llama de ‘terroristas’, ‘golpistas’, ‘somocistas’ y ‘derechosas”, dice el documento.

Un especialista en comunicación, quien pidió el anonimato, explicó que en un primer momento la función de los medios oficialistas fue ocultar información, luego al no reconocer el descontento social, contribuyeron a la construcción de un “enemigo” y un supuesto “intento de golpe de Estado” y de esa manera justificar los crímenes del régimen.

Lea: Daniel Ortega y Rosario Murillo construyeron un “enemigo” en sus discursos, dice informe del GIEI

“Los medios de comunicación de ellos, que están extremadamente controlados por la señora (Rosario) Murillo, repiten el discurso de él (Daniel Ortega) y de ella; entonces, a la par de que se construye el enemigo, que es un enemigo interno, se construye el reclamo que ellos le llaman restitución, pero a la vez tratan de vender la idea de que todo está en paz y tranquilidad”, expresó el especialista.

Alertados de los saqueos

El rol de los medios oficialistas quedó en evidencia durante los saqueos ocurridos en Managua, el pasado 22 de abril, cuando “parecían estar alertados de que habría saqueos” y llegaron a cubrir a primera hora después de haber omitido toda información relacionada con las protestas, argumenta el GIEI.

De igual forma, los expertos independientes lograron documentar cómo a través de los medios oficialistas se impulsó una campaña llamada “Plomo”, en la que promovieron el ataque a la marcha del Día de las Madres.

“En los días previos a la marcha comenzaron a circular rumores sobre un posible ataque contra los manifestantes. Información recibida por el GIEI da cuenta de una campaña denominada ‘Plomo’ que tuvo cierta difusión en redes sociales de grupos vinculados al gobierno y que involucró incluso a algunos integrantes y referentes de medios de prensa oficialistas”, continúa el reporte.

Le puede interesar: Consejo Permanente de la OEA convoca a sesión extraordinaria sobre Nicaragua para este jueves

Para el especialista en comunicación, la campaña Plomo consistió en un llamado a las antiguas bases del Frente Sandinista de Liberación Nacional, quienes participaron en la guerrilla durante los años sesenta.

“Eso del Plomo es un llamado a todos los sandinistas que ellos echaron del partido para que volvieran, pero también es una manera de decirles a esos sandinistas, sean paramilitares o no, miren aquí hay un enemigo y hay que acabarlo”, subrayó el analista.

Promueven estigma

Según el informe del GIEI, la división de la sociedad es fruto del proceso de estigmatización de las personas que participan de las protestas sociales o que luchan por sus derechos y los de sus familiares.

“A través del estigma de ‘golpista’ o ‘terrorista’, por ejemplo, el discurso oficial, divulgado a través de los medios oficialistas, busca generar una reacción de la sociedad y consolidar, en la opinión pública, el rechazo a las protestas sociales y a las demandas democráticas”, continúa el GIEI.

“Esto se expresa en afirmaciones que buscan justificar las acciones represivas como: ‘por algo será’ o ‘algo habrá hecho para que le sucediera lo que le sucedió’. Estos efectos son parte de lo que se quiere lograr con la violencia: el miedo, el silencio, la parálisis, la negación frente a la violencia, reforzando prejuicios previamente existentes o que se crean en función del contexto”, reza el informe.

Lea además: Régimen orteguista solo reconoce a 340 presos políticos en Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: