Turba orteguista quería llevarse a San Silvestre de la parroquia de Catarina, en Masaya

El sacerdote Jairo Velásquez, cura párroco de Catarina, confirmó a LA PRENSA el desorden de personas que ingresaron la noche de este miércoles al templo, con la clara intención de llevarse la imagen sin su autorización

La imagen de San Silvestre. LAPRENSA.RobertoFonseca

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Las fiestas en honor a San Silvestre, en Catarina, estaban comenzando en un ambiente de solemnidad para honrar la memoria de los caídos durante la crisis sociopolítica. Este año la imagen no saldría de la parroquia de Catarina, Masaya, para cumplir la ordenanza del arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, que orientó a las parroquias que las festividades religiosas se celebraran únicamente en un ambiente de espiritualidad y oración, debido al contexto.

Fue esa situación la que desató la ira de grupos de choque del Frente Sandinista, que la noche del miércoles irrumpieron dentro de la parroquia con la intención clara de llevarse al santo, lo cual provocó un alboroto que saltó a las redes sociales, donde circulan videos sobre la violencia desatada por la turba.

De esta manera, se puso en evidencia que las parroquias de Masaya, donde el pueblo se levantó fuerte contra el régimen de Daniel Ortega, continúan estando en la mira de la dictadura, según confirmó LA PRENSA en un recorrido ayer por varias iglesias de la Ciudad de la Flores.

Le puede interesar: Turbas orteguistas irrumpen en una parroquia en Catarina durante la misa

El sacerdote Jairo Velásquez, cura párroco de Catarina, confirmó a LA PRENSA el desorden de personas que ingresaron la noche de este miércoles al templo, con la clara intención de llevarse la imagen sin su autorización.

“Al final de la misa empezaron las presiones y los gritos dentro de la iglesia de que bajáramos al santo”, relató el sacerdote.

La turba sandinista, integrada por personas que no son de Catarina, llegó a protagonizar el desorden dentro de las instalaciones de la iglesia acompañada de un grupo de filarmónicos.

Ante las presiones, el sacerdote y el consejo parroquial decidieron que la imagen fuera bajada del trono, pero no sacarla de la iglesia, pero el grupo de personas insistió en llevarse la imagen.

Lea además: Delitos por los cuales acusan a periodistas críticos en Nicaragua son fabricados por el régimen

“Se bajó la imagen, pero hubo un intento de llevársela, con expresiones de confrontación y de pleitos, pero no llegó a más porque los fieles de la parroquia comenzaron a rezar el rosario hasta que las personas se retiraron del templo”, dijo el religioso.

El padre Velásquez señaló que de acuerdo a los fieles de la parroquia, el grupo de personas que hizo el desorden en el templo no pertenece a la parroquia, “lo cual genera suspicacias” de su actuar.

El sacerdote lamentó el desorden de las personas, pero aclaró que hay una disposición del arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, que a raíz de la crisis de abril, las festividades religiosas se celebren en austeridad, espiritualidad y ambiente de oración.

Desde que LA PRENSA ingresó ayer a la casa cural de la parroquia de Catarina, una mujer que administra un cafetín frente a la parroquia, propiamente en el parque, grabó con su celular todos los movimientos del equipo periodístico.
Al salir de la casa cural, la mujer realizó una llamada y en minutos llegaron varios individuos en tono amenazante y comenzaron a merodear el sector de la iglesia y la casa cural.

Otros asedios

En el recorrido que LA PRENSA realizó este jueves, constató el asedio de turbas y policías en los alrededores de la parroquia María Magdalena, ubicada en el barrio indígena de Monimbó, Masaya.

Cabe recordar que el cura de esa parroquia, Pedro Méndez, fue brutalmente golpeado por paramilitares. El hecho ocurrió en julio pasado, mientras la Policía Orteguista combinada con paramilitares realizaban la Operación limpieza, que dejó muertos y heridos en Masaya, donde la resistencia cívica fue atacada sin piedad por las fuerzas de la dictadura orteguista.

Lea también: OACNUDH no mira mejoría en materia de derechos humanos en Nicaragua

“Todos los días la parroquia es asediada por la Policía y personas de civil. Es un constante asedio contra el sacerdote”, dijo una fuente de esa parroquia en el anonimato.

También el párroco de la iglesia San Miguel, de Masaya, Edwin Román, según una fuente eclesiástica, continúa siendo víctima de asedio policial, por su posición firme en defensa de los derechos humanos.

“El padre Román ha sufrido mucho el acoso policial y paramilitar, pero él está al lado de los justos”, dijo un feligrés de su parroquia.

Desde que el dictador Daniel Ortega llamó golpistas a los obispos el pasado 19 de julio, también se elevó la hostilidad de fanáticos y turbas contra los religiosos, quienes se han sumado a la demanda de la población de que se realicen elecciones anticipadas para poner fin a la crisis del país, ante la demanda de la población que exige la salida del poder de Ortega y Rosario Murillo.

La piedad popular

“Nosotros entendemos la piedad popular, la devoción y la algarabía de los fieles católicos, pero debemos celebrar con espiritualidad y oración las fiestas religiosas, por el contexto que el país está viviendo. La iglesia está abierta para todos los ciudadanos , pero debemos hacerlo con todo respeto porque es la casa de Dios”, aseguró el cura párroco de Catarina, el joven sacerdote Jairo Velásquez, quien explicó que pese al desorden que se dio este miércoles en la parroquia, nunca hubo intención de agresión en su contra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: