Alejandro Ochoa, el hombre que trabaja el cuero desde hace 35 años en Jinotepe

Alejandro César Ochoa Rosales aprendió el oficio de un tío paterno y ahora elabora fajas de cuero, billeteras, albardas, valijines y bolsos

Alejandro Ochoa, Jinotepe

LA PRENSA/Mynor García

Alejandro César Ochoa Rosales lleva aproximadamente 35 años elaborando fajas de cuero para damas y caballeros en la ciudad de Jinotepe, de donde es originario. Su tío paterno Alonso Ochoa fue quien le enseñó el oficio, pero antes lo tuvo su abuelo Guillermo Ochoa.

Además elabora billeteras, albardas, valijines y bolsos con finos acabados y también aprendió a tapizar muebles. Aunque Alejandro, de 63 años, estudió dos carreras técnicas: Agronomía y Veterinaria no las ejerció, porque la talabartería le era más rentable.

Lea además: Cafetaleros de Carazo preocupados por falta de financiamiento y costos de producción

“Yo tengo mi catálogo y le enseño a la gente para que escojan los diseños, pero también nos estamos actualizando con los productos modernos que salen al mercado”, dijo. Agrega que zapatos no diseña porque refiere que es otro oficio y que implica mayor trabajo e inversión en materia prima. En un día bien ajetreado, asegura, logra hacer una docena de fajas.

LA PRENSA/Mynor García

Hace un año, Alejandro entregaba en las tiendas de ropa aproximadamente 24 docenas de fajas y ahora, con la crisis sociopolítica que atraviesa el país, apenas llega a las tres docenas.

Puede leer: Comerciantes del mercado de Jinotepe resienten la crisis económica en Nicaragua

Ahora que hay pocos pedidos, Alejandro sale a vender a las calles y cuando le va mal, se dedica a otras tareas como la albañilería, carpintería, fontanería y jardinería. Su taller se ubica de la estación policial de Jinotepe, 20 varas al este y 20 varas al norte, donde habita con su familia.

Su faena comúnmente la inicia a las 8:00 de la mañana y finaliza a las 5:00 de la tarde, pero cuando los pedidos son muchos, asegura que no hay horario. Su esposa y su hijo, de 12 años, siempre le colaboran.

Herramientas y distribución

Alejandro comenta que actualmente las carteras y bolsos tienen poca demanda, por eso prefiere trabajar por encargo. La materia prima (el cuero y hebillas) lo compra en los departamentos de Masaya, Managua y Granada.

Lo más difícil de su trabajo, cuenta, es cortar el cuero porque si pierde la línea, pierde también la faja. Cuchilla, lezna, punzón, tijera, martillo, perforadores, sacabocados, marcadores, entre otros son las herramientas básicas que utiliza.

También: Cambistas matagalpinos reportan menos venta y más compra de dólares

“Yo el cuero ya lo traigo procesado, solo de cortarlo y de hacer el diseño de las fajas. Con mis herramientas hago los estampados y las figuras que quiera el cliente también se las hago”, dice.

LA PRENSA/Mynor García

Los cinturones los distribuye por docenas en centros comerciales de Rivas, Masaya, Granada y Managua. En mercados no las oferta, porque asegura que se los pagan muy barato. “Mis clientes solo me llaman por teléfono y ahí se las llevo”.

Una faja bien elaborada en tiendas de los departamentos se halla entre 480 y 500 córdobas. Alejandro las vende en 320 o 330 córdobas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: