Ronald Medrano, una revelación de nuestro beisbol: «Las lesiones me hicieron perder valor»

Ronald Medrano estaba aturdido cuando le dijeron no más en los Cardenales de San Luis. El golpe lo sintió muy fuerte. Y es que fue como si le quitaran las cuerdas al puente colgante de sus sueños

Ronald Medrano durante una sesión de entrenamientos en el Estadio Nacional Dennis Martínez antes de enfrentarse a los Indios del Bóer. LAPRENSA/JADER FLORES

Ronald Medrano estaba aturdido cuando le dijeron no más en los Cardenales de San Luis. El golpe lo sintió muy fuerte. Y es que fue como si le quitaran las cuerdas al puente colgante de sus sueños. Si había logrado el primer paso en 2012 cuando firmó, tuvo que acostumbrarse rápidamente a la idea que ese objetivo sería un recuerdo de niño. “Psicológicamente no estaba bien tras recibir la noticia”, confiesa el muchacho de ahora 23 años, pero si desde que entró a la Academia Dennis Martínez en Rivas su motor era su familia, la misma no lo abandonó y se erigió como el pilar para saltar ese amargo momento en su corta carrera.

Nota relacionada: Leones, primeros clasificados a playoff de la profesional nicaragüense

Al ver entrenar a Medrano uno capta la entrega de inmediato. Se mantiene con una sonrisa y una amabilidad que emana armonía cuando habla y a la misma vez se transforma en seguridad. Su furia y control en la colina provoca dolores de cabeza a muchos bateadores. En su primer año en la Liga Profesional ha sido parte de las sorpresas del conjunto de León. “Nadie creía en él, nosotros le dimos la oportunidad y la verdad que no tengo ninguna queja, solamente elogios su trabajo. Es joven y deberá ir mejorando naturalmente. Vicente Padilla ha sido clave en realizarle algunos ajustes en su mecánica”, explicó el mánager Sandor Guido.

BUEN DEBUT

Medrano ha tenido cuatro aperturas, ha ganado dos partidos y perdido uno, poncha a 13 bateadores en 21.1 entradas, le batean para un pobre .214 de promedio, permite solamente ocho carreras limpias, 15 imparables, un doble y ningún vuelacerca. Asimismo, solamente da ocho bases por bolas y tiene una efectividad de 3.38. La confianza en sí mismo ha sido suficiente para que Guido le diera la pelota desde un principio y como consecuencia se hizo parte de la rotación sin problemas.

¿Cuál es el secreto de Medrano? “Mi familia y mi novia son mi motor y cada vez que subo a la loma voy pensando en ellos, hago como si todos me están viendo. Posteriormente saco mis mejores lanzamientos, primero es mi recta, no la he medido, lo mejor fue 93 millas cuando estuve firmado pero estoy seguro que ahora la llego a noventa, al menos. Mi cambio y curva y slider son mis lanzamientos secundarios que me ayudan a dominar a los bateadores”, explica una de las revelaciones de la profesional.

La principal razón encontrada por Medrado para su marcha de los Cardenales de San Luis fueron las lesiones. “Siempre están las lesiones y eso me fregó. El estar allá mucho tiempo lesionado y después recuperarse ya no agarras el mismo valor, aunque siempre hagas el mismo trabajo. Sin embargo, por cosas de la vida y decisiones que uno no maneja uno queda libre”, cuenta el lanzador originario de Managua, quien más tarde se trasladó a vivir a Rivas.

Le recomendamos: Tigres y Gigantes aceleran y meten presión en la recta final de la LBPN

La adaptación al beisbol nicaragüense no ha sido un problema. Hizo ver como una caricatura el golpe de quedar fuera de la organización porque su carácter lo ha hecho brillar e imponerse, dejando la sensación que puede tener una larga carrera en Nicaragua. “Cuando vine al país jugué con los Dantos y Rafael Mendoza me decía que hiciera los mismos entrenamientos que allá. Además ahora tengo la suerte de estar con Padilla y Mairena, quienes están encima de mi todo el tiempo preocupados por mi mejoría”, agrega Medrano.

El lanzador derecho para el 2019 solo pide salud, sabe que el resto vendrá por añadidura. Es joven, enfocado, entregado y aunque suda cuando enfrenta a Jilton Calderón: “Es bajito. Lo ves parado y sereno y el bandido te hace desastres”, señala, tiene la mezcla perfecta de inteligencia, coraje y convicción, dependerá de Ronald continuar así para lograr ser parte importante en el beisbol pinolero, carente de brazos caseros de impacto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: