La reunión extraordinaria de la OEA

En estas fechas no es común que la OEA sesione, por las fiestas navideñas y de fin de año, a no ser casos de verdadera emergencia a como es la situación de represión por la que está viviendo el pueblo nicaragüense

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizó ayer, a solicitud de Canadá en representación del Grupo de Trabajo para Nicaragua de este organismo por parte de los países miembros, una reunión extraordinaria por la crisis sociopolítica por la que estamos viviendo en este país desde el pasado 18 de abril.

En estas fechas no es común que la OEA sesione, por las fiestas navideñas y de fin de año, a no ser casos de verdadera emergencia a como es la situación de represión por la que está viviendo el pueblo nicaragüense en donde de acuerdo con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Estado de Nicaragua ha llevado a cabo conductas que según el derecho internacional deben considerarse crímenes de lesa humanidad cometidos para disolver las protestas y señala a la Policía Nacional de dirigir los operativos durante la crisis que estalló el pasado 18 de abril.

La sesión de la OEA se ha dado una semana después que el GIEI emitiera el informe final y el secretario general manifestara que la OEA hace suyo el informe de la GIEI. Después del cual ha ocurrido el cierre de medios de comunicación independientes, la detención injusta de periodistas de 100% Noticias y la orden de captura para periodistas que no se encontraban en el medio de comunicación cuando fue allanado. Otra periodista decidió autoexiliarse ante el inminente peligro de ser detenida.

Sobre la terrible situación de Nicaragua y la reunión extraordinaria de la OEA, el presidente de Costa Rica declaró que espera que más países se pronuncien ante la escalada de la represión en el país vecino, donde en las últimas semanas se están viendo afectados en mayor medida periodistas y medios de comunicación.

En nuestra terrible situación es importante aclarar a la juventud actual que durante el régimen somocista cientos de jóvenes decían que ellos habían nacido en una dictadura y no querían lo mismo para sus hijos. Esto llevó a muchos jóvenes a escribir cartas emotivas de despedida a sus vástagos. Sin embargo, ahora no podemos decir que esta juventud nació en una dictadura, muchos de ellos nacieron y muchos crecieron bajo la democracia, o sea que son testigos del actuar de la democracia y de la dictadura.

En la democracia no se envió a nadie a agredir a periodistas, ni siquiera a los causantes de las criminales asonadas de los años noventa. Ahora muchos están en ese bando equivocado, pero Dios primero que logren quitarse la venda de los ojos y no causen más daño a sus hermanos nicaragüenses.

El autor es analista político.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: