Daniel Ortega a las puertas de enfrentar en la OEA a la Carta Democrática Interamericana

“Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua. La falta de democracia y derechos humanos en Nicaragua es un asunto de la región entera...", dijo Luis Almagro

El dictador Daniel Ortega. LA PRENSA/ ARCHIVO

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció el inicio del proceso para aplicar la Carta Democrática a Nicaragua, que abre la puerta a la suspensión del país del organismo, elevándose así la presión internacional contra la dictadura de Daniel Ortega por los crímenes cometidos desde abril contra las manifestaciones ciudadanas, que dejan entre 325 y 535 asesinados.

La activación de la Carta Democrática es parte de las acciones anunciadas por Almagro luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expusiera al Consejo Permanente de la OEA su informe final sobre la violencia en el país, donde se responsabiliza al régimen de Ortega de haber cometido crímenes de lesa humanidad.

“Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua. La falta de democracia y derechos humanos en Nicaragua es un asunto de la región entera, la solución es todavía política y diplomática y contamos con los instrumentos interamericanos para abordarlo, que para bien o para mal los incluye a ustedes al gobierno” nicaragüense, anunció Almagro.

En la sesión extraordinaria celebrada este jueves, la mayoría de Estados miembros de la OEA acogió el informe elaborado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre las graves violaciones de derechos humanos cometidas por fuerzas progubernamentales contra las protestas ciudadanas iniciadas en abril.

Le puede interesar: Informe del GIEI en la OEA daría paso a discusión entre cancilleres sobre aplicar la Carta Democrática en Nicaragua

La CIDH denunció cómo el régimen orteguista ha escalado su represión para callar las voces de opositores, cancelando las personerías de nueve organizaciones no gubernamentales, confiscar medios de comunicación, encarcelar a periodistas independientes, y expulsando las misiones de la CIDH.

Argentina, Colombia, Chile, Estados Unidos y Perú durante la sesión se mostraron a favor de evaluar la situación en Nicaragua mediante la Carta Democrática. Solo Venezuela se dedicó a atacar las acciones de la OEA, acusándola de responder a los intereses de Estados Unidos.

La Carta Democrática de la OEA se aplica cuando hay una alteración o una ruptura del orden democrático y puede desembocar en la suspensión de un Estado miembro. Se requieren 24 votos de los 34 Estados miembros de la OEA para ejercer el proceso.

Lea además: Obispo Abelardo Mata: Urge aplicación de la carta democrática contra el régimen de Daniel Ortega

Sin embargo, el artículo 20 de la Carta Democrática faculta al secretario general o cualquier país miembro a convocar a una reunión de los cancilleres para evaluar la situación del país donde se haya alterado el orden democrático.

Instauró dictadura

El secretario Almagro acusó a Ortega de haber “lanzado” a Nicaragua “por el abismo de las dictaduras”, una situación ante la cual afirmó que la OEA debe actuar para “proteger a las familias de las víctimas, de los derechos de los pueblos, en este caso del pueblo nicaragüense”.

El 19 de diciembre la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo expulsó a los equipos del GIEI y del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), que trabajan en las investigaciones de los crímenes y vigilaban la situación de los derechos humanos.

Lea también: OEA busca los votos para aplicar la Carta Democrática al régimen de Daniel Ortega

La expulsión de los órganos de la CIDH, según Almagro, “es prueba” de que en Nicaragua se instaura la dictadura por lo que la respuesta de la comunidad internacional “es inevitable”.

“Al sistema interamericano de derechos humanos no hay que suspenderlo, no hay que temerle, quien lo hace tiene que esconder, maquillar, aquí se llega a un límite donde la responsabilidad de mantener la democracia y la justicia en Nicaragua se traslada a un sistema de peso y contrapeso de la comunidad internacional”, afirmó el secretario general de la OEA.

Ortega decepcionó ideales de la revolución

En su discurso del uruguayo Almagro acusó a Ortega de haber decepcionado los ideales revolucionarios, que se creyó tenía por haber luchado contra la dictadura somocista en Nicaragua.

“Es una pena que uno de los principales revolucionarios históricos vivos de América Latina, que hasta hace un año todavía representaba la posibilidad de una izquierda revolucionaria y democrática en nuestro continente, ha elegido el camino del autoritarismo, del abuso de derechos humanos y de las formas represivas del mantenimiento en el poder”, dijo Almagro en referencia directa a Ortega.

Además: Compromisos de la Carta Democrática

En los más duros términos contra Ortega, el secretario general le reclamó que no asuma “la responsabilidad del Estado en materia de asesinatos extrajudiciales, de torturas, de mantener presos políticos, de intimidar, de perseguir a ciudadanos supuestos terroristas que no están de acuerdo con su gobierno”.

“Discursos infantiles”

Luis Alvarado, representante de Nicaragua ante la OEA, rechazó el informe de la CIDH y acusó al organismo en ser parte del supuesto plan de desestabilización de Estados Unidos para derrocar a Ortega.

Alvarado atacó al secretario general diciendo ser “un agente del imperialismo”.

También: Estos son los países a los que la OEA le ha aplicado la Carta Democrática

La respuesta de Almagro fue que a la Secretaría General de la OEA lo que le interesa es que el Estado nicaragüense cumpla con la normativa interamericana, pero que con sus acciones muestra contrariar la democracia y los derechos humanos, siendo “la prueba más clara” “la existencia de presos políticos” y “la tortura denunciada”.

“Asuman su responsabilidad, sean dignos, han perdido la credibilidad en la comunidad internacional, no pierdan la dignidad revolucionaria que alguna vez tuvieron”, reclamó Almagro.

Demandó al régimen sandinista que en “nombre de quienes en su momento valoramos su espíritu revolucionario, que no se escuden en discursos infantiles” para intentar esconder las violaciones de derechos humanos cometidas durante los ocho meses de represión a los nicaragüenses.

“Nadie creerá de quien usa ese lenguaje para apañar la tortura. Según las denuncias que hemos recibido, usted deberá asumir la responsabilidad del Estado por lo actuado por la fuerza de su régimen que tortura y mantiene presos políticos”, afirmó Almagro.

Los votos estarían asegurados, dice analista

El exembajador de Panamá en la OEA, Guillermo Cochez, estima que el panorama actual podría ser favorable para la aprobación de la Carta Democrática contra el régimen de Nicaragua. “No creo que Almagro se vaya a tirar al agua sin tener los votos, y creo que puede tenerlos”, sostuvo.

“Es el primer paso, posteriormente tiene que venir una Asamblea General de la OEA de ministros de Relaciones Exteriores”, afirmó Cochez, que calcula podría realizarse en la segunda semana de enero.

Además: Represión orteguista obligará a la OEA a aplicar Carta Democrática en Nicaragua, según Luis Almagro

Cochez valoró la posibilidad de que la Comunidad del Caribe (Coricom), o al menos la mayoría de los 15 países que la integran, podría votar a favor de la Carta Democrática porque han cerrado filas a favor de Guyana, en el diferendo territorial con Venezuela, que se ventila en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Los votos en contra de la Carta Democrática Interamericana serían Bolivia, Nicaragua, Venezuela y San Vicente y las Granadinas, asegura el exembajador, quien sostiene que recomienda estar pendientes del voto de México, cuyo nuevo gobierno —presidido por Andrés Manuel López Obrador— asumió el 1 de diciembre.

López Obrador ha manifestado que no se va a inmiscuir en situaciones de otros Estados, alegando que la “soberanía” está por encima de otros temas, incluyendo los derechos humanos.

México es parte del Grupo de Trabajo para Nicaragua, de la OEA, y Cochez tiene la esperanza que haya un cambio en la postura de México: “Hay que estar atentos a México le puede estar afectando lo que está ocurriendo con Nicaragua con la migración”.

Lea también: Amigos de la Carta Democrática Interamericana se pronuncian sobre los problemas en la región

La última vez que la OEA aplicó la Carta Democrática fue a Honduras, el 5 de noviembre de 2009, durante el golpe de Estado en ese país e implicó la suspensión de este país del organismo. Esta medida aislaría más a Ortega, que a nivel mundial tiene pocos aliados. Está prácticamente solo.

Denuncia aumento de represión

La vicepresidenta de la CIDH, Esmeralda Arosemena de Troitiño, respaldó que se active la Carta Democrática Interamericana al régimen de Nicaragua.

“La CIDH llama a los Estados miembros de la OEA a rechazar las violaciones a los derechos humanos, los actos de represión contra la población nicaragüense y a considerar el cumplimiento de las condiciones que hacen aplicable la Carta Democrática Interamericana al país”, afirmó Arosemena de Troitiño al presentar el informe del organismo sobre la crisis en Nicaragua.

Más en: Analistas nicas ven cerca la debacle de Nicolás Maduro

La mayoría de los Estados condenó el aumento de las acciones represivas y se pronunciaron a favor de la aplicación de la Carta Democrática, entre ellos Argentina y Estados Unidos.

El Consejo Permanente de la OEA suspendió sus vacaciones de Navidad y Año Nuevo, para abordar por séptima ocasión la crisis sociopolítica en Nicaragua.

Las consecuencias

La Carta Democrática Interamericana establece mecanismos diplomáticos para contribuir a solventar una amenaza a la democracia o una ruptura constitucional; sin embargo, para utilizar ese camino se debe contar con aprobación del Estado, para la visita de la misión de la OEA que contribuya a restablecer el orden constitucional. El exembajador de Panamá ante la OEA, Guillermo Cochez, no cree que ese escenario ocurra en Nicaragua porque Ortega rechaza la colaboración de la OEA. “Si se aplica la Carta Democrática, que no es tan fácil, Nicaragua quedaría excluida de todos los organismos internacionales americanos, no tendría acceso a ningún crédito”. Igualmente, ocasionaría la suspensión temporal de Nicaragua ante la OEA y se vería afectada más aislada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: