Cafetaleros preocupados por el incremento de secuestros y robos en Madriz y Nueva Segovia

Unos 12 productores permanecen detenidos y sus familiares no saben nada de ellos, mientras que varios ciudadanos han huido de San Juan del Río Coco, en Madriz

La reforma tributaria del régimen orteguista eliminó la exoneración a los insumos agrícolas. LA PRENSA/ ARCHIVO/William Aragón

La sacada de la cosecha actual del grano de café se realiza en un clima de inseguridad en algunas zonas cafetaleras de los departamentos de Madriz y Nueva Segovia, por el secuestro de productores, mientras otros huyen, a manos de paramilitares armados y de la Policía Orteguista (PO).

La tarde del 24 de diciembre fue secuestrado por paramilitares armados el productor de café Juan Ramón Vílchez, mientras viajaba a bordo de su moto a una trilladora de café de la comunidad de San Lucas, en el municipio de San Juan del Río Coco, en Madriz, y horas después apareció en las celdas de la delegación de la PO de esta misma localidad, desde donde fue trasladado a la delegación policial de Somoto y de ahí a El Chipote, en Managua.

Otros 11 productores permanecen detenidos y sus familiares no saben nada de ellos, mientras que varios cafetaleros, campesinos y ciudadanos han huido de San Juan del Río Coco, en Madriz, por la cacería que han montado grupos de paramilitares asalariados, la PO y hasta militares del Ejército de Nicaragua, según denuncias de familiares de los afectados.

Le puede  interesar: Precio del quintal de café baja 400 córdobas en San Juan de Río Coco, Madriz

“Aquí ya se ha implementado un estado de terror con estos paramilitares armados con capuchas que salen a patrullar las comunidades y secuestran a todo aquel opositor a este gobierno, los que son apoyados abiertamente con recursos que salen de la alcaldía sanjuaneña, y hasta cuenta con la colaboración del mando de la Policía y del Ejército”, manifestó un caficultor que desde el 25 de diciembre se esconde fuera del municipio de San Juan del Río Coco porque, dijo se le anduvo buscando para capturarlo.

“Aquí ya se han ido más de 600 jornaleros porque sienten que hay inseguridad en el campo, a pesar de la supuesta presencia del Ejército de Nicaragua que saben que aquí operan grupos de paramilitares en sus narices y que andan armados y encapuchados a bordo de camionetas de la alcaldía, del estado y del partido sandinista (FSLN)”, dijo otro cafetalero que omitió su nombre.

Más secuestros en Nueva Segovia

Ese mismo clima de inseguridad se experimenta en algunas zonas cafetaleras del departamento de Nueva Segovia, donde semanas atrás habían sido secuestrados por paramilitares y policías conocidos cafetaleros como fue el caso del productor Jorge Luis Ortez Urbina, del municipio de San Fernando, hecho ocurrido el 24 de noviembre pasado, y el productor Denis Montano Zuniga, del municipio de Mozonte, hecho ocurrido el 03 de noviembre pasado.

Lea además: Cafetaleros de Carazo preocupados por falta de financiamiento y costos de producción

“La situación actual de la sacada de la cosecha de café en estas zonas de Nueva Segovia es bastante critica por la inseguridad que se vive ante la actual crisis del país, y porque lo acontecido (secuestros a productores) en el municipio de San Juan del Río Coco ha generado mucho miedo entre los caficultores y hasta en los cortadores tradicionales”, manifestó Montano Zuniga, quien saca café de Dipilto y Mozonte, en Nueva

Cafetaleros por excelencia

En el departamento de Madriz, el municipio más cafetalero es San Juan del Río Coco, donde en cada cosecha o ciclo productivo los más de 4,860 productores generan unos 160,000 quintales de café al año, mientras que del departamento de Nueva Segovia los municipios cafetaleros son Mozonte, Dipilto, San Fernando, Santa María, Jalapa, Ciudad Antigua, Jícaro y Murra, donde unos 5,215 productores dueños de 24,000 manzanas extraen unos 190,000 sacos.

Los aproximadamente 10,075 productores de las zonas cafetaleras de Madriz y Nueva Segovia habían estimado que para este ciclo productivo 2018-2019, la cosecha del grano rojo iba a ser muy buena, debido a que ya para esta época los plantíos del café, y que fue renovado por las afectaciones de la roya, darán más frutos pero esas proyecciones se vienen abajo ante la falta de cortadores tradicionales y porque no se obtuvo créditos bancarios.

Lea también: Roban 246,000 córdobas al empleado de un acopio de café en El Cuá, Jinotega

“Estamos preocupados porque con la incorporación del núcleo familiar a los cortes de café no se está cubriendo toda la sacada de la cosecha, porque en una finca que antes llegaban unos 80 cortadores solo tenemos a 15 o 20 parientes trabajando”, señaló José esteban Duarte Pineda, cafetalero del municipio de Jalapa, en Nueva Segovia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: