Turistas y peregrinos pueden recorrer la ruta del niño Jesús por Egipto

El itinerario contempla la inclusión más adelante del poco conocido barrio de Matareya, en el este de El Cairo, donde se encuentra el árbol de la Virgen, debajo del cual, supuestamente, se sentó María con el niño Jesús

Habitación subterránea en la que la Sagrada Familia vivió durante varias semanas tras llegar a El Cairo y sobre la que se levantó posteriormente la iglesia de Abu Serga (S. IV). LA PRENSA/Samar Ezzat/EFE

Visitar una cueva donde se hospedó la sagrada familia, un árbol donde la virgen María acunó al niño Jesús o el punto del río Nilo desde el cual zarparon hacia el sur de Egipto, son algunas de las etapas del itinerario que turistas y peregrinos pueden recorrer en el país árabe.

La primera parada de la ruta de la Sagrada Familia en Egipto es El Cairo Copto, antiguo barrio situado en el sureste de la capital egipcia, donde surgen las iglesias más viejas del país, como la de Abu Serga (Siglo IV), levantada sobre una habitación subterránea en la que la Sagrada Familia vivió durante varias semanas tras llegar a la ciudad.

El obispo Yulius, responsable del conjunto eclesiástico que es un destacado destino turístico, explica e Efe que «Jesucristo vino a Egipto cuando un ángel le dijo a José que el rey Herodes quería matar al niño: llévatelo con su madre y escápate a Egipto» (Mateo 2.13), le ordenó.

José, la Virgen María y el niño Jesús, acompañados por una sirvienta, entraron a Egipto a lomos de un burro a través de lo que, en la actualidad, es la franja de Gaza, luego atravesaron la península del Sinaí y llegaron al delta del Nilo y, desde allí, a El Cairo.

«Caminaron y consagraron Egipto, de norte a sur», asegura el obispo, que agrega que llegaron hasta la actual provincia de Asiut, en el valle del Nilo, a unos 400 kilómetros al sur de la capital.

En cada una de las localidades por donde pasaron hay cuevas, piedras y otros indicios de su presencia, como la huella de la palma de la mano de Jesucristo en una roca: «Tenemos lugares donde bebió, comió y por donde caminó, y esto los convierte en sagrados y merecen ser visitados», agrega el religioso ataviado con el típico tocado negro de los prelados coptos y una larga barba blanca.

Iglesia dedicada a la Sagrada Familia en el barrio de Matareya, ubicado en el este de la capital egipcia, por donde pasaron la Virgen María, San José y el niño Jesús en su periplo por Egipto.LA PRENSA/Francesca Cicardi/EF

Turismo religioso

Recorrer esos lugares a través de un itinerario guiado es un proyecto que había estado fraguándose décadas, pero la ruta de la Sagrada Familia fue lanzada oficialmente este año tras recibir el empujón definitivo con la bendición del Papa Francisco, que en abril de 2017 viajó a Egipto como «peregrino de paz» y calificó el país como «Tierra Santa».

La primera fase de la ruta, la única abierta hasta el momento, incluye El Cairo Copto, la iglesia de la Virgen en el barrio de Maadi (sureste de la capital) y los monasterios de Wadi Natrun, situados en un área desértica al oeste del delta del Nilo y testimonio de la vida monástica de los primeros siglos después de Cristo.

A orillas del Nilo, la iglesia de la Virgen se levantó en el punto donde se cree que la Sagrada Familia se embarcó hacia el sur de Egipto y, en ese mismo lugar, en los años 70 del siglo XX apareció la Biblia flotando en el río, abierta en la página que dice: «Bendito el pueblo mío de Egipto» (Isaías 19.25), lo cual fue considerado como un «milagro» por la Iglesia Copto Ortodoxa.

La institución religiosa dio hace años su visto bueno a la ruta de la familia de Jesús, con un total de 25 paradas, documentadas y probadas por documentos y relatos, además de la mención de Egipto en el libro sagrado repetidamente.

Sitio arqueológico del árbol de la Virgen María, la madre se sentó con el niño Jesús, que bebió de un pozo cercano y de ese agua brotó un árbol cuya savia era milagrosa. LA PRENSA/Francesca Cicardi/EF

El árbol de la Virgen

El itinerario contempla la inclusión, más adelante, del poco conocido barrio de Matareya, en el este de El Cairo, donde se encuentra el árbol de la Virgen, debajo del cual, supuestamente, se sentó María con el niño Jesús, en una de las paradas que realizó la Sagrada Familia.

Una encargada del sitio histórico del árbol de la Virgen, Reham Mohamed, relata a Efe que en este mismo lugar se encontró un pozo del que bebieron y donde María bañó a su hijo, por lo que bendijo esa agua y de ella brotó una planta cuya savia era «milagrosa», usada para elaborar perfumes y ungüentos.

«Desde la Edad Media el árbol recibe visitas (…) Durante la campaña de Napoleón en Egipto, los soldados franceses usaron la sustancia lechosa que sale del árbol para curarse de una enfermedad de la piel que padecían, y ahora vienen muchas mujeres para pedir deseos porque el árbol se relaciona con la fertilidad», detalla Mohamed.

En el recinto todavía se conserva el tronco muerto del árbol original y otros que supuestamente derivan del primero, y está señalizado el lugar donde la virgen María se sentó, además del pozo en el que ahora sólo quedan unos restos de agua sucia.

De momento, la ruta no incluye la visita a este sitio debido a su difícil acceso a través del populoso barrio de Matareya, a pesar de que, además del árbol, existen otros atractivos para los fieles.

Hasta la década de los años 50 del pasado siglo, cuando los oficiales libres de Gamal Abdel Naser expropiaron los terrenos de los jesuitas, el árbol de la Virgen estaba incluido en un amplio complejo de varias hectáreas, del que todavía queda una iglesia, con frescos del paso de la Sagrada Familia por Egipto, y una capilla erigida sobre una cueva donde se cree que se hospedaron los tres en su huida.

La etapa que ya se encuentra incluida en la ruta es el complejo monástico de Wadi Natrún, que se convirtió en un destacado centro religioso en los primeros siglos del cristianismo, precisamente para honrar el paso de la familia de Cristo por este valle desértico, en el que se detuvo antes de alcanzar El Cairo.

Suelo original del subterráneo donde la sagrada familia se hospedó durante varias semanas cuando llegó a El Cairo, tras haber entrado a Egipto a través de lo que en la actualidad es la franja de Gaza. LA PRENSA/Francesca Cicardi/EF

Y habrá más…

Mientras, los sitios más remotos del valle del Nilo podrían pasar a formar parte del itinerario oficial en etapas posteriores, asegura a Efe Nader Guergues, uno de los ideólogos del proyecto y exasesor del Ministerio de Turismo para la ruta de la Sagrada Familia.

Guergues, que también dirige una agencia de viajes religiosos, asegura que la zona «es segura», a pesar de que se hayan registrado atentados contra coptos en la provincia de Minia, donde en Gabal el Teir (montaña de los pájaros) se erige un monasterio sobre una cueva en la que durmió la Sagrada Familia y donde se puede ver la supuesta huella de la mano de Jesucristo en una roca.

Más al sur, en la provincia de Asiut, se encuentra el monasterio de Al Muharraq, levantado en una zona donde la Sagrada Familia estuvo unos seis meses hasta que José recibió nuevas órdenes para llevar al niño y a su madre de vuelta a Palestina, tras la muerte de Herodes.

Cuando emprendieron el camino de regreso, pasaron también por el monte Dronka (Asiut), donde actualmente hay un monasterio, y deshicieron sus pasos hasta la península del Sinaí, después de más de tres años de estancia en Egipto y más de 2.000 kilómetros de viaje por la tierra del Nilo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: