LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

LA PRENSA/Manuel Esquivel

Informe del GIEI recoge los detalles de la masacre perpetrada por la Policía Orteguista en Masaya

La represión en Masaya ocurrió en varios puntos, sin embargo, por el alto grado de violencia alcanzado, el GIEI destacó el barrio de Monimbó, San Miguel y Fátima.

En un principio, la Policía Orteguista (PO) disuadió a los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma, pero a partir del 20 de abril del 2018 la institución utilizó armas de fuego contra los manifestantes, reveló el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Entre el 20 y 21 de abril, se produjeron las primeras cinco víctimas mortales en esa ciudad.

Según los relatos recogidos por el GIEI y las tipos de heridas que tuvieron las víctimas, estas fueron provocadas por disparos de armas de fuego en cabeza y tórax.

Le puede interesar: Dejaron morir a los manifestantes heridos en los hospitales públicos dice el GIEI

La escalada de la violenta represión contra los masayas, y en especial contra el pueblo de Monimbó, otrora simpatizante del régimen, acumuló 35 muertos, según los informes presentados por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Sin embargo, esa cifra eleva a cuarenta víctimas la orteguista Comisión Porras, en su segundo informe preliminar del 15 de octubre. Hasta esa fecha, la cuestionada comisión reconocía 269 víctimas en todo el país.

El GIEI expuso que por los datos recolectados “puede afirmarse que la hipótesis más probable es que existió participación de efectivos de la Policía Nacional —principalmente a través de la división de antimotines—, grupos de choques afines al gobierno y hasta funcionarios municipales en los graves hechos de violencia ocurridos en Masaya, incluidos los cinco asesinatos”.

Lea además: Informe del GIEI revela lista de funcionarios públicos que deben ser investigados por la masacre en Nicaragua

Las protestas en Masaya iniciaron el jueves 19 de abril, cuando un grupo de jubilados, en su mayoría, marchaba con pancartas por la fallida reforma a la seguridad social.

La movilización inició en el parque central, apenas habían avanzado unas cuatro cuadras cuando la PO bloqueó la ruta y les lanzó gases lacrimógenos. La población no cedió y buscó rutas alternas, lograron llegar a la salida principal de la ciudad, donde fueron replegados hacia la zona de Monimbó por un cóctel de gases lacrimógenos y una lluvia de piedras.

Desde ese 19 de abril, la violencia estalló en la ciudad, que vivió una ola de saqueo y constantes ataques que dejaron luto y dolor en la población. “Desde el día 20 de abril, los hechos de violencia crecieron ostensiblemente.

Lea también: Los CPC organizaron a los grupos de choque de la dictadura, según el informe del GIEI

La modalidad represiva desplegada por las fuerzas de seguridad a partir de ese día mutó del uso de balas de goma y gases lacrimógenos a la utilización de armas de fuego con proyectiles de plomo”, revela el informe del GIEI.

Además de los cinco primeros asesinados, al menos trece resultaron heridos en el marco de las protestas (entre 20 y 21 de abril); dos de estos resultaron heridos por balas de arma de fuego, los restantes fueron lesionados producto de impactos bala de goma, intoxicación por gases lacrimógenos y quemaduras e impactos de morteros, apunta el informe de los expertos, que analiza los hechos violentos ocurridos desde el 18 de abril hasta el 30 de mayo en Nicaragua.

La represión en Masaya ocurrió en varios puntos, sin embargo, por el alto grado de violencia alcanzado, el GIEI destacó el barrio de Monimbó, San Miguel y Fátima.

Lea además: Informe del GIEI verificó que los crímenes de lesa humanidad que más cometió el régimen de Nicaragua fueron asesinato, encarcelamiento y persecución

El 20 de abril, efectivos policiales comenzaron a agruparse en el sector sureste del parque central de Masaya, frente a la calle central que desemboca en Monimbó. A través de un registro audiovisual captado por un medio de comunicación nacional, “pudo observarse la presencia del comisionado Ramón Avellán conversando junto a diversos efectivos policiales en las inmediaciones del parque central. Del referido registro, también pudo constatarse a un policía con el rostro cubierto, portando un arma de fuego de alto calibre (posiblemente un AK-47)”, indica el informe.

El oscuro abril de la Ciudad de las Flores

La represión en Masaya enlutó a la ciudad en los primeros tres días de las protestas, a como sucedió en el resto del país. José Abraham Amador (17 años), Álvaro Gómez Montalván (23 años), Jairo Mauricio Hernández Useda (23 años) y Javier López (24 años) fueron los primeros caídos. “Las cuatro víctimas fueron asesinadas por proyectiles de arma de fuego”, apunta el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Carlos Manuel López fue otra de las víctimas. Él murió el 21 de abril, pero estaba ajeno al contexto de las protestas.

Amador recibió un disparo de arma de fuego que le impactó en su tórax y le perforó gravemente uno de sus pulmones. Fue trasladado al Hospital Humberto Alvarado, donde ingresó fallecido a las 10:00 p.m. del 20 de abril.

También: GIEI desnuda a los medios oficialistas

“De acuerdo con los relatos, la hipótesis más probable es que los disparos que acabaron con la vida de Amador y Gómez Montalván fueron efectuados por parte de efectivos policiales o bien por grupo de choques afines al gobierno”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: