Más de 112 mil tarjetas de crédito han salido del mercado por impacto de crisis política

Hasta el cierre del primer trimestre del año pasado (enero-marzo) el sistema financiero nacional tenía 1.19 millones tarjetas de crédito en circulación y desde entonces se redujo en 112,284 tarjetas, según cifras de la Siboif.

TARJETAS DE CREDITO .JUAN MEMBRENO DARIO HOY MANGUA13/07/06

La crisis ha provocado la caída en la circulación de tarjetas de crédito en Nicaragua, un síntoma más de los estragos que la inestabilidad política está haciendo en el sistema financiero nacional, que se ha visto obligado a reducir las entregas de préstamos para hacer frente a la salida masiva de depósitos.

Entre enero y septiembre del año pasado, según cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), había 1.08 millones de préstamos aprobados mediante tarjetas de crédito, inferior a los 1.16 millones en similar periodo de 2017.

Eso ocasionó que el saldo que había en tarjetas de crédito pasara de 11,355 millones de córdobas hasta septiembre de 2017 a 11,118 millones de córdobas en igual periodo del año pasado, es decir 237 millones de córdobas menos.

Lea: Centro Jurídico del Consumidor ve colusión entre bancos por nueva norma para conversión de puntos

La mayor pérdida de tarjetas de crédito ocurrió en los meses posteriores al estallido de la crisis, según reflejan cifras oficiales, y cuya inestabilidad arriba hoy a su día 262.

Hasta el cierre del primer trimestre del año pasado (enero-marzo) el sistema financiero nacional tenía 1.19 millones tarjetas de crédito en circulación y desde entonces se redujo en 112,284 tarjetas, según cifras de la Siboif.

En saldo, el monto pasó de 11,917 millones de córdobas a 11,118 millones, equivalente a una reducción real de 799 millones de córdobas de marzo a septiembre.

Del total de tarjetas de crédito que estaban circulando hasta esa fecha, 568,226 eran con pagaderos en dólares y el restante en córdobas.

También puede leer: Banco Central de Nicaragua aumenta dudas sobre políticas de ventas de moneda extranjera

Incide desempleo

La reducción en la circulación de tarjeta de crédito, un negocio por excelencia de los bancos, coincide con el aumento del desempleo y de la tasa de mora. Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), el año pasado como consecuencia de la crisis política 453 mil puestos de trabajo fueron destruidos y de esos al menos 137 mil personas no están generando ingresos, es decir están en el desempleo.

Los pronósticos para este año son menos alentadores, al menos eso es lo que indican las proyecciones oficiales sobre el comportamiento de la cartera de afiliados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social en 2019. Se prevé que el número de asegurados descienda en 65,026 personas este año, al pasar de 821,265 al término del año pasado a 756,239 afiliados al finalizar el periodo en ejercicio.

Con ello, en 2019 se habrá acumulado desde 2017 una reducción de 157,910 personas fuera del sistema de seguridad social. En el 2017 el instituto contaba con 914,209 cotizantes, según cifras que recoge el Presupuesto General de la República de 2019, en la sección relacionada con las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

Negocio clave

La entrega de préstamos a través de tarjeta de crédito es uno de los negocios por excelencia del sistema bancario nacional. Muestra de ello es que de los 1.62 millones de préstamos que hasta septiembre del año pasado tenían activos las instituciones financieras, el 66.7 por ciento de estos están concentrados en las tarjetas de crédito.

No obstante, la participación del monto global colocado a través del dinero plástico es menor dentro del saldo de la cartera crediticia, que hasta septiembre se situó en 157,550 millones de córdobas. De este último monto, las tarjetas representaban el 7.1 por ciento.

La mayor participación en término de monto  lo ocupa el crédito comercial (33.1 por ciento), seguido por el crédito hipotecario (14.6) y el industrial (12.9 por ciento).

Lea: Economía 2018: el tránsito del crecimiento sostenido a la recesión y rumbo a la depresión

La advertencia de los economistas

Ante el rápido aumento que en años pasados venía experimentando la entrega de préstamos vía tarjetas de crédito, el economista Sergio Santamaría explicó en su momento que el riesgo de este incremento acelerado en la entrega de tarjetas de crédito es que este tipo de endeudamiento es costoso (hasta 50 por ciento anual en córdobas), lo que podría desencadenar en un problema de impago en caso que la economía nicaragüense se descarrile de la senda de crecimiento.

“La política de los bancos sigue siendo totalmente liberal, que sin mayores restricciones están emitiendo tarjetas de crédito y nosotros tenemos la mala costumbre de agarrar tarjeta sin medir totalmente las posibilidades de nuestra capacidad de pago. Entonces eso explicaría que se hayan disparado los saldos por tarjeta de crédito”, afirma.

Un par de año después de esa advertencia, en 2018 la economía nicaragüense apunta a cerrar con una caída del cuatro por ciento dado el estallido de la crisis que ha semiparalizado las actividades económicas, aumentado el desempleo y la pobreza.

En 2019 las perspectivas se encaminan a una segunda contracción económica de hasta más del 8 por ciento si no se halla un fin a la crisis, aunque las previsiones del Fondo Monetario Internacional estiman que será del uno por ciento.

Venía en crecimiento

Hasta septiembre del 2017 el número de préstamos vía tarjetas de crédito se situó en 1.16 millones, lo que significa un crecimiento con relación a igual periodo de 2016 cuando se ubicó en 1.01 millones de tarjetas.

En monto, el saldo en el periodo analizado anteriormente pasó de 9,518 millones de córdobas a 11,355 millones de córdobas, es decir un crecimiento del 19.3 por ciento.

En 2016 la circulación de tarjetas de crédito se había duplicado con respecto a antes de 2010, pese a que se han incrementado las restricciones legales para que los nicaragüenses tengan acceso a este tipo de crédito. En ese año este negocio creció 105.46 por ciento respecto a lo que manejaban los bancos en 2010, año en que se endurecieron las regulaciones de este negocio con la puesta en vigencia de la Norma para las Operaciones de Tarjetas de Crédito.

Le puede interesar: Banca frena la entrega de US$452 millones en crédito para responder a la demanda de depósitos

Frenan entrega

El sistema financiero nacional, particularmente la banca, ha debido aplicar fuerte medidas restrictivas en la colocación de préstamos e inversiones para poder hacer frente a la salida masiva de depósitos, lo que ha golpeado en cascada a todas las actividades productivas, el consumo nacional, los servicios y otros sectores económicos.

Según un análisis publicado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, desde el estallido de la crisis y hasta septiembre reciente los bancos han tenido que frenar la entrega de 452 millones de dólares en créditos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: