Policía Orteguista secuestra a cinco personas en Masaya en menos de 24 horas

Las redadas en Masaya se intensificaron entre la noche del miércoles y el jueves. En los últimos dos días han capturado a cinco personas, además de allanar tres casas.

Así quedó una de las viviendas que fue allanada este jueves por agentes de la Policía Orteguista en el barrio Fox, de Masaya. LAPRENSA/CORTESÍA

Cerca de treinta agentes de la Policía Orteguista (PO), procedente de Managua, llegaron al barrio Fox en Masaya para capturar y allanar viviendas. Se llevaron a cuatro personas: Wilfredo Brenes Domínguez, de 39 años, Karla y Fernando Escobar Maldonado y Ramón Javier Cerrato; estos últimos de una misma familia.

El operativo se desarrolló alrededor del mediodía de este jueves, después que la noche del miércoles, agentes de la PO capturaron a Keneth Martínez, en el barrio Monimbó. Petrona Domínguez relató que estaba acostada mientras su hijo Wilfredo se alistaba para ir a trabajar, pero de repente escuchó que tiraban todo.

Cuando salió del cuarto, miró que golpeaban a su hijo con el bastón policial.

La mujer de 72 años no pudo más y rompió en llanto, mientras relataba lo sucedido vía telefónica. A su nieta, de 21 años también la acostaron en el piso y la apuntaron con un arma. Los hombres llegaron violentos y registraron toda la casa, con apoyo de la técnica canina. También se robaron sus celulares.

Una de las fuentes consultadas por LA PRENSA dijo que la PO buscaba armas, pero no encontraron nada.
LAPRENSA/CORTESÍA

Lea además: Masaya, la ciudada abatida, pero no vencida por el régimen orteguista

Wilfredo estudió relaciones internacionales, pero actualmente se dedicaba a la venta de asados en el sector de Catarina. La PO se lo llevó a la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote.

Su mamá no sabe porqué se lo llevaron y teme por la vida de su hijo. Asegura que Wilfredo sufrió un asalto hace tres años, le propinaron quince puñaladas y le afectaron el pulmón, precisamente, la zona donde lo golpearon los oficiales, contó su mamá. “Por eso les dije que me lo mataran aquí adelante de mi para enterrar a mi muerto”, dijo.

Otra fuente consultada por LA PRENSA explicó que los oficiales llegaron en busca de armas, pero no encontraron nada en ninguna de las dos viviendas que allanaron en el barrio Fox, en Masaya.

Lea también: Daniel Ortega desata su furia asesina en Masaya