Félix Alvarado: «Quiero hacer historia y ganar todos los títulos de las 108 libras»

Félix Alvarado no quiere que su historia desaparezca en la neblina. El análisis que hace de su futuro parece convencerlo. Tiene 29 años, no pretende engañarse en seguir los pasos de Román González o el ídolo Alexis Argüello, ese nivel es para los fenómenos

Félix Alvarado tiene una ventaja de muchos otros campeones nicaragüenses : la madurez. También tiene mucha dinamita en los puños. LAPRENSA/URIEL MOLINA

Félix Alvarado no quiere que su historia desaparezca en la neblina. El análisis que hace de su futuro parece convencerlo. Tiene 29 años, no pretende engañarse en seguir los pasos de Román González o el ídolo Alexis Argüello, ese nivel es para los fenómenos. De ambos el Gemelo sabe que solo tiene el coraje, la ambición y sobre todo la disciplina de sus etapas de esplendor y por eso su meta, aunque no deja de ser codiciosa, es colgarse todos los cetros de su categoría.

Te puede interesar: Los cinco grandes impactos y decepciones del boxeo nicaragüense en este 2018

Conversé con el campeón mundial de las 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), mientras terminaba unas vacaciones con su familia en San Juan del Sur. Se apropió de las palabras bíblicas: “todo tiene su tiempo”, y después del sacrificio de una preparación y pelea por título ante Randy Petalcorin en Filipinas, le dedica tiempo a su esposa Clara Quiroz, a su pequeña hija Chelsea y a Félix Mateo, quien falta menos de dos semanas para que conozca el mundo.

El Gemelo quiere pelear lo antes posible. Lo pide a gritos. Y si es unificación todavía mejor. Ser campeón le ha cambiado un poco la vida. Al menos ya no anda en moto retando a la muerte o a lesiones. Alvarado comenta emocionado que compró una camioneta. “Aprendí a manejarla en dos horas”, dice mientras se ríe e irradia felicidad como cuando a un niño le compran su primer carro a control remoto.

¿Hay ansiedad por volver al cuadrilátero?

Queremos pelear porque todavía no hemos ganado nada. Lo que te ayuda a mejorar las bolsas es defender el título. Tengo la edad contra el tiempo y no quiero pelear poco por año. Quiero defender o hacer el combate unificatorio. Estoy listo para pelear contra cualquiera. Me ha dicho que hasta los mismos campeones no quieren pelear conmigo. Vamos a ver que nos depara este año.

¿Crees que tengas oportunidades contra el nuevo monarca (Hiroto Kyoguchi) ?

Me gustaría pelear contra Hiroto. Está al alcance. Ya en 108 no se vio el peleador fuerte como se veía en 105 libras. Después de esta pelea él quería pelear conmigo. Me siento sólido y fuerte y difícilmente vea a otro mejor que yo. Creo que puedo ser el más destacado de la actualidad y la manera de probarlo es peleando. Quiero a Acosta, Kyoguchi o Ken Shiro. Sé que les puedo ganar.

Te quedan cuatro o cinco años en el mejor nivel ¿Cómo ves tu futuro?

En esta categoría estoy bien. Hago bien el peso y no me debilito demasiado. Los años irán pesando pero pienso ir mejorando técnicamente y mentalmente. Quiero entrenar más para así mantener mi título que tanto me ha costado. Quiero la unificatoria. Hacer historia y dejar un buen legado. No me interesa subir de categoría. Lo que más quiero es tener los cuatro títulos y para eso debo demostrarlo no solo hablarlo, en otras palabras quiero colgarme en el pecho los cetros de mi peso.

¿Cuántas peleas le pediste a tu apoderado para este año?

No es tanto la cantidad de peleas, quiero pelear pronto, pero más me apetece es unificar el título con cualquiera de los otros campeones. Así que cuantas más peleas así tenga, más feliz me sentiré.

¿Cómo crees que se desarrollarían esas peleas?

A todos ellos no los he visto pelear ante boxeador fuertes como yo. En el caso de Kyoguchi y Acosta, Chocorrón se quedó sin aire, pero me gustaría verlo con un Alvarado que le responda en cada golpe. Se presta el estilo de los dos para hacer un buen espectáculo. Sus estilos me gustan porque son de choque.

¿Qué aprendiste de lo ocurrido a Cristofer González?

Nosotros aunque seamos campeones y aunque vayamos de retador jamás ni nunca nos darán la pelea. Cristofer se confió porque como era campeón creía que le darían la pelea. Debemos ir a entregar todo. También a mi me ha pasado que como boxeador uno no puede estar pendiente en el negocio. Uno si se dedica al boxeo y al negocio por estar en las dos cosas no haces nada. El negocio principal es el boxeo. Eso me dejó un aprendizaje. No opino nada de él porque la vida le dará su propia experiencia y sabrá lo que se debe y no hacer. Es joven y tiene un gran futuro.