INE asfixia a empresarios con cierre de gasolineras

Pérdidas millonarias que los pueden llevar a la quiebra son las que enfrentan los concesionarios de seis estaciones de servicio que permanecen cerradas por orden del INE

INEGasolinerascombustible

El cierre extendido de varias estaciones de combustibles desde el 20 de diciembre de 2018, ha provocado millonarias pérdidas. LA PRENSA//J. FLORES

Pérdidas millonarias que los pueden llevar a la quiebra son las que enfrentan los concesionarios de seis estaciones de servicio que desde el pasado 20 de diciembre permanecen cerradas por orden del ente que regula al sector, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

De no autorizarse la pronta reapertura de estos negocios, a estas afectaciones se sumaría el estancamiento de la inversión de hasta seis millones de dólares realizada por los empresarios para la instalación y el equipamiento de dichas gasolineras; además, unos sesenta empleados estarían en riesgo de perder sus empleos.

“Lo que está pasando es que los funcionarios del INE (Instituto Nicaragüense de Energía) regresan de sus vacaciones hasta mañana lunes y hasta que vuelvan van a revisar los casos para dar una respuesta”, dijo uno de los afectados, que pidió omitir su nombre.

Lea además: INE sigue sin explicar cierres de gasolineras

El pasado 20 de diciembre tras una supuesta inspección de rutina, en la que se encontraron leves inconsistencias, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) ordenó el cierre de seis gasolineras, todas ellas ubicadas en zonas estratégicas de Managua, Rivas, León y Chinandega.

Las tres estaciones de servicio cerradas en Managua (Metrocentro, Loyola y Rotonda La Virgen) son concesionarias de Puma. Mientras que las de los departamentos (Rivas, León y Chinandega) son de UNO.

Puede leer: INE permite que distribuidoras de gas para cocinar se embolsen baja del petróleo

Tanto los propietarios de las gasolineras como los representantes de las petroleras aseguraron que por ser leves las inconsistencias señaladas por INE, el cierre sería temporal y confiaban en que la situación se solventará en cuestión de dos o tres días.

Sin embargo, esto no sucedió, y se alargó aún más por la suspensión de labores por motivo de las festividades de Navidad y Año Nuevo, por lo que los afectados esperan que al retomar actividades el lunes 7 de enero, los funcionarios del INE les brinden una respuesta.

Las pérdidas económicas por el cierre de varias estaciones de combustibles ascienden a cientos de miles de dólares.
LA PRENSA/J. FLORES

Venden entre 3 mil y 4 mil galones por día

Mientras tanto los afectados siguen sumando pérdidas, ya que en promedio cada gasolinera vende entre tres mil y cuatro mil galones de combustible por día y el próximo martes completan veinte días de paralización.

Eso implica que cada gasolinera ha dejado de vender entre sesenta mil y ochenta mil galones. Además, cada estación tiene hasta catorce empleados en pista a los que se les tiene que pagar su salario.

También: Crisis sociopolítica debilita rápidamente al córdoba frente al dólar

“Tenemos a los empleados entre vacaciones y cuidando, pero si no tenemos una respuesta del INE se van a ir al desempleo”, dijo otro de los afectados y añadió que económicamente ninguna estación es sostenible solo con la tienda de conveniencia, por lo que de no reabrir las gasolineras tendrían que cerrar también las tiendas.

“Esto definitivamente manda a la quiebra a todos los concesionarios involucrados. Ahorita estamos aguantando porque queremos saber qué pasa, pero si esto sigue así todos nos vamos a ir a la quiebra”, advierte uno de los afectados que prefiere no ser identificado.

Lea: Inestabilidad política ocasiona que Inversión Extranjera Directa caiga 26 % hasta septiembre

Según los concesionarios, dadas las características de las estaciones cerradas, la infraestructura y el equipamiento de cada una requirió una inversión de hasta un millón de dólares y a eso hay que sumarle el valor del terreno, que por su ubicación estratégica también es muy elevado.

“Solo en instalaciones se invierte más de un millón de dólares, son tanques con doble pared y sistemas electrónicos de monitoreo, cada dispensadora, solo las bombas cuestan más de diez mil dólares y a eso hay que sumarle el valor de los terrenos, que en la mayoría de los casos son muy grandes. Por lo que de no ordenarse la reapertura se dejaría una gran inversión estancada”, señala uno de los afectados.

Puede leer: Banpro corta relaciones comerciales con la Policía Orteguista

Por su parte, representantes de las petroleras confirmaron a LA PRENSA que continuarán haciendo los “trámites de rigor” ante el INE y esperan que pronto la situación se resuelva.

No entiende sanción

Los dueños de las gasolineras cerradas por el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) aún no entiende qué motivó esa decisión, ya que las inconsistencias que se señalaron son leves, por tanto no ameritan una sanción de ese tipo.

“En la ley de hidrocarburos hay un escalamiento, primero se establecen amonestaciones y se fijan fechas de cumplimiento, luego vienen las multas cuando no se cumple, pero el cierre solo se da cuando hay situaciones graves como fuga de combustible que afecta o pone en riesgo a la comunidad. Pero esto que hicieron nunca lo había visto y yo llevo muchísimos años en la industria”, asegura uno de los afectados que prefiere no ser citado.

Lea: Prevén dificultades en la producción de granos básicos

El reglamento de la Ley de Suministro de Hidrocarburos —aprobada en 2011— clasifica las infracciones en leves, graves y muy graves, y establece que el Ministerio de Energía y Minas y el INE amonestarán por el incumplimiento, y de no ser cumplidas, conllevarán las medidas correctivas correspondientes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: