Elízabeth Romero: «Si fuera un producto mi eslogan sería Elízabeth Romero, obrera de la tecla»

Tiene 34 años en el periodismo, de los cuales 16 ha estado en LA PRENSA. A semanas de jubilarse, asegura que de no haber sido periodista sería abogada

Elízabeth Romero

LA PRENSA/Cortesía/ Antonio Ramírez Romero

Elízabeth del Socorro Romero Ramos tiene 59 años y el próximo 26 de enero cumplirá los 60. Nació por accidente en Tipitapa, pero dice ser chontaleña de corazón. Hace 34 años empezó en el mundo del periodismo, de los cuales 16 ha estado en LA PRENSA. A semanas de jubilarse, asegura que de no haber sido periodista sería abogada, y se describe como necia, orgullosa e impaciente.

Le puede interesar: Jennifer Ortiz: “Sueño ver a mi Nicaragua libre y próspera”

¿Si fuera un producto, cuál sería su eslogan?

Elízabeth Romero, obrera de la tecla.

Si dirigiera una película, ¿a qué género pertenecería?

Al género de acción y suspenso.

¿Qué es lo que le pone más nerviosa?

Entrevistar a una persona presuntuosa y no poder ponerla en su lugar.

Lea también: Adriana Dorn: “De niña quería ser cantante profesional, pasaba horas practicando mi show de Selena”

¿Qué tipo de personas le asustan más?

Las sabelotodo.

¿Cuál es su mala palabra favorita?

Jodido.

¿Cómo se describiría en tres adjetivos?

Necia, orgullosa e impaciente.

Lea también: Lucero Millán: “De niña quería ser aeromoza”

¿Cuántas tazas de café toma al día?

Tres en la mañana y hasta tres por la tarde.

¿Si no tuviera este oficio qué le hubiera gustado ser?

Abogada.

¿Cuando era niña qué quería ser de adulta?

Cronista deportiva.

Lea: Analaura Sequeira: “Lo más loco que he hecho es pegar la lengua a la nevera del refrigerador”

¿Cuál era su juguete preferido de pequeña?

Las tacitas de té.

Si pudiera viajar en el tiempo, ¿viajaría al pasado o al futuro?

Al futuro, para saber cómo Nicaragua logró su libertad.

Si fuese capaz de cambiar algo en el mundo… ¿qué cambiaría?

La frialdad con que algunos países observan la destrucción de la población de otras naciones, bajo el alegato de no inmiscuirse en los asuntos internos de otros.

Además: Cristiana Frixione: “Soy reguetonera”

¿Cuál es el tema sobre el que le avergüenza saber tan poco?

De arte.

¿Cuál ha sido la caída más graciosa que ha tenido?

Caerme de un caballo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: