Bomberos rescatan el cadáver de un hombre que cayó a un pozo en Santa Teresa, Carazo

Se presume que el infortunado andaba cazando conejos y que no se fijó en el gran orificio que está en una propiedad privada

El pozo era de unos 25 metros de profundidad, estiman rescatistas de los bomberos. LAPRENSA/Cortesía

El Benemérito Cuerpo de Bomberos de Carazo (BCBC) rescató el cuerpo del ciudadano Elio José Espinoza Gutiérrez, de 25 años, quien cayó accidentalmente a un pozo artesiano de aproximadamente 25 metros de profundidad.

“Gracias a Dios no había agua en el lugar… pero sí, el pozo era muy profundo, porque hicimos un cálculo aproximado de acuerdo con la cantidad de cuerdas que se utilizó con el equipo de rescate vertical”, expresó Germán Ñurinda, teniente de dicha institución.

Lea también: Feligreses de Jinotepe rechazan la colocación de altares orteguistas frente a la parroquia Santiago

Se presume que el infortunado andaba cazando conejos y que no se fijó en el gran orificio que está en una propiedad privada. “Esta persona llevaba más de 45 minutos de estar dentro del pozo y a ciertas profundidades el oxígeno es casi nulo, eso pudo haber acelerado su fallecimiento”, dijo el rescatista.

El benemérito cuerpo de Bomberos de Carazo rescató el cadáver de Elio Espinoza Gutiérrez.
LAPRENSA/Cortesía

Extraoficialmente se conoció que Espinoza se convertiría en padre, dado que su esposa tiene ocho meses de embarazo.

Lea más en: Paramilitares del régimen que operaron en Carazo condenados a año y medio de cárcel

Según el paramédico, el cadáver tenía lesiones en el fémur (hueso de la pierna) y se le diagnosticó trauma craneal y de tórax. Explicó que se hicieron labores de resucitación, pero a pesar de los esfuerzos Espinoza, quien era oriundo de Diriamba, falleció. Su cuerpo fue entregado a sus familiares.

Este hecho ocurrió la noche del sábado, de la Farmacia Palacios 600 metros al sur en el municipio de Santa Teresa, cerca del estadio de beisbol.

A una semana de otro fallecido

El pasado 30 de diciembre en la finca conocida como El Asilo, cerca de la comunidad Los Marqueses, en San Marcos, el Benemérito Cuerpo de Bomberos recuperó de una pila de agua el cadáver de José Ramón Sánchez Jiménez, de 26 años.

Le puede interesrar: “Anduvimos apoyando quitando tranques”: Las confesiones de los tomatierras desalojados que fueron paramilitares

Se presume que este ciudadano andaba en estado de ebriedad cuando se fue en el abrevadero, también de gran profundidad.
José Ramón vivía en el barrio Unión Uno, San Marcos.

El médico forense que lo examinó expuso en ese entonces que la causa de muerte fue por sumersión, dado que el infortunado no tenía signos de violencia física.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: