Automatización robótica: nuevo paradigma para las organizaciones

Más que una competencia con las labores realizadas por los colaboradores de una empresa, la automatización robótica de procesos Robotic Process Automation (RPA) ha llegado como una aliada para mejorar la productividad organizacional

Sofia Calderon, Deloitte

Sofía Calderón. Socia Consultora Deloitte

Más que una competencia con las labores realizadas por los colaboradores de una empresa, la automatización robótica de procesos Robotic Process Automation (RPA) ha llegado como una aliada para mejorar la productividad organizacional.

Así lo demuestra la cuarta Encuesta Mundial de Robótica de Deloitte, donde el 95 por ciento de los 530 líderes empresariales encuestados señaló que la implementación de RPA ha mejorado su productividad.

Además, el 93 por ciento de las empresas que ha implementado o ampliado la RPA afirma haber mejorado el cumplimiento, el 81 por ciento asegura haber reducido costos y el 77 por ciento dice que ha logrado mejorar el manejo de la información.

Lea además: Auditoría y automatización

Pero, ¿en qué consiste el RPA? La investigación detalla que es la automatización de procesos basados en reglas con software capaz de ejecutarse desde aplicaciones basadas en web, y sistemas ERP (planificación de recursos empresariales), hasta sistemas de mainframe (sistemas con capacidad de almacenar grandes bases de datos).

nDentro de sus capacidades, abarca la apertura de correos electrónicos y archivos adjuntos, iniciar sesión en aplicaciones web, mover archivos y carpetas, copiar y pegar, rellenar formularios, lectura y escritura en bases de datos, cálculos, extracción de datos estructurados de documentos y estadísticas de redes sociales, entre otros.

De esta manera, según los resultados arrojados en este estudio, los beneficios para las organizaciones y sus colaboradores son múltiples, no solo mejorando la productividad, si no también aumentando ingresos, evitando costos, y rediciendo riesgos, ya que los humanos pueden enfocar sus esfuerzos en procesos que no pueden ser automatizados, al mismo tiempo que los que sí, mejoran la experiencia de los clientes.

Puede leer: Inteligencia Artificial: hacia una metamorfosis financiera

La tendencia de las empresas a adoptar RPA apunta hacia un incremento significativo, en la actualidad un 67 por ciento de organizaciones han comenzado a implementar este tipo de estrategias. Lo que significa un 18 por ciento más que el año pasado.

Sin embargo, existen retos como la fragmentación del proceso, la falta de preparación en tecnologías de información y la de una visión clara que dificultan su escalabilidad. Así lo refleja las cifras: solo un 4 por ciento de las organizaciones cuenta con más de 50 robots, un 27 por ciento está en un proyecto piloto de RPA con menos de 10 robots o ha avanzado a la implementación total con entre 10 y 50 robots.

Es importante que los líderes de las organizaciones reconozcan las tecnologías de automatización como un nuevo paradigma. Este requerirá nuevas formas de trabajar para lograr escalabilidad y por supuesto procurar una organización flexible que facilite la reconfiguración de los puestos de trabajo y la exitosa adopción de estas soluciones.

También lea: ¿Está preparado para trabajar con inteligencia artificial?

Deloitte ha identificado las capacidades necesarias para lograr la escalabilidad y las ha dividido en cuatro tipos que deben de ser considerados en la visión y el modelo de negocio de las organizaciones:

-Personal: tener las habilidades para automatizar a escala y el apoyo de los colaboradores cuyos roles cambiarán.

-Tecnología: desarrollada en un ambiente estable, resistente y seguro, con capacidad de actuar de forma rápida y ágil.

-Datos: con una gobernabilidad proactiva y buena administración de data tanto estructurada como no estructurada.

-Procesos: capacidad de una conducción y actuación diferenciada en el negocio.

La velocidad de ejecución realmente importa en la automatización, por lo que es necesario que las organizaciones fomenten la inversión en nuevas capacidades, y apoyen una cultura de aprendizaje, innovación y formas ágiles de trabajar.

La autora es socia Consultoría de Deloitte 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: