41 años después de su asesinato

Si la dictadura demostró con una furia represiva nunca antes vista que no podía tolerar las protestas ciudadanas, le tenía que llegar el momento al periodismo independiente

Mañana 10 de enero se cumplen 41 años del asesinato de mi padre, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal y el reloj de la historia en Nicaragua no avanza, sino que da vueltas en círculos hacia atrás, al parecer, cada vez más alejados de la república que él anticipaba en su grito de siempre: “Nicaragua volverá a ser república”.

Jamás me hubiera imaginado que un día íbamos a conmemorar esta efemérides con un periodista asesinado, Ángel Gahona, dos periodistas incomunicados en prisión, Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau, y 55 periodistas independientes en el exilio debido al acoso y amenazas de que han sido objeto. Menos aún, con medios como 100% Noticias clausurados y confiscados, así como las instalaciones de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche de su hijo menor, mi hermano Carlos Fernando, que en un tiempo fue en ferviente defensor de la revolución sandinista.

Nicaragua se queda poco a poco sin periodistas independientes, los últimos que han abandonado el país entre el fin del trágico año 2018 y los primeros días del 2019 son Héctor Rosales, Gerald Chávez, Yelsin Espinoza y Noel Gallegos. Si la dictadura demostró con una furia represiva nunca antes vista que no podía tolerar las protestas ciudadanas, le tenía que llegar el momento al periodismo independiente, que ha sido su última víctima en esta nueva etapa represiva, sin precedentes en la accidentada historia de Nicaragua.

Que mi padre descanse en paz en el cementerio, mientras luchamos por el nacimiento de su nueva república, donde entre otras cosas, la noble profesión que él ejerció —el periodismo— sea respetada y valorada en toda su dimensión.

En honor a su memoria y a todos los periodistas libres de Nicaragua cito textualmente un extracto de su discurso en 1975 ante la Asociación de Periodistas de Guatemala que casualmente le otorgaba el Premio Libertad de Prensa.

“La libertad de prensa es el sustrato básico sobre el cual se asienta la vigencia efectiva de todos los derechos fundamentales de la persona humana. Sin libertad de prensa, no hay libertad de conciencia; sin libertad de prensa, no hay libertad de pensamiento; sin libertad de prensa, está disminuido incluso el derecho a la vida. Sin libertad de prensa, no hay libertad”.

“Pero la libertad en sí misma, y ese es el gran problema de todos los tiempos, no puede ser una simple ficción jurídica, un concepto semántico, sino que debe tener una existencia social concreta, y de allí que necesite para existir de una activa militancia, que ponga todo su esfuerzo y sus cincos sentidos en conquistarla diariamente”.

Para conmemorar esa lucha, a 41 años de su asesinato, la Fundación Violeta Barrios de Chamorro dedica el día de hoy la XIII edición del Premio a la Excelencia Periodística Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, a los valientes periodistas nicas en prisión, asediados o forzados al exilio y en memoria de Ángel Gahona.
¡Nicaragua volverá a ser República!

El autor es periodista, exministro y exdiputado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: