Real Madrid busca una vía de escape ante Leganés en Copa del Rey

La segunda unidad madridista será la encargada de intentar reconducir nuevamente el rumbo en una temporada repleta de altibajos

Brahim podría entrar en escena. LAPRENSA/ EFE

El Real Madrid pretende encontrar en la Copa del Rey y el reencuentro con su último verdugo en la competición, el Leganés, una vía de escape a su mal inicio de año en Liga, con un solo punto ganado de los seis disputados, que le deja a diez del Barcelona e inmerso en una nueva crisis.

La segunda unidad madridista será la encargada de intentar reconducir nuevamente el rumbo en una temporada repleta de altibajos. El empate en la visita al Villarreal y la derrota en el Santiago Bernabéu frente a la Real Sociedad, dejan en el olvido la imagen de autoridad mostrada para conquistar el Mundial de Clubes y devuelve de golpe todos los problemas de un equipo ante una afición desencantada.

Con jugadores importantes alejados de su versión, errores de concentración en los inicios de partido y una preocupante falta de puntería, el Real Madrid ha ido desenganchando a sus seguidores que dejan un Bernabéu cada encuentro más vacío. No se espera un cambio ante el Leganés, a las 2:30 p.m., de un miércoles, y con solo la esperanza de ver jugar a Vinicius.

Vinicius, engancha

El brasileño firmó su mejor actuación en su primera titularidad en Liga y todo apunta a que repetirá de inicio ante el Leganés en un Real Madrid plagado de bajas. Toni Kroos, con una lesión muscular, es el último en entrar a una enfermería en la que se encuentran Gareth Bale, Marco Asensio, Mariano y Marcos Llorente. Además tienen molestias Thibaut Courtois y Raphael Varane.

Solari dará paso a la segunda unidad en la competición que le ha quedado a Keylor Navas para jugar únicamente. Con una defensa nueva con Odriozola, Nacho, Jesús Vallejo y Reguilón, las bajas pueden provocar que los dos titulares indiscutibles que jueguen sean Casemiro y Benzema. Junto a ellos estarían Ceballos, Isco, Vinicius y un Lucas Vázquez que jugaría al estar sancionado en Liga por su expulsión.

Casi un año después de que el Leganés eliminase al Real Madrid en los cuartos de final de la Copa del Rey, busca otra gran noche para su historia en la ronda de octavos de la competición copera. Afronta la cita con la idea de repetir la gesta y de progresar en un torneo que el año pasado le dio grandes satisfacciones. Todo ello sin descuidar la Liga, pues se encuentran a solo dos puntos de los puestos de descenso.

Un mal inicio

El Leganés comenzó el año con derrota a domicilio ante el Espanyol, un resultado adverso que puso fin a una racha positiva de nueve encuentros oficiales sin perder con la que cerró el 2018. Así pues su objetivo es recuperar las buenas sensaciones en un escenario que ya visitaron este curso, cayendo por 4-1 en un partido que llegaron a igualar gracias a un penalti transformado por Guido Carrillo.

Por lo que respecta a los precedentes, será la cuarta ocasión que Real Madrid y Leganés crucen sus caminos en Copa. Las dos eliminatoria disputadas a partido único fueron para los blancos, una de ellas tras recurrir a una prórroga, mientras que la que tuvo lugar a doble partido cayó del lado leganense.

El técnico Mauricio Pellegrino cuenta con varias bajas. No podrá contar por una cláusula en su contrato los madridistas cedidos Andriy Lunin y Óscar Rodríguez, quien además se ha ausentado de los dos primeros entrenamientos de la semana por un proceso gripal. A ellos se unen en la lista de ausencias los lesionados Alexander Szymanowski, Michael Santos y Ezequiel Muñoz pese a que este último ya trabaja con el grupo. Asimismo también se caerá de la convocatoria por problemas estomacales Diego Rolan mientras que Raúl García no participó de la sesión previa por cuestiones personales.