Manauris Báez desconcertado: «Nunca tuve problemas con Julio Sánchez; siempre estuve disponible»

Manauris Báez debería estar pendiente de la ronda de refuerzos de este miércoles, era uno de los mejores brazos de la Liga Profesional.

Manauris Báez fue el líder de la rotación de los Indios del Bóer durante esta temporada en la Profesional. LAPRENSA/ JADER FLORES

Manauris Báez debería estar pendiente de la ronda de refuerzos de este miércoles, era uno de los mejores brazos de la Liga Profesional. Control, seguridad y un repertorio de lanzamientos que lo colocaron rápidamente como primero en la rotación del Bóer. Sin embargo, está pensando en el vuelo que debe tomar de regreso a República Dominicana.

La mañana del domingo pasado todo cambió. Recibió la notificación que no seguiría en el equipo junto a Juan Joel Silverio por “indisciplina y displicencia”.

“Yo les preguntaba pero qué era lo que había hecho porque nunca hice nada para perjudicar al equipo. Siempre fui respetuoso con Julio Sánchez y mis superiores y en el terreno entregaba todo. Al reclamarles, modificaron lo del comunicado. El asunto es que yo ni sabía que era displicencia. Tuve que ir a buscarla a internet y nunca he sido así. Todos me conocen que yo estoy disponible en cualquier momento. El año pasado lanzaba hasta con tres días de descanso”, explicó.

Te puede interesar: Tigres dejan tendido al Bóer y van a la final por tercera vez seguida

El significado de displicencia se refiera a “una actitud indiferente y de desagrado hacia alguien”. Sin embargo, hasta el momento el pelotero sigue atónito. “Nunca me negué a nada. Quiero agradecer a la fanaticada y a todos los que confiaron en mí. Me golpea el hecho que no seguiré lanzando porque me hubiera gustado tener otra apertura”, agregó Báez. En relación a regresar a Nicaragua para la próxima liga aseguró: “Soy un empleado y siempre y cuando hablen conmigo y podamos conversar, juego con cualquier equipo. Yo trabajo y trato de dejar una buena impresión”, relató el pelotero dominicano.

Báez quedó con tres victorias, tres derrotas, permitió dos cuadrangulares y ponchó a 12 en 35 entradas lanzadas y tuvo una efectividad de 3.60. Y a pesar de su única apertura en la semifinal donde salió con un jonrón con bases llenas de Edgar Montiel en el primer episodio no perdió el entusiasmo. “Hay salidas malas y otras buenas y creo que los dos días libres me pudieron afectar. Fallé pero estaba listo para volver”, indicó el derecho.

También Juan Joel Silverio se vio afectado. La figura de mayor peligro en la alineación capitalina fue desmembrada por su misma directiva al cancelarle el contrato. Líder en cuadrangulares con seis y segundo en empujadas de su equipo con 20 tampoco hizo el viaje a Chinandega donde los Tigres avanzaron a la final.

“Él está tranquilo y quien lo recomendó fui yo y hablé con él y le explique las cosas y quizá no esté de lo más contento. Esa es su forma de juego, él se ve relajado y es un tipo que ha estado en entrenamientos de Grandes Ligas y cuando juegas bajo presión tienes que estar relajado. Pero Silverio tiene la misma entrega siempre”, señaló Báez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: