Orteguismo reelige a Gustavo Porras como presidente de la Asamblea Nacional

Los orteguistas ignoraron la propuesta de que fuese Azucena Castillo, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), quien presidiera la Asamblea

Asamblea Nacional

La junta directiva de la Asamblea Nacional. LA PRENSA/Uriel Molina

La aplanadora del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) junto a sus aliados del Partido Liberal Independiente (PLI), la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y la Alianza por la República (Apre) y seis del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) reeligieron este miércoles al orteguista Gustavo Porras como presidente de la Asamblea Nacional para el período de enero 2019 a enero de 2021.

Los orteguistas ignoraron la propuesta de que fuese Azucena Castillo, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), quien presidiera la Asamblea.

Lea más en: Gobierno de Donald Trump analiza la expulsión de Nicaragua del Cafta, según medios estadounidenses

Durante la presentación de candidaturas, Porras quedó reelecto con 81 votos, nueve en contra y una abstención. La candidatura de Porras, leal a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, la respaldaron seis diputados del PLC, quienes pactaron para que María Haydée Osuna, presidenta de ese partido conservara la tercera vicepresidencia del parlamento.

LA PRENSA/Uriel Molina

Igualmente fueron reelectos los otros seis miembros de la directiva parlamentaria quedando los cargos repartidos bajo el pacto entre el FSLN con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el Partido Liberal Independiente (PLI), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y la Apre.

De los siete directivos, cinco los retuvo el orteguismo y son Porras como presidente; Maritza Espinales en la primera vicepresidenta, como segunda vicepresidencia Gladys Báez y la segunda secretaría con Wilfredo Navarro.

Puede leer: La dictadura responde con propuestas fantasiosas a la crisis en Nicaragua

El pacto les garantizó la tercera vicepresidencia al PLC quedando otra vez Osuna, y la tercer secretaría repite Alejandro Mejía Ferreti de la PLI-ALN-Apre.

Vinculación en represión

El diputado Porras es uno de los operadores políticos más cercanos de la pareja de dictadores  Ortega y Murillo pues se asegura que en la Asamblea solo se aprueban las leyes que interesan al régimen. Además, es el secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) brazo opresor contra los sectores que no apoyan las políticas de la dictadura.

Con la elección de la junta directiva, este 9 de enero, inició la XXXV sesión parlamentaria. A Porras lo propuso para repetir de presidente de la Asamblea el jefe de su bancada del FSLN, Edwin Castro diciendo que ha “tenido posiciones conciliadoras” los dos años anteriores y ha ejercido “una administración excelente”.

Castro no mencionó que cuando Porras asumió la presidencia en 2017 se despidió a decenas de trabajadores, se han recortado varios beneficios laborales en la Asamblea y se les obliga a participar en los actos del FSLN.

José Antonio Zepeda, también legislador orteguista, dijo que Porras merecía seguir al frente del Parlamento porque “ha demostrado su sensibilidad humana”. Mientras la orteguista Argentina Parajón lo presentó como “un defensor de los derechos de los trabajadores”.

Zepeda, secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden) y Parajón directiva de Fetsalud -ambas agrupadas en el FNT- obviaron decir que ellos ni Porras han defendido a los cientos de empleados públicos como docentes y médicos que, desde abril, han sido despedidos del Estado por haber apoyado las marchas ciudadanas y oponerse a la represión del régimen de Ortega-Murillo.

En la sesión ningún diputado recordó que Porras es de los altos funcionarios del régimen mencionados en el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de haber posiblemente entramado y ejecutado el plan que causó una serie de crímenes contra las protestas ciudadanas, y que se plantea que los señalados sean investigados por su vinculación directa en la represión.

Pleito en el PLC

Ayer en la sesión de inauguración del trabajo de la Asamblea, el FSLN no dejó pasar la propuesta de que fuese Azucena Castillo, del PLC, quien presidiera la Asamblea. Pero incluso seis liberales, entre ellos la presidenta del partido María Haydée Osuna votaron a favor de Gustavo Porras y no respaldaron a la candidata de su propia bancada.

Fueron nueve diputados que votaron en contra de que Porras retuviera la presidencia de la Asamblea, entre ellos siete del PLC más el del Partido Conservador, Alfredo César y el de Yatama, Brooklyn Rivera.

Osuna además votó a favor de que Wilfredo Navarro repitiera  como segundo secretario del Parlamento, contradiciendo la postura del resto de su bancada que votó en contra.

La postura de Osuna provocó que tres del PLC se abstuvieran para no votar a favor de que ella fuese la tercera vicepresidenta del parlamento. María Fernanda Flores, esposa del caudillo del PLC Arnoldo Alemán, Azucena Castillo y Maximino Rodríguez no apoyaron a Osuna y tampoco lo hizo Rivera de Yatama.

Le puede interesar: Rector de Incae: “Nicaragua sufre una crisis de valores, de falta total de institucionalidad, de derechos humanos”

Ley de “reconciliación” en espera

La bancada del FSLN no introdujo ayer en la Asamblea la propuesta de la Ley de “reconciliación” ideada por la cogobernante, Rosario Murillo como se había anunciado. De acuerdo a fuentes legislativas el proyecto está siendo revisado por el Gobierno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: