Estados Unidos deporta a 63 nicaragüenses

“Hay mucha incertidumbre. Responsabilizamos al Gobierno de Estados Unidos si mandan a estos nicas a exponerse que los asedien, que los procesen porque aquí en Nicaragua no hay justicia”, dijo Marcos Carmona, director de la CPDH

Nicaragua es uno de los países que menos inmigrantes deportados de EE.UU. registra. LA PRENSA/ ARCHIVO

Las autoridades migratorias de Estados Unidos deportaron este miércoles a 63 nicaragüenses indocumentados, de los cuales algunos pasaron meses detenidos en el país norteamericano a la espera de su retorno.

Los deportados llegaron al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino de Managua en un vuelo directo del Servicio de Inmigración de Estados Unidos, informó el Ejecutivo nicaragüense a través de medios oficiales.

Los 63 deportados fueron recibidos por funcionarios de los ministerios de la Familia, de Gobernación y de Salud, así como por la Policía Orteguista, y al llegar recibieron alimentos y artículos de aseo personal, de acuerdo con la información oficial.

Le puede interesar: Desaparecen cinco nicaragüenses que fueron deportados de Estados Unidos

Además, dinero supuestamente para trasladarse a sus lugares de origen. Cerca del 20 por ciento del total de la población del país, calculada en 6.3 millones de habitantes, vive en el extranjero, principalmente en Estados Unidos y Costa Rica, y la mitad de ellos lo hacen indocumentados, según diversas fuentes.

Antes de la deportación, organismos de derechos humanos habían expresado su preocupación por la suerte que podrían tener estas personas, a quienes caracterizaron como personas que huyen desde hace meses de la represión del régimen de Daniel Ortega.

Incertidumbre

“Hay mucha incertidumbre. Responsabilizamos al Gobierno de Estados Unidos si mandan a estos nicas a exponerse que los asedien, que los procesen porque aquí en Nicaragua no hay justicia”, dijo Marcos Carmona, director ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), antes que se conociera la noticia de la efectiva deportación.

La semana pasada un representante de la CPDH en Miami, Róger Castaño, expresó que unos veinte nicaragüenses serían deportados a Nicaragua por no estar legales, pero Carmona aseguró que podrían ser más, porque había otros nicaragüenses detenidos en el estado de Luisiana.

Lea además: Esposados y de regreso a un país en el que no han vivido en décadas: así es la vida de los salvadoreños deportados de Estados Unidos

De acuerdo con una familiar de uno de los nicas detenidos el 23 de diciembre en Texas y trasladado a Miami, este fue entrevistado el martes 8 de enero por oficiales de Inmigración de Miami, donde pudo relatar el asedio del que fue víctima en Nicaragua por haber participado en protestas cívicas contra el régimen orteguista en Matagalpa, de donde es originario.

Según informó a su familiar este autoconvocado de 32 años, el día de su entrevista también estaban otros 15 muchachos nicaragüenses en la misma situación.

“Me dijo que unos seis jóvenes que están detenidos en Inmigración no tienen pruebas a disposición que respalden su participación en las protestas y esto complica su situación”, dijo la familiar.

La información sobre estos casos se ha estado manejando con mucho sigilo, por el peligro que corren al ser deportados a Nicaragua. Por eso los familiares que tienen recursos económicos han tenido que pagar abogados para recibir información a través de ellos, pero otros están desamparados, explicó la matagalpina.

El temor es que las autoridades nicas los trasladen a cárceles una vez que estén en el país.

Orden de deportación

El pasado 3 de enero supuestamente habrían deportado a unos veinte nicaragüenses de Estados Unidos
hacia Nicaragua, según dijo en conferencia de prensa Róger Castaño, representante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) en Miami. Después se manejó que tienen la orden de deportación, pero aún no habían sido trasladados, según la CPDH en Nicaragua.

Según Castaño, los nicas se encontraban en el Broward Transitional Center de Inmigración y Aduanas (ICE) en
Pompano Beach, condado de Broward.

Lea también: Van 56 nicaragüenses deportados en este año 2018 de Estados Unidos

Los deportados habían llegado a Estados Unidos en los últimos meses para pedir asilo político. “Algunos viajaron en avión y otros entraron por la frontera”, precisó el defensor de derechos humanos.

Desintegración familiar

Ante el asedio del régimen de Daniel Ortega, a través de la Policía Orteguista, hordas paramilitares y
estructuras políticas en los barrios marcan con la leyenda “plomo” las casas de quienes ayudaron a levantar una barricada, dieron de comer o beber a quienes estuvieron en un tranque. Miles de nicaragüenses tuvieron que dejar sus hogares para proteger sus vidas tras reclamar a Ortega democracia y el cese de la violencia. Unos viajaron a Costa Rica, otros a Panamá y algunos a México y Estados Unidos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: