Hechos para solución de la crisis

Muchos quisieran que la solución estuviera a lo inmediato, pero creo que va a tomar tiempo y que tanto el Gobierno como la oposición tienen que planear verdaderas propuestas de paz

Sigo insistiendo en que nuestro compromiso debe de ser la restauración del diálogo para resolver la crisis que nos agobia. Muchos quisieran que la solución estuviera a lo inmediato, pero creo que va a tomar tiempo y que tanto el Gobierno como la oposición tienen que planear verdaderas propuestas de paz.

Hay algunos hechos ocurridos recientemente que inciden en la solución de la crisis.

Es el caso de que El Salvador esté ocupando la presidencia del Consejo Permanente de la OEA (dura 3 meses su período). Esto a mi manera de ver, retrasa cualquier votación a fondo en dicho organismo de la aplicación de la Carta Democrática. Para convocar a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y tratar el tema de Nicaragua, solo se requiere mayoría absoluta (actualmente se cuenta con dichos votos), pero para que cualquier resolución sea aprobada se requiere 24 votos. Esto le permite al gobierno espacio para negociar.

Por otro lado, la aplicación de la ley norteamericana conocida como Nica Act llevará su tiempo ser implementada. En el mejor de los casos, los Estados Unidos podrán bloquear cualquier préstamo, o quizás desembolso en el Banco Interamericano. Estamos hablando de unos 150 millones de dólares. Pero dudo mucho que esa misma acción se pueda dar el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), en donde están en juego unos 500 millones de dólares, a menos que se aplique la Carta Democrática; lo que permite a la iniciativa privada y a otros sectores, ejercer más presión en busca a una verdadera negociación.

Hay un hecho que se ha comentado poco y es la presencia del presidente de Honduras en la toma de posesión del presidente del Brasil Jair Bolsonaro, donde se reunió con los jefes de Estado de Israel, y Chile, comprometiéndose a trasladar la embajada de Honduras a Jerusalén. Claramente estamos viendo la configuración de un nuevo sistema de alianzas que se va perfilando en América: Washington, Bogotá, Brasilia, ahora se le agrega Jerusalén. La pieza centroamericana podría ser Honduras, como respuesta a la internacionalización de la crisis venezolana que cuenta con la presencia de Cuba, Rusia e Irán. Dicha visita tiene un doble propósito, según el politólogo hondureño doctor Víctor Meza: “lo que pretende el presidente Juan Orlando Hernández es: 1) Obtener respaldo militar técnico de Israel y satisfacer de ese modo a los militares. 2) Satisfacer a los Estados Unidos y reduciendo así la presión por el asunto de su hermano y la influencia del narco”. Con tal jugada diplomática, Honduras se vuelve más proclive a cualquier esfuerzo norteamericano.

Hay tiempo todavía para buscar caminos de entendimiento, hoy más que nunca debemos de ser creativos, trabajemos por la paz.

El autor es abogado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: