Quieren matar a LA PRENSA

El problema no es que no haya papel y que falten los demás insumos para la producción. Lo que pasa es que la dictadura los está reteniendo arbitrariamente en la Aduana

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

Durante casi 93 años, desde su fundación el 2 de marzo de 1926, LA PRENSA ha sido impresa, salido a la calle y llegado puntualmente a sus lectores.

LA PRENSA solo ha suspendido su publicación por fuerza mayor, es decir, censuras, cierres violentos ordenados por regímenes dictatoriales, terremotos y hasta el bombardeo a sus instalaciones perpetrado por la dictadura somocista cuando se defendía de la insurrección armada de los sandinistas.

Pero ahora LA PRENSA podría dejar de imprimirse por falta de papel y otros insumos indispensables para su impresión. Y en la misma situación apremiante se encuentra el popular diario Hoy, que pertenece al Grupo Editorial La Prensa S.A.

El problema no es que no haya papel y que falten los demás insumos para la producción. Lo que pasa es que la dictadura los está reteniendo arbitrariamente en la Aduana. El presidente y director de LA PRENSA, ingeniero Jaime Chamorro Cardenal, explicó en la edición de este jueves 10 de enero —significativamente el día del 41 aniversario del asesinato del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal— que todos los trámites legales para el desaduanaje del papel y los demás insumos han sido cumplidos correctamente, pero las autoridades no los quieren entregar.

Inclusive, para evitar más atrasos LA PRENSA ha pagado impuestos por insumos que son exonerados por disposición constitucional y a pesar de eso los materiales permanecen retenidos en Aduana Central, lo que demuestra que se trata de una perversa voluntad política del régimen. No es una simple ineficiencia burocrática, propia de los regímenes autoritarios. Lo que sucede es que hay una intención deliberada de menoscabar la libertad de expresión y de información y de atentar contra LA PRENSA, inclusive de matarla.

La dictadura quiere asesinar a LA PRENSA lo mismo que otra dictadura asesinó a su director mártir, el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal. El Frente Sandinista siempre ha sido enemigo de la libertad de expresión y de prensa, y por lo consiguiente del Diario LA PRENSA. En la represión contra este periódico, la dictadura sandinista de los años ochenta fue más feroz e implacable que la dictadura somocista. También quiso matarla por falta de papel, pues no entregaba las divisas necesarias para comprar la materia prima en el exterior. Pero LA PRENSA pudo sobrevivir por el apoyo de los nicaragüenses y también gracias a la solidaridad de instituciones gubernamentales y no gubernamentales de países democráticos.

Según ha dicho don Jaime Chamorro Cardenal, “LA PRENSA busca alternativas para que los insumos que posee en inventario alarguen un poco la vida de las ediciones impresas de los diarios LA PRENSA y Hoy”.

Esperamos que se resuelva este problema. No se puede matar la verdad, ni las ansias de libertad, justicia y democracia, matando a los periodistas ni a los periódicos. De manera que tenemos esperanza y fe en que también esta adversidad LA PRENSA la podrá vencer.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: