Consejo Permanente de la OEA cumple primer paso de la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua

El artículo 20 de La Carta Democrática Interamericana establece como primer paso la convocatoria del Consejo Permanente para una "apreciación colectiva de la situación" del país.

Con un llamado del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y una explicación del secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el organismo regional siguió los pasos para la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua.

La clave del proceso está explicado en el artículo 20 de la Carta Democrática y en el 21, donde se contempla la expulsión una vez que hayan fracasado las gestiones diplomáticas en el caso de un país adonde se considere que se haya roto el orden democrático.

Almagro reforzó su solicitud de aplicar la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua con la presentación del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el cual detalla las violaciones de derechos humanos cometidas en el país desde el 18 de abril pasado.

Lea también: Consejo Permanente de OEA continuará proceso de aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua

El informe fue leído por el secretario general de la CIDH, Paulo Abrão, ante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente, que se realizó este viernes a solicitud de Almagro.

La explicación de Almagro

Esta sesión del Consejo Permanente de la OEA fue el primer paso en el proceso de la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática a Nicaragua, que implica una “apreciación colectiva” de la situación del país centroamericano.

Durante su intervención, Almagro expuso un análisis del artículo 20 de la Carta Democrática, en el que dijo que “es difícil imaginar que un gobierno venga a autodenunciarse por alterar gravemente el orden democrático”.

El funcionario manifestó que por eso la Carta Democrática confirió a cualquier otro Estado o al secretario general de la OEA, la posibilidad de poner en marcha los mecanismos de asistencia ante el quebrantamiento del orden democrático.

También: (AUDIO) Radio Francia Internacional entrevista al exmagistrado Rafael Solís

El secretario general de la OEA recordó que los establecimientos de la Carta Democrática son normas internacionales acordadas por los Estados miembros, que deben ser cumplidas, respetadas y defendidas. Negó que el cumplimiento del artículo 20 viole el principio de no intervención en los asuntos internos de un país, en clara alusión al argumento que esgrime el Estado de Nicaragua de que la iniciativa de Almagro es una intervención extranjera.

“A criterio de esta Secretaría General, la crisis de Nicaragua justifica plenamente la invocación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana. Esto hecho con criterio constructivo, procurando alcanzar soluciones, de encontrar acuerdos, utilizando los mecanismos existentes. En la democracia no puede existir represión, ni violación de derechos humanos a opositores, estudiantes, políticos, campesinos, civiles y menores de edad, abusos que se han intensificado (en Nicaragua), según el informe del Meseni (Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua)”, dijo Almagro.

Informe de CIDH

Luego de estas explicaciones, Almagro cedió parte de su tiempo a Abrão para que leyera el informe de la CIDH, el cual refleja las violaciones de derechos humanos en Nicaragua desde abril de 2018.

Abrão reafirmó que la situación de crisis en Nicaragua, causada por la represión a las protestas civiles, ha afectado el estado de derecho y la democracia nicaragüense.

Además: Luis Almagro pide sesión del Consejo Permanente de la OEA para considerar situación de Nicaragua.

El informe de la CIDH reporta por lo menos 375 personas asesinadas, más de dos mil personas heridas, quinientas personas detenidas y enjuiciadas, alrededor de trescientos profesionales de la salud despedidos de sus empleos y la suspensión de al menos 144 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).

Abrão dijo que el informe de la CIDH también está reforzado por las constataciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que confirmó los ataques sistemáticos a la población, y aseguró que corresponden a crímenes de lesa humanidad, avalados por el Estado de Nicaragua.

El canciller Denis Moncada Colindres llamó “golpista” a Almagro, agente de Estados Unidos, destructor de los principios de la OEA.

El procedimiento

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, solicitó en diciembre convocar a lo inmediato esta sesión del Consejo Permanente, para considerar la situación de Nicaragua, en cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 20, el cual establece que “en caso de que un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente, para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”.

Lo siguiente, según el artículo 20, es que el Consejo Permanente, de acuerdo con la situación, “podrá disponer la realización de las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática”.

Luego se explica que “si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para que esta adopte las decisiones que estime apropiadas”.