El premio Pedro Joaquín Chamorro Cardenal

Para nosotros en la FVBCH todos los periodistas presos, los más de 50 forzados al exilio o perseguidos, como mi hermano Carlos Fernando temiendo por su integridad física, o asesinados como Ángel Gahona, vuelven a ser los Pedro Joaquines de ayer

Cartas al director

Cuando me dijeron que los antimotines estaban rodeando Hispamer para intimidar la asistencia a la XIII edición del Premio a la Excelencia del Periodismo Nacional “Pedro Joaquín Chamorro Cardenal”, me imaginé el miedo que sienten Ortega y Murillo frente a los ideales de mi padre que son los mismos del pueblo azul y blanco. Entendí que un homenaje a los periodistas independientes y con ellos a la libertad de expresión, era como levantar la cruz de un sacramento frente a fuerzas del mal que salieron espantadas en cientos de hombres vestidos de negro.

A pesar de ello continuamos con nuestro programa de entregar el premio de mayor importancia para el periodismo nacional. Lo hicimos con dos sentimientos encontrados: Por un lado sintiendo el mismo dolor que vivimos hace 41 años cuando enterramos a mi padre asesinado bajo el terror de una dictadura represiva y sin escrúpulos como la que vivimos ahora. Y por otro, con la esperanza y seguridad que ¡Nicaragua volverá a ser República! Una república con las cárceles vacías de presos políticos, sin exiliados, libertades públicas, elecciones libres y alternabilidad en el poder, un Estado de Derecho bajo el imperio de la ley igual para todos, justicia social y desarrollo económico con seguridad jurídica y ciudadana.

Lo afirmo no por instinto de mujer, sino con el fundamento de lecciones aprendidas en nuestra historia. Una de estas es que cuando las dictaduras se han ensañado contra el sacramento de la libertad de expresión que este pueblo profesa y defiende a cualquier costo como lo hizo con mi padre frente al somocismo, LA PRENSA y la Corporación durante el sandinismo en los 80 y como lo hacen hoy periodistas independientes, es cuando los dictadores llegaron a su punto más débil.

Se realizan arrinconados en sus fortalezas de piedras y saben que estas están siendo rebasadas por una gigantesca cadena de conciencias democráticas que en todas sus expresiones les está gritando: “Basta ya de corrupción, de abuso con la necesidad social. Basta ya de utilizar el poder contra una ciudadanía que solo quiere paz y progreso para sus hijos”.

Para nosotros en la FVBCH todos los periodistas presos, los más de 50 forzados al exilio o perseguidos, como mi hermano Carlos Fernando temiendo por su integridad física, o asesinados como Ángel Gahona, vuelven a ser los Pedro Joaquines de ayer, Héroes y Mártires de la Libertad de Expresión. En las paredes de Hispamer colgamos sus nombres para recordarnos, como me dijo por teléfono Luis Galeano, en representación de la voz de los exiliados: “Seguimos presentes, vamos a seguir honrando el ejemplo de Pedro Joaquín Chamorro C., desde las trincheras y circunstancias que estemos, no vamos a claudicar en responder a la aspiración de todo un pueblo decidido a romper el yugo impuesto por Ortega y Murillo”.

Todos ellos llevan escrito en el alma y en el cuerpo el gran reportaje de estos meses que la dictadura quiere borrar institucionalizando el silencio y la mentira. Las historias de estos periodistas recogen los ideales de más de 300 ciudadanos asesinados, la de más de 500 presos políticos y de los cientos de ciudadanos que se han visto obligados al exilio o están siendo allanados y perseguidos.

En su servicio profesional han sido fieles a una vocación, la de ser periodistas, una profesión comprometida con la democracia, los derechos humanos y las libertades públicas. Su valentía ha sido sin límites para conservarse independientes a cualquier costo. Y al reconocer la labor de estos profesionales, rendimos tributo a la primera de todas las libertades, que es la libertad de prensa, la libertad de expresión.

Decimos la primera de todas, porque sin ella no hay libertad de acción política, ni libertad de asociación, ni libertad de empresa, ni de reunión, ni electoral. Como dijo Pedro Joaquín Chamorro Cardenal: “Los periodistas representan la primera avanzada del pueblo por su democracia”. Por tanto en su nombre, honor a quienes honor merecen.

La autora es periodista. Directora ejecutiva de la FVBCH.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: