Gioconda Belli urge nueva etapa de lucha del movimiento autoconvocado en Nicaragua

Mediante su escrito, Belli reconoció que muchos sandinistas, liberales o conservadores, reconocieron sus propios fallos y evolucionaron

Gioconda Bell. LAPRENSA/Roberto Fonseca

Urge definir una instancia que aglutine y legitime al movimiento autoconvocado, además de designar representantes que definan las aspiraciones de cada grupo; esa “es una tarea pendiente, es una tarea urgente”, alertó la poeta Gioconda Belli, mediante una reflexión compartida en sus redes sociales.

En la lucha cívica nicaragüense el pueblo es el protagonista. Durante meses, las protestas se han caracterizado por la ausencia de líderes visibles y la ausencia de estructuras que respondan a organizaciones. Fueron los estudiantes universitarios unos de los principales protagonistas del estallido de abril, violentamente reprimido por el régimen que desde septiembre prohibió las manifestaciones y ha intensificado el terror.

Lea además: Confesión de Rafael Solís en su carta de renuncia invalida juicios de presos políticos

Sin embargo, Belli explica que para la próxima etapa de la lucha se debe definir los eslóganes de la resistencia.

“Necesitamos consenso sobre qué entendemos por ‘democracia, por libertad’ o, por ejemplo, esto de ‘ni perdón, ni olvido’”, increpó la poeta.

Puede leer más en: Nicaragüenses exiliados se manifiestan en varios países contra el régimen orteguista

Mediante su escrito, Belli reconoció que muchos sandinistas, liberales o conservadores, reconocieron sus propios fallos y evolucionaron.

“Muchos, desde somocistas a sandinistas, desde liberales a conservadores, hemos reconocido errores, hemos abandonado determinados comportamientos y engrosado las filas del descontento y la condena hacia los crímenes que hoy comete la dictadura Ortega-Murillo. Que hayamos recapacitado, evolucionado y comprendido el sufrimiento del otro, la injusticia cometida contra la otra, es una señal de crecimiento, de avance hacia un estado de ánimo y de conciencia que ha permitido, a través del tiempo, una verdadera reconciliación entre los nicaragüenses que, por años, estuvimos en aceras contrarias”, se lee.

Lea más en: Exmagistrado advierte más renuncias de funcionarios en Nicaragua

El ejemplo que cita Belli es la renuncia reciente del exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, quien mediante su carta de dimisión botó el discurso del golpe de Estado que el régimen diseñó para deslegitimar la lucha cívica.

Belli explicó que “una denuncia como la suya (Solís), tiene valor. En la medida en que contribuye al resquebrajamiento del régimen, en que cuestiona desde dentro las estructuras de poder capaces de asolar el país y sumirlo en las honduras de una dictadura sanguinaria, tiene un valor incuestionable”, expuso en su reflexión.

Pero esta nueva etapa a la que se refiere Belli incluye una comisión de la verdad en aras de justicia.

Puede leer también: Así construyó Daniel Ortega su dictadura en Nicaragua desde 2007

Carlos Tünnermann Bernheim, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y Democracia, explicó que una vez que se produzca un cambio de gobierno en el país va a ser necesario la instauración de esta comisión para establecer con claridad quiénes son responsables.

La verdad es importante, dice Tünnermann Bernheim, para definir quiénes realmente participaron o fueron cómplices de los crímenes cometidos. Según organismos de DD. HH., la represión dejó más de 325 muertos.

Verdad y justicia

El doctor Ernesto Medina, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, explicó que es fundamental la creación de una comisión de la verdad, ya que es necesario que todos los nicaragüenses conozcan lo que ha sucedido en el país, y quiénes son los responsables. Una vez que se conozca la verdad sigue la justicia. Consideró que las personas que han tenido responsabilidad directa tendrán que ser procesadas.

Además: Estados Unidos afirma que es hora de iniciar un nuevo gobierno en Venezuela