«Es un traidor», la reacción del orteguismo ante la renuncia de Rafael Solís

En las redes sociales los orteguistas no pasan de llamarlo traidor, vendepatria, vendido, oportunista, entre otra serie de descalificaciones y epítetos sin mayores argumentos

Rafael Solís, Daniel Ortega

Rafael Solis fue padrino de bodas de Daniel Ortega y Rosario Murillo. La imagen es de 2009. LA PRENSA/Manuel Esquivel/Archivo

La renuncia de Rafael Solís a su cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y a la militancia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ya es calificada de traición por los funcionarios que apoyan al régimen de Daniel Ortega, a la par de otras descalificaciones en las redes sociales.

“Es un traidor”, fue lo único que dijo el diputado sandinista Jacinto Suárez, al ser consultado por LA PRENSA vía telefónica sobre la renuncia de Solís. Luego colgó el teléfono.

Lea también: Rafael Solís: permitir la reelección presidencial fue “un error”

En las redes sociales los orteguistas no pasan de llamarlo traidor, vendepatria, vendido, oportunista, entre otra serie de descalificaciones y epítetos sin mayores argumentos.

Solís renunció al cargo de magistrado a través de una carta, en la que también denuncia la consolidación de una “dictadura con caracteres de monarquía de dos reyes”, además advierte una guerra civil por falta de voluntad política para dialogar y niega el golpe de Estado, que es el principal argumento del régimen orteguista para reprimir las protestas.

Le puede interesar: Motivos de la renuncia de Rafael Solís como magistrado de la Corte Suprema de Justicia

Solís responsabilizó directamente a Ortega y a su esposa Rosario Murillo de armar a los grupos paramilitares que reprimieron “a sangre y fuego” las protestas y desmontaron los tranques que levantaron los ciudadanos en los meses más críticos de la represión.

El exmagistrado reconoce que hubo al menos 325 muertos por la represión policial y paramilitar, así como los informes e investigaciones de los organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI).

Solís también confirmó que los juicios contra al menos quinientas personas detenidas por participar en las protestas son juicios políticos, bajo “acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron”.

Detalló que Ortega y Murillo imponen las decisiones a todo el poder judicial en su conjunto, “incluyendo a nuestros propios jueces a quienes defiendo porque no tenían más alternativa que obedecer las órdenes” o de lo contrario son destituidos de sus cargos.

CSJ sigue incompleta

La Corte Suprema de Justicia es un órgano colegiado (16 miembros) y está incompleta desde agosto del 2016 cuando falleció el doctor Antonio Alemán, quien nunca fue sustituido.

En abril de 2019 se vence el período de cinco años para el que fueron nombrados, incluyendo al magistrado Rafael Solís Cerda, quien renunció el 8 de enero de este año, pero su dimisión fue conocida el jueves pasado.

De esta manera, quedan operando 14 magistrados, aunque se rumora que hay otros magistrados que podrían presentar su renuncia en los próximos días.

El mismo Solís advirtió en una entrevista con Radio Francia Internacional que podrían darse estas renuncias en el futuro.

El papel de Rafael Solís

La renuncia y denuncia de Rafael Solís son especialmente significativas, porque él ha jugado un papel importante en distintos momentos en la vida política, e incluso personal de Ortega. Solís fue el testigo de la boda de Ortega y Murillo cuando se casaron por la Iglesia en 2005. También tuvo un destacado protagonismo en encontrar la vía legal para que se garantizara la primera reelección de Ortega en 2010, cuando la Constitución le impedía que se volviese a postular.

Entonces en la Sala Constitucional fue cuando los magistrados sandinistas resolvieron de forma expedita —y en ausencia de sus colegas liberales— un recurso de amparo a favor de Ortega, para que este se postulara nuevamente, lo que inmediatamente fue aceptado por el entonces presidente del poder electoral, el magistrado Roberto Rivas.