UNAN-Managua resta beneficios a docentes jubilados

Extraoficialmente se conoció que el Consejo Universitario aprobó una normativa donde clasifican a los jubilados para asignarles un porcentaje salarial de complemento a la pensión

Unan Managua

En agosto del año pasado la UNAN-Managua retomó labores en medio de un ambiente hostil. Unos 40 empleados fueron recibidos con su carta de despido. LA PRENSA/ARCHIVO

La Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) disminuyó repentinamente el complemento salarial que históricamente entregaba a los profesores jubilados de esta institución, beneficio contemplado en el convenio colectivo de esa alma mater –que aparentemente fue reformado– yendo en contra de los derechos adquiridos de los trabajadores.

Una maestra jubilada, quien solicitó el anonimato, explicó que en una de las cláusulas del convenio colectivo, aprobado en 1994, se hace referencia al plan de jubilación y dice que la UNAN-Managua se compromete a pagar al jubilado la diferencia entre el salario bruto y el monto de la pensión asignada por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), siempre y cuando el profesor por lo menos tenga 25 años de antigüedad.

Lea además: Régimen orteguista interviene en el manejo administrativo de la UNAN-Managua

“Todos estos años la UNAN-Managua ha entregado a los jubilados dicho complemento a través de un depósito a la cuenta del jubilado en el banco. Esto se realizaba los primeros jueves del mes… Sorprendentemente en el mes de enero del año en curso no se realizaron los depósitos el primer jueves (03 de enero) del mes, sino hasta el viernes 11 de enero y no fue depositada la cantidad correspondiente, sino que de forma arbitraria se les depositó entre el 50 y 75 por ciento”, dijo la fuente.

Otra fuente consultada por LA PRENSA dijo que el porcentaje en que se redujo el complemento salarial de los jubilados oscila entre el 10 y 20 por ciento, dependiendo de la antigüedad, y afectará a unos 200 profesores jubilados.

Quitan derecho adquirido

Extraoficialmente se conoció que el Consejo Universitario aprobó, el pasado 9 de enero, una normativa donde clasifican a los jubilados en dependencia de los años trabajados para asignarles un porcentaje salarial de complemento a la pensión asignada por el INSS.

“No se debe aplicar esta normativa porque afecta los beneficios adquiridos por los jubilados. El beneficio se obtuvo atreves a la lucha y la dedicación a la Educación Superior. El día de hoy la mayoría de estos jubilados son el único sustento de sus familias, ya que por la crisis sociopolítica que atraviesa el país la mayoría han perdido sus trabajos.”, continuó la fuente.

Para el procurador laboral, José Antonio López, la medida tomada por las autoridades de la UNAN-Managua es completamente arbitraria porque viola la Ley 516, Ley de Derechos Laborales Adquiridos, y explicó que en tiempos normales los profesores podrían apelar ante el Ministerio del Trabajo.

Lea también: Denuncian ambiente tenso en la UNAN-Managua por espías orteguistas

“Ellos pueden apelar por incumplimiento del convenio colectivo, deben de ir a la inspectoría del Ministerio del Trabajo a interponer formal denuncia y pedir que se haga una inspección porque se está violentando lo que ya estaba establecido, porque había un derecho adquirido, que ya muchos lo han recibido, pero ahora quieren venir a denegar un derecho que ya había sido gando”, precisó López.

El procurador laboral dijo que aunque haya un nuevo convenio colectivo, este no se podría aplicar a los jubilados, ya que la Constitución Política de Nicaragua dice que “la ley no es retroactiva, salvo en materia penal cuando favorezca al reo”, por lo que la universidad está obligada a cumplir los compromisos adquiridos.

“En este caso la universidad adquirió obligaciones con estos docentes para que una vez que ellos terminaran su vida laboral, o se jubilaran, la institución iba a seguir otorgándoles ese beneficio, lo pactado obliga”, agregó el procurador laboral.

Prevalece un ambiente tenso

En agosto del año pasado la UNAN-Managua retomó labores en medio de un ambiente hostil. Unos 40 empleados fueron recibidos con su carta de despido y quienes se quedaron trabajando aseguran que no se sienten cómodos ni al hablar con otra persona, ya que los “orejas” andan fisgoneando y conspirando constantemente.

Una fuente de la UNAN-Managua explicó que para entrar al campus hay que seguir un protocolo casi militar, los guardas de seguridad les exigen el carné de la universidad, luego verifican si aparecen en un listado y finalmente les revisan sus pertenencias.

“En la universidad hay una tensión enorme, la gente está estresada solo esperando a ver qué pasa, ahí no se puede hablar en público porque sabemos que nos están grabando, andamos en modo zombie, no podemos estar en ningun lado porque si te miran en grupito eso es malo”, expresó la fuente.

Alineados con el régimen

En contra de la Ley de Autonomía, las autoridades de la UNAN-Managua anunciaron recientemente que toda la documentación emitida dentro y fuera de esa universidad, entre ellos circulares y comunicados, tendrán que llevar el lema “2019: año de la Reconciliación”, utilizado en la propaganda oficialista.

Con esta intervención al manejo administrativo de dicha universidad, el régimen de Daniel Ortega viola la Ley de Autonomía, que indica que las universidades públicas como la UNAN-Managua gozan de autonomía académica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: