Renuncia de Víctor Urcuyo a la Superintendencia de Bancos inquieta al sector privado

Para Sergio Maltez, vicepresidente del Cosep, y Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, la renuncia de Urcuyo manda una mala señal al mercado financiero

La renuncia de Víctor Urcuyo como superintendente de Bancos y otras Instituciones Financieras ha causado inquietud en el sector privado, pues se considera que agrega más incertidumbre en el sistema financiero del país, que ya enfrenta serias dificultades debido a la salida masiva de depósitos provocada por la crisis sociopolítica.

Urcuyo alegó “motivos de salud” en su carta de renuncia, la cual le fue aceptada este martes en la Asamblea Nacional.

Según reportes de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), entre abril y octubre pasados salieron de los bancos 1,373 millones de dólares. Los representantes del sector privado han insistido en que el retiro masivo de dinero de la banca es debido a la incertidumbre que genera en los distintos agentes económicos no percibir una pronta solución a la crisis sociopolítica que cumple nueve meses en Nicaragua.

Provoca incertidumbre

Para Sergio Maltez, vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), y Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), la renuncia de Urcuyo en estos momentos manda una mala señal al mercado financiero.

Lea además: Orteguismo allana despacho del exmagistrado Rafael Solís y despide a su personal de confianza

“Creo que el renunciar al cargo de superintendente de Bancos en este momento es un mal mensaje para el clima de negocio de este país, desde el mes de abril estamos afrontando la peor crisis financiera en los últimos años con la salida de depósitos, más la contracción del crédito y a la espera de más sanciones internacionales como país”, expresó Maltez, vicepresidente del Cosep.

Esta es la carta de renuncia de Victor Urcuyo.

Maltez, también presidente de la Cámara de Industria de Nicaragua Cadin), expresó a través de mensajes de texto que el hecho que Urcuyo renunciara al seguir dirigiendo la Siboif en el actual contexto “genera mucha mayor incertidumbre de la ya existente” al sistema bancario.

El director ejecutivo de Funides, Juan Sebastián Chamorro, igual valoró que “la salida de un experimentado regulador en los momentos actuales pondrá mayor énfasis en tener al mando de esta importante institución a personas capacitadas para sortear los desafíos que enfrentará la industria financiera en el 2019”.

Chamorro mencionó que Urcuyo en sus casi 15 años al frente de la Siboif “manejó la entidad regulatoria en un prolongado período de expansión del sistema” financiero del país, con la “entrada de nuevos bancos y una mayor bancarización de la economía”.

Puede leer: Orteguistas sacan a la diputada Azucena Castillo de la Comisión Económica

El director de Funides agregó que el hecho que el país se quede sin superintendente en el actual contexto de crisis económica será un factor a ser tomado en cuenta por las calificadoras internacionales.

“Las calificadoras de riesgo seguramente pondrán atención a este importante cambio. No va a ser un hecho que pasará inadvertido y las calificadoras toman nota de este tipo de cambios”, afirmó Chamorro.

En la actual crisis política, el régimen usó a Urcuyo para intimidar a la banca privada pues entre junio y julio de 2018, meses más crudos de la represión, se intentó forzar a los bancos a entregar el registro del retiro de los depósitos, que incluía los nombres de los clientes y cuentahabientes. La medida no prosperó por el rechazo de los representantes de la banca, ya que violaba el sigilo bancario.

Urcuyo luego en una carta pública negó haber orientado esta medida. Además en los últimos meses de crisis, el Banco Central venía aplicando medidas arbitrarias contra la banca, lo que aumentaba la presión y las críticas contra el superintendente.

Lea: Los grandes desertores del Frente Sandinista

Urcuyo presentó en la Asamblea su carta de renuncia como superintendente de Bancos el pasado 20 de diciembre; sin embargo, fue hasta el 10 de enero que se dio a conocer la información, por parte de Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos ante la OEA, durante su intervención en la sesión especial para tratar la situación de Nicaragua.
El cargo de superintendente de Bancos es por cinco años y Urcuyo ejercía su tercer período consecutivo, el que se vencía en abril. La última vez que fue reelecto ocurrió en abril de 2014. Asumió por primera vez en 2004.
Marta Mayela Díaz Ortiz, vicesuperintendente, quedó al frente de la Siboif interinamente.