Bancos cierran 37 sucursales por crisis sociopolítica en Nicaragua

En abril funcionaban 612 sucursales y ventanillas bancarias con 11,484 trabajadores, para el mes de noviembre se reportaron 575 sucursales con 11,120 trabajadores

Standard & Poors advierte del peligro de devaluación en Nicaragua si se continúan reduciendo las reservas internacionales. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Ante la masiva fuga de depósitos y el fuerte incremento de la cartera en riesgo, que ha alcanzado niveles récord, la banca nacional ha decidido afrontar esas consecuencias de la crisis sociopolítica, entre otras medidas, cerrando 37 sucursales y ventanillas entre abril y noviembre del año pasado y despidiendo a más de trescientos empleados.

Lea además: José Adán Aguerri: “El paro no es la solución por sí misma a la crisis”

Con ello, el sector puso fin a varios años de crecimiento y expansión en detrimento de la bancarización y el financiamiento a las actividades productivas.

Según reportes de los indicadores financieros publicados por el Banco Central de Nicaragua en abril del 2018, la cartera en riesgo representaba el 3.33 por ciento del total de la cartera de las entidades que forman el Sistema Financiero Nacional (SFN) —seis bancos y tres financieras—, pero a noviembre esta se incrementó hasta 9.79 por ciento.

El aumento de la cartera en riesgo explicaría en parte las interminables listas de deudores que están en mora en los diarios de circulación nacional. En las publicaciones las entidades del SFN llaman a miles de empresas y personas naturales, con créditos en mora y/o cobro judicial, a cumplir sus obligaciones crediticias.

Puede leer: Pocos nicaragüenses depositan su dinero en el Banco Central

“Los resultados no son de sorprender. Desde que inició la crisis Funides (Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social) ha venido dando seguimiento a los índices del sistema y se ha notado un incremento sostenido de la cartera en mora o en riesgo. Este incremento se explica por la disminución del empleo y la actividad económica que dificulta a los deudores honrar sus obligaciones”, explicó el director ejecutivo de Funides, Juan Sebastián Chamorro.

Según especialistas del sector bancario, la caída del 4 por ciento que se calcula tuvo el Producto Interno Bruto (PIB) el año pasado golpeó tanto el consumo como la inversión; esto provocó un alarmante deterioro del crédito que afectará no solo al SFN.

Normativa no frenó incremento de la mora

A finales de mayo del 2018, la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (Siboif) aprobó una normativa que permitía a los bancos y las financieras reestructurar o prorrogar los créditos a las personas que debido a afectaciones directas o indirectas de la crisis sociopolítica que estalló el 18 de abril, enfrentaran dificultades para honrar sus compromisos.

También: Mercado de seguros en Nicaragua creció lento en 2018 en medio de la recesión económica

Sin embargo, la disposición que venció el pasado 31 de diciembre no evitó que la mora se disparara y, según fuentes cercanas a la banca, pese a beneficiar a algunos clientes no fue tan efectiva como se esperaba. Desde que fue emitida organizaciones defensoras de los derechos de los consumidores advirtieron que esta no ayudaría en nada a deudores sin empleo o con sus empresas cerradas.

“El SFN se encuentra bajo estrés financiero que se resume en una disminución de las ganancias, un incremento en las provisiones por créditos malos y disminución en el rendimiento sobre el patrimonio”, explicó uno de los especialistas.

Para contrarrestar estas presiones, según el reporte del BCN, entre abril y noviembre pasados las entidades del sistema cerraron 37 sucursales y ventanillas, la mayoría de ellas en el interior del país.

Lea: Seguro Social se asfixia por falta de acuerdo en Nicaragua

En abril, funcionaban 612 sucursales y ventanillas bancarias con 11,484 trabajadores; de estas, 267 estaban ubicadas en Managua y 345 en los departamentos.

En noviembre se reportaron 575 sucursales, 251 de ellas ubicadas en Managua y 324 en los departamentos. En el lapso de referencia también se redujeron 364 empleos en el sector, ya que en noviembre solo se reportó 11,120 trabajadores.

“El sistema financiero ha reducido sustancialmente sus carteras crediticias, cuyo crecimiento cerró negativamente en el 2018. Al disminuir sus actividades, es de esperar que los mismos reduzcan costos operacionales, que pasan por la clausura de sucursales o ventanillas, empezando por aquellas de menor volumen y rentabilidad”, aseveró Chamorro.

También: Crédito se contrae más al cierre del 2018 en Nicaragua

Según los especialistas, el cierre de sucursales o ventanillas y la reducción de personal les permitirían a las instituciones del sistema mantenerse en la zona de rentabilidad. Sin embargo, advierten que “a estas alturas lo más peligroso para la banca es el deterioro progresivo de la cartera”, ya que mientras la crisis persista no habrá forma de frenarlo y en el futuro cercano puede provocar una crisis mayor.

La fuga de depósitos

1,373 millones de dólares en depósitos salieron del Sistema Financiero Nacional (SFN) entre abril y octubre del 2018.

De este monto:

987 millones fueron retirados en dólares, mientras que en córdobas salió el equivalente a los restantes 386 millones de dólares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: