Disfrazado con la máscara de la Vieja ha hecho reír por más de tres décadas a diriambinos y turistas

Bladimir Rodríguez Vega ha decidido quitarse la máscara del pícaro personaje de la Vieja y contarnos un poco de lo que es su vida real

Diriamba, La Vieja

Bladimir Rodríguez Vega, con su máscara del baile de la Vieja . LA PRENSA/Mynor García

Muchos no saben que detrás del son de marimba y disfrazado con la máscara de la Vieja, Bladimir Rodríguez Vega es la persona que ha hecho reír por más de tres décadas a miles de personas en las tradicionales fiestas patronales de Diriamba.

De los 59 años que tiene, 35 de ellos, cuenta este popular personaje, los ha dedicado al baile de el Viejo y la Vieja. Es común verlo en las fiestas patronales de San Sebastián. Es originario de Diriamba y vive en el barrio Silvio González Mena.

Lea además: Francisca: una obra de identidad cultural para “entender la muerte como un ciclo de vida”

Esta festiva danza es también sacada por la familia Galán, quienes por muchos años han mantenido viva la tradición.

Los hermanos Valverde conocidos cariñosamente como Los Simona, Antonio y Julio, quienes ya fallecieron, fueron los que iniciaron con la danza en el municipio. Luego les siguió Bladimir y los hermanos Galán.

En 1984 Bladimir trabajó como promotor de música en la Casa de Cultura Ricardo Morales Avilés y ahí le hicieron la propuesta para que llevara este personaje de danza callejera al Teatro Rubén Darío y lo  interpretará.

Como ya sabía bailar folclor, no tuvo dificultades de realizar el trabajo que le habían encomendado y con su picardía hizo reír al público, también surgieron los aplausos.

Puede leer: Autoridades orteguistas anuncian fiestas patronales en Diriamba en medio de la crisis

Cuenta que no practicó, porque desde niño en las calles veía bailar a los hermanos Valverde y de cómo estos improvisaban.

“Además mi padre y mi tío fueron bailarines de cumbia, mambo y guaracha, casi toda mi familia bailaba y viendo fue como aprendí”, dijo.

Además: Método Kondo: una guerra en las redes sociales sobre consejos para deshacerse de libros

El traje y la máscara, fueron prestado por la institución donde laboró, luego decidió dar hacer los suyos.

La experiencia en una sala de teatro donde hay mucho público, la define como algo maravilloso, “me sentí alagado y hasta lloré de alegría, los aplausos como artista es lo que a uno lo motiva a seguir adelante”, sostuvo el folclorista.

Bladimir Rodríguez Vega se quita máscara de la Vieja para revelar su verdadero rostro. LA PRENSA/Mynor García

Para las fiestas de “Guachán”

Cuenta que bailó por más de una década con la danza que aún mantiene la familia Galán, pero luego se independizó. Pedro González Galán, es quien lo acompaña y es el que representa al Viejo.

Bladimir refiere que la vieja debe de ser pícara, de grandes bustos y trasero y de baja estatura. El Viejo se caracteriza por su elegante forma de vestir, por su bastón, alta estatura, por lo celoso y fumador.

Este personaje manifiesta que baila la vieja por tradición y asegura que continuará hasta que el Señor se lo permita. Su traje se lo confecciona su hija Raquel y su amiga Isabel Galán.

Lea también: Poca afluencia de pobladores en festival orteguista de El Güegüense en Diriamba

La obra se puede ver en las calles el 19, 20 y 27 de enero y hasta el 3 de febrero que se da la actividad conocida como la dejada de los santos.

A Rodríguez Vega le gustaría que cuando fallezca asistan todos los bailes tradicionales del municipio, incluyendo la que le ha tocado representar.

Por su aporte a la cultura ha recibido reconocimientos de la alcaldía y de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).

Trabajó para el Estado y actualmente en el mercado municipal vende bolsas plásticas y vinagre. También se desempeña como agente vendedor de productos farmacéuticos.

En breve sobre el Viejo y la Vieja

En el portal web Cultura y Letras Diriambinas, refiere en parte que esta danza probablemente tenga sus raíces en el baile Europeo denominado La Morisca,  realizado por una pareja de varones, que representan con humor a un anciano y una anciana.

Puede leer: Los relojes de las plazas públicas son testigos del tiempo en Nicaragua

En Nicaragua se cree tiene su origen en el baile de Las Inditas, el viejo encabezaba a los varones y la vieja las mujeres, posteriormente se independizó del baile.

El personaje de la Vieja lleva una falda grande y floreada simulando unas nalgas abultadas, para tal efecto se coloca pequeñas almohadas o chimbombas infladas en la parte trasera. Su blusa es vistosa ataviada con lentejuelas, lleva una máscara y sombrero arreglado con flores y cintas.

Además: Jóvenes caraceños pintan mural que denuncia violencia y represión gubernamental desatada en Nicaragua

En tanto el viejo lleva máscara con un puro, un saco chaleco desgastado con una camisa manga larga elegante, pantalón negro estrecho en el tobillo tipo rifle o brinca charco. además usa un bastón que los emplea para inclinarse como un viejito y simular lo enclenque y achacoso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: