Zona de Strikes: Jorge Luis Avellán se marcha a El Salvador

Avellán se convirtió en el eje articulador de todos esos esfuerzos que nos llevaron a convertirnos en una fuerza competitiva en beisbol menor a nivel panamericano

Edgard Rodríguez C.

Sin espacio a dudas, uno de los principales aciertos de Nemesio Porras al frente de la Feniba, fue concentrar su esfuerzo a la atención a las Pequeñas Ligas del beisbol.

De ahí que el beisbol infantil y juvenil pasara de éxitos esporádicos, a ganar medallas de forma consistente, al extremo de capturar 18 en los últimos seis años.

Y para eso creó un equipo de trabajo encabezado por Jorge Luis Avellán, otrora destacado jugador, pero además, entrenador competente y persona de valores.

Avellán se convirtió en el eje articulador de todos esos esfuerzos que nos llevaron a convertirnos en una fuerza competitiva en beisbol menor a nivel panamericano.

El problema ahora, es que Avellán se marcha a El Salvador, donde residirá y dirigirá un proyecto de Fesa, la fundación socio deportiva del empresario Carlos Bahia.

Y no es que se trate de una persona insustituible. No, no lo es. Nadie lo es. Pero en su caso, reunía un conjunto de factores que lo hacían muy importante para el beisbol.

Además de su desarrollo como entrenador, producto de múltiples capacitaciones, Jorge sabe tratar a los niños y tiene una pasión especial para trabajar en su mejoría.

Tiene buen ojo para detectar el talento, habilidad para desarrollarlo y capacidad para dirigirlo. El beisbol tiene varias facetas y él las dominaba todas y sin hacer alarde.

Su última gira con la Selección Nacional Sub18, significó el boleto para que Nicaragua asista el Mundial de Corea del Sur este año. Además, fue nombrado el mejor mánager del evento.

De modo que la tarea de Nemesio ahora, será encontrar alguien parecido a Avellán, para trabajar con los niños y jóvenes, que son la base del futuro del beisbol nacional.

Menos mal que Porras tiene buen ojo y buen juicio en este sentido.

Junto a Avellán, han trabajado una cantidad de expeloteros de Primera División, algunos de ellos muy profesionales, pero otros pasaron sin dejar huella y los que actúan mal son apartados.

Así que Jorge Luis se va a El Salvador, donde esperan que los ayude a mejorar el nivel del beisbol, que asiste masivamente a los eventos del áreas y más allá.

Repito, nadie es imprescindible, pero la partida de Avellán implica no solo la pérdida de un entrenador capaz, sino también de una persona de bien, una mezcla no muy común.

Siga a Edgard Rodríguez por Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: