Banca nacional perdió 220 millones de dólares en depósitos en diciembre

Esta salida de depósitos coincidió con la decisión de varios bancos de Estados Unidos de cerrar corresponsalía para Nicaragua y la aprobación de la Nica Act

Hasta marzo, es decir un mes antes de estallar la crisis, el sistema financiero nacional tenía en depósitos totales 5,495 millones de dólares. LA PRENSA/ARCHIVO

La banca nacional sufrió en diciembre su cuarto peor desempeño desde que estalló la crisis sociopolítica en abril 2018, luego que en ese mes 220 millones de dólares salieron de sus depósitos, con lo que acumuló una fuga anualizada equivalente a 1,553 millones de dólares, según cifras actualizadas de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

Lea además: Bancos cierran 37 sucursales por crisis sociopolítica en Nicaragua

La salida de depósitos en diciembre coincidió con la decisión de varios bancos de Estados Unidos de cerrar corresponsalía para Nicaragua y la aplicación en pleno de la Nica Act, una de las sanciones más severas de Estados Unidos contra el régimen de Daniel Ortega.

En total, como consecuencia de la crisis política que se originó por la represión de la dictadura contra los nicaragüenses tras una fallida reforma a la seguridad social, el sistema financiero sufrió una reducción de 28.26 por ciento del total de los depósitos acumulados hasta marzo del 2018.

Puede leer: Pocos nicaragüenses depositan su dinero en el Banco Central

Es decir que de cada cien dólares que la banca manejaba en concepto de depósitos del público, treinta dólares han sido retirados, un resultado sin precedente en los últimos años cuando la banca ha gozado de buena salud y ha estado en crecimiento.

Hasta marzo, es decir un mes antes de estallar la crisis, el sistema financiero nacional tenía en depósitos totales 5,495 millones de dólares, pero hasta el 31 de diciembre habían descendido a 3,942 millones de dólares.

De los 1,553 millones de dólares que han salido de la banca, 702 millones de dólares fueron de ahorro, 435 millones de dólares a la vista y 415 millones de dólares a plazo, según cifras oficiales.

Lea además: Mercado de seguros en Nicaragua creció lento en 2018 en medio de la recesión económica

La fuga de dinero ha afectado principalmente a las cuentas que están en dólares, con una merma acumulada de 1,093 millones de dólares y en moneda nacional hay una caída de 460 millones de dólares.

Lejos de la estabilidad

La fuerte reducción en diciembre contrasta con el optimismo del régimen Ortega-Murillo que insiste en que el país ha retornado a la normalidad, aunque en noviembre se haya registrado por primera vez desde abril un crecimiento en los depósitos bancarios.

En medio de la incertidumbre sobre el rumbo del país, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) dijo a LA PRENSA que los nicaragüenses han optado por sacar su dinero de la banca para afrontar cualquier contexto adverso.

Además: Seguro Social se asfixia por falta de acuerdo en Nicaragua

“Las empresas y familias están demandando liquidez, principalmente en dólares, como una medida precautoria para afrontar cualquier imprevisto que se les presente, para satisfacer las necesidades de consumo en un entorno de menores ingresos por trabajo y mayor desempleo, para hacer frente a sus obligaciones en un contexto de menores ventas en los negocios o para trasladarlos a economías más estables”, detalla Funides.

Asimismo, indica que este movimiento de dinero está relacionado con las decisiones políticas y económicas que se han venido tomando en los meses de crisis. “Esto sugiere que es importante que las autoridades manejen adecuadamente su canal de comunicación con el público en general. Además, para estabilizar las expectativas de los agentes económicos es importante mantener la publicación oportuna de los indicadores monetarios y financieros, requisito indispensable en toda economía moderna”.

Tal es el impacto severo de la crisis en el sistema bancario que, según datos del Banco Central de Nicaragua, entre abril y noviembre del año pasado, la banca nacional para afrontar la crisis cerró 37 sucursales y ventanillas y despidió a más de trescientos empleados.

Lea: Crédito se contrae más al cierre del 2018 en Nicaragua

El aumento del desempleo, como consecuencia de la crisis, también está haciendo estragos en los indicadores de calidad de la cartera. Hasta noviembre la cartera en riesgo alcanzó un nivel récord en los últimos años.

Según reportes del Banco Central de Nicaragua en abril del 2018, la cartera en riesgo del sistema financiero representaba el 3.33 por ciento del total de la cartera —seis bancos y tres financieras—, pero a noviembre esta se incrementó hasta 9.79 por ciento.

Puede leer: Banco Central de Nicaragua causa la fuga de más de 40 millones de dólares en la banca nacional

A esto hay que sumarle que ha generado más incertidumbre la reciente renuncia de Víctor Urcuyo, quien fungía como superintendente de Bancos y Otras Instituciones Financieras. Ahora en su cargo quedó interinamente Marta Mayela Díaz Ortiz, que antes era la vicesuperintendente de la Siboif.

Pese a estos estragos de la crisis en el sistema financiero nacional, Díaz Ortiz compareció ayer ante los medios oficiales leyendo una nota de prensa donde asegura que el sistema financiero nacional está sólido, pero no se refirió a los indicadores en negativo. LA PRENSA no fue invitada a la conferencia.

También: Más de 800 millones de dólares se fugan de los bancos hasta en lo que va de agosto

Para hacer frente a la fuga, la banca también ha frenado la entrega de más de cuatrocientos millones de dólares en crédito, lo que ha golpeado severamente a todas las actividades económicas y, por ende, dañado el crecimiento económico.

Deterioro económico

Funides advierte que el deterioro económico experimentado en el 2018 y el que se verá en el 2019 —de extenderse la crisis— no pueden revertirse con medidas económicas porque el origen de dicho deterioro no radica en desbalances financieros, sino en la crisis sociopolítica que vive el país.

Lea ademásDepósitos bancarios en Nicaragua cayeron a los niveles del 2014 debido a la crisis sociopolítica

“La reducción de la confianza de los consumidores, inversionistas y demás agentes económicos solo podrá reestablecerse con acuerdos políticos que aseguren un cambio en el rumbo del país”, explica Funides.

Agregó que una vez que se encuentre una salida sostenible a la crisis, es importante ejecutar acciones de corto y largo plazo que permitan restablecer la confianza en el sistema bancario y demás agentes económicos.

Riesgo cambiario

El economista Alejandro Aráuz manifestó que el riesgo más inminente, de prolongarse la situación política actual con una creciente presión por la Nica Act, es la posibilidad de una devaluación ante la fuga de depósitos.

“Aunque de manera inmediata aún no se perfila en el ambiente, podría ser la última medida a tomar por el Banco Central, una vez que las reservas se minimicen y la inflación de costos aumente paralelamente. No obstante, el sistema monetario y la economía nacional que está indexada al dólar cuyos depósitos en esta moneda internacional son más del 70.6 por ciento, no están exentos de una probable devaluación”, dijo Arauz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: