Costa Rica niega «categóricamente» que en ese país opere la banda que asesinó a cuatro policías en San Carlos, Río San Juan

En un comunicado sobre el asesinato de los cuatro oficiales, la Policía Orteguista aseguró que la banda "El Jobo" se dedica a cometer “delitos de asalto, narcotráfico y abigeato desde su base en Costa Rica”

El Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica desmintió que su territorio sea utilizado por grupos armados para atacar a un país vecino, en referencia a las aseveraciones de la Policía Orteguista (PO) de que una banda armada que opera en tierra costarricense cruzó la frontera y atacó el pasado jueves a una patrulla policial con cinco agentes, de los cuales cuatro fallecieron en la embestida.

Y aunque la PO a través de una escueta nota de prensa señaló que la patrulla fue atacada por una agrupación conocida como “Banda el Jobo”, otro grupo autollamado los Atabales apareció ayer atribuyéndose la autoría del crimen, según publicó el diario La Nación de Costa Rica.

Le puede interesar: Los fantasmas que aterrorizan en El Almendro 

El hecho ocurrió el reciente jueves, a las 4:00 p.m., en la comarca San Ramón, municipio de San Carlos, Río San Juan.

Las autoridades costarricenses aseguran que no han recibido una denuncia oficial por parte de Nicaragua sobre los hechos.

Según la PO, el grupo delictivo el Jobo “comete delitos de asalto, narcotráfico y abigeato, desde su base en Costa Rica”. De hecho, esta es la segunda vez que la PO atribuye un acto delictivo a un grupo al que vincula con el narcotráfico y otras actividades delictivas y que opera en Costa Rica. La primera vez fue el 12 de enero del presente año, tras un crimen de dos personas en la comunidad Las Vegas, al noreste del municipio El Almendro, en Río San Juan.

Lea más en: Familiares de periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora deberán esperar la próxima semana para verles

Además de los cuatros policías asesinados —tres hombres y una mujer—, la PO, que hasta ayer no había presentado mayores avances de las investigaciones, informó que en la patrulla viajaba también Maynor José Hurtado, quien aún no había sido localizado.

Los cuatros fallecidos fueron el inspector José Luis Montenegro Masís, y los policías Karina Vanessa Ramírez Herrera, Jonathan de Jesús Narváez Rivas y Carlos Iván Tenorio Obando. La comarca donde ocurrió el crimen está a 11.5 kilómetros de la frontera con Costa Rica.

Costa Rica: fronteras patrulladas

El Ministerio de Seguridad Pública costarricense señala en su comunicado que “mantiene presencia policial en nuestra frontera norte y, en ningún momento, hemos detectado que nuestro territorio esté siendo utilizado para la operación de algún grupo criminal que esté atacando a países vecinos”.

También: Justicia orteguista condena a cuatro líderes estudiantiles de Matagalpa

En tanto a través de la cuenta de Twitter de esa institución, el director de la Policía de Fronteras, Allan Obando Flores, se refirió en términos similares: “el Ministerio de Seguridad Pública quiere descartar y negar categóricamente que nuestro territorio sea utilizado para atacar a los países vecinos, en estos momentos el Ministerio de Seguridad Pública mantiene en nuestras fronteras patrullajes constantes con la finalidad de rechazar cualquier grupo criminal que opere en nuestras fronteras y a la vez darle seguridad a los habitantes que se encuentran en nuestras fronteras”.

La versión sobre Los Atabales

El Diario La Nación en la publicación de este viernes hizo referencia a un video, que circuló por las redes sociales, en el que el autodenominado grupo los Atabales se adjudica el hecho, en el cual asegura, no hubo sobrevivientes.

Mientras la Policía Orteguista habla de cinco agentes en la patrulla atacada, el grupo los Atabales asegura que fueron siete.

Le puede interesar: Cenidh denuncia a jefe de la Policía Orteguista Francisco Díaz

Ninguna de las partes explica el motivo de dicho ataque, aunque en el video de 56 segundos, los autodenominados los Atabales hablan de guerra contra tropas de los orteguistas y cierran con la frase: “guerra total al enemigo, viva Nicaragua libre, patria libre y vivir”.

Es precisamente esto lo que inquieta a los defensores de derechos humanos. El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, recordó que en la carta de renuncia del exmagistrado Rafael Solís este no descartaba la posibilidad de una guerra civil, por lo que urgió al régimen Ortega Murillo volver al diálogo.

Puede leer más en: Exmagistrado sandinista en Costa Rica: “No es viable que Ortega y Murillo vayan a renunciar”

“No queremos más guerra civil y esto pareciera un preámbulo de lo que viene a nuestro país y es por eso el llamado urgente a que el gobierno debe sentarse a dialogar, para pensar en el bien común de todos los nicaragüenses”, dijo Carmona.

Por su parte, la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), en Costa Rica, emitió un comunicado a través del cual insta al régimen a volver a un diálogo.

Ante la falta de institucionalidad y democracia en el país “conviene a lo inmediato diseñar una ruta para la paz social con justicia”, dice la ANPDH en el escrito.

Murillo insistió en versión policial

La vicepresidenta Rosario Murillo, en su alocución diaria por los medios propiedad de su familia, insistió en responsabilizar a la banda el Jobo, de la que ni ella, ni la PO ofrecen mayor información.

También lea: Cuatro policías asesinados tras ataque a una patrulla en San Carlos, Río San Juan

En el sector circulan versiones extraoficiales no confirmadas por la PO, las cuales indican que la patrulla acudió al lugar tras el llamado que recibieran, cuando un grupo prendió fuego a un camión y allí habrían sido emboscados los agentes.

Murillo dijo estar indignada pues los policías han estado “luchando contra la delincuencia, luchando contra quienes asolan el campo en distintos momentos, afectando la vida y los bienes de pobladores, productores y familias”.

Durante el acto de clausura del curso de capacitación Décimo Sexto Concentrado Táctico Policial Militar, al que asistieron 58 policías del complejo policial Faustino Ruiz, el inspector general de la PO, Jaime Vanegas, se refirió al tema.

Recomendada: El mundo paralelo de Rosario Murillo

“Debemos estar alerta, guardia arriba y la expectativa, porque esta vocación que nosotros tenemos de servir al pueblo, muchas veces nos lleva a entregar nuestras vidas por ese servicio a nuestra patria y a nuestra población”, refirió Vanegas, según nota publicada por esa institución en su sitio web.

CPDH condena crimen contra policías

El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, condenó el hecho que dejó como resultado la muerte de cuatro policías.

“Queremos condenar enérgicamente este hecho sangriento, criminal, que solo deja luto y dolor al pueblo de Nicaragua y solo deja más derramamiento de sangre. Nosotros hemos dicho que el bien más preciado es la vida (…) creemos que esos métodos no deben prevalecer hoy en día en nuestro país, aquí debe haber una investigación porque venga de donde venga la violencia es condenable”, expresó Carmona.

E insistió Carmona que como CPDH mantienen “que ese bien preciado que es la vida debe ser protegido por el Estado y aquí no podemos estar cayendo en una situación de anarquía donde los nicaragüenses vamos a estar haciendo justicia por nuestras propias manos”.

Por ello, hizo un llamado al régimen Ortega-Murillo a que debe reanudar pronto el diálogo, para tratar de resolver esta crisis y evitar más derramamiento de sangre.