Cardenal Leopoldo Brenes sobre asesinato de policías: “Un nicaragüense que fallezca siempre es un dolor»

El cardenal explicó que al darse cuenta de lo acontecido oró por los oficiales y sus familiares y que además llamó al jefe de la Policía al comisionado general Francisco Díaz para manifestarle el pésame y su cercanía

El cardenal Leopoldo Brenes durante la misa a San Sebastián. LA PRENSA/Mynor García

El arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, cardenal Leopoldo José Brenes, después que este domingo ofició la misa en honor a San Sebastián en el municipio de Diriamba, manifestó que no cree abordar el tema de la crisis de Nicaragua en el encuentro con el papa Francisco en Panamá la próxima semana.

“Creo que no porque estamos en un programa de un encuentro exclusivo con él. Somos todos los obispos del área centroamericana y generalmente en estos encuentros prácticamente es él quien nos lleva un mensaje. Generalmente lo saludamos rapidito, unos cuantos segundos, pero no tenemos ninguno de los episcopados centroamericanos audiencia personal con él”, aseguró el purpurado.

Si se llegase a reanudar el Diálogo Nacional, destacó que ellos como Iglesia estarían anuentes a participar como mediadores. “El papa Francisco ha estado insistiendo en el diálogo, porque eso es parte del trabajo de la Iglesia, siempre la iglesia ha promovido el diálogo y nosotros estamos siempre en esa disposición, lo hacemos de manera sencilla en nuestras parroquias, cuando hay tensiones en los matrimonios, grupos y asociaciones, ahí estamos”, sostuvo.

Le puede interesar: Monseñor Rolando Álvarez descarta agenda con el papa Francisco para abordar crisis en Nicaragua

Con relación a la propuesta de México de participar en un posible y verdadero diálogo, su eminencia considera que la situación actual de Nicaragua se puede resolver entre los nicaragüenses, “hay personas aquí muy preparadas que pueden formar parte de equipo de diálogo, lo que sí sería interesante y he escuchado muchas voces que las garantes tendrían que ser a nivel internacional para que ellos puedan ver en qué nos equivocamos, en que nos comprometemos y cómo esto se tiene que cumplir”.

El hecho de que el gobierno haya cancelado la visita al país de los eurodiputados, el prelado consideró que siempre es importante escuchar cosas positivas y negativas, pero además lamentó la situación. “Parlamentos que aportan mucho para acciones, trabajo y proyectos a nivel nacional se puedan verdaderamente cortar, esto sería lamentable, porque generalmente a pesar que las ONG (Organizaciones No Gubernamentales) o el mismo gobierno recibe estas ayudas, siempre estas ayudas repercuten en la población pobre y necesitada”.

Una situación lamentable

Asimismo, lamentó las detenciones o secuestros ilegales que se cometen en contra de la sociedad civil y de la masacre a los cuatros policías en la comarca San Ramón en el municipio de San Carlos, Río san Juan.

Lea además: Al menos cinco mil matagalpinos participarán en la Jornada Mundial de la Juventud, estima obispo Rolando Álvarez

Explicó que al darse cuenta de lo acontecido oró por los oficiales y sus familiares y que además llamó al jefe de la Policía al comisionado general Francisco Díaz para manifestarle el pésame y su cercanía. “Un nicaragüense que fallezca siempre es un dolor, puede ser miembro del Ejército, padre de familia o un joven, en este caso es un policía”.

A pesar que en julio pasado en la Basílica Menor obispos y periodistas fueron agredidos físicamente, el cardenal sostuvo que su visita a Diriamba en esta ocasión fue agradable, dado que no hubo ningún tipo de disturbio. Por los actos de violencia, el templo fue bendecido con agua bendita y además se pidió un momento de silencio.

Mientras oficiaba la eucaristía el servicio de energía eléctrica fue interrumpido y tuvo que subirse en el púlpito para continuar con la ceremonia religiosa. Su mensaje a los creyentes es que busquen un acercamiento con Jesús.

Lea también: Símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud llegan a Granada

Su eminencia además recordó la vida de San Sebastián que este domingo estuvo de aniversario, tras haber sido asesinado en el año 288 (d,C) por soldados romanos. Una vez que la misa concluyó, San Sebastián, Santiago y San Marcos, salieron en procesión por las principales calles de la ciudad. Devotos, promesantes y bailantes, los acompañaron.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: