Periodistas independientes sufren una difícil situación en Nicaragua

Hay estimaciones que al menos unos 55 periodistas independientes habrían abandonado el país en en el marco de la crisis socio política. Asesor legal de la CPDH no descarta que más periodistas nicaragüenses opten por el exilio.

Policia Confidencial, periodistas

Sábado 15 de diciembre 2018, Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial y otros periodistas llegaron a Plaza el Sol para preguntar por las pertenencias de sus empresas saqueadas por las autoridades. Fueron agredidos por los agentes. FOTO: LA PRENSA/AFP/Archivo

El anuncio de exilio de parte del director de Esta Semana y Confidencial, Carlos Fernando Chamorro demuestra  la situación que enfrenta el gremio periodístico y puede llevar al autoexilio de más comunicadores.

El asesor legal de la CPDH, Pablo Cuevas, lamentó que de seguir la crisis sociopolítica que sufre Nicaragua, más periodistas podrían continuar el mismo camino.

El periodista Chamorro dio a conocer su decisión en el programa Esta Semana, la noche de este domingo, cuando informó que está refugiado en Costa Rica.

Lea: Antimotines atacan a periodistas que exigían explicaciones por la toma de Confidencial. 

“He tomado la dolorosa decisión de salir al exilio para resguardar mi integridad física y mi libertad”, dijo Chamorro tras denunciar el recrudecimiento y la persecución del régimen orteguista contra su persona.

El 13 de diciembre del año pasado, la Policía Orteguista se tomó las oficinas de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche, todos estos medios dirigidos por el periodista nicaragüense.

Igualmente se conoce que varios de los integrantes del equipo periodístico que trabaja con Chamorro también se ha visto obligado a dejar el país, desde donde siguen trabajando.

Uno de ellos fue el experimentado periodista Iván Olivares, quien se limitó a confirmar a LA PRENSA que está fuera del país. Aunque en el caso de Chamorro la CPDH no ha brindado acompañamiento, dijo Cuevas, que siguen de cerca su situación.

“Este hecho es significativo porque nos dicen como están las cosas en Nicaragua, respecto al estado de derecho a la información, a cómo están las cosas respecto a la vulneración del derecho de los ciudadanos a recibir información”, dijo Cuevas.

Hay estimaciones de los mismos afectados que al menos unos 55 periodistas independientes habrían abandonado el país.

De alrededor de cuarenta periodistas nacionales que habían presentado denuncias ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), varios de ellos están en el exilio.

Cuevas aseguró que las denuncias de parte de hombres y mujeres de prensa aumentó en noviembre del año pasado, cuando considera hubo otra etapa de la represión por parte del régimen contra la población nicaragüense y fue la persecución directa a los comunicadores.

En cuanto a los periodistas que presentaron denuncia en la CPDH, la mayoría coincidió con persecución política. “Ellos hablan de amenazas por redes sociales, obstaculización a su trabajo y agresiones verbales y físicas”, expuso Cuevas.

“Este hecho es significativo porque nos dicen como están las cosas en el país”, manifestó Cuevas a quien le lleva a pensar que otros periodistas independientes puedan verse forzados a tomar esa decisión ante la crisis sociopolítica que vive el país.

Esto por que dijo hay muchos casos donde el régimen empieza actos investigativos, que no tienen el mínimo de legalidad y que ya hay antecedentes que terminan en actos penales, tal es el caso de los periodistas de 100 % Noticias Miguel Mora y Lucía Pineda quienes ya cumplieron un mes detenidos y aislados.

El asesor legal de la CPDH destacó que “por imperio constitucional” el régimen está obligado a proteger “el libre ejercicio” del periodismo nacional “por una situación de gobernabilidad y por una situación de estado de derecho”.

Tras referir “donde un gobierno protege el libre ejercicio de la libertad de expresión es sinónimo que hay un estado de derecho por lo menos aceptable”, expresó Cuevas.

Periodistas blanco de campañas

La organización Human Rights Watch en su informe anual 2018, en su capítulo sobre Nicaragua recordó que en las coberturas a las protestas grupos armados partidarios del gobierno hostigaron, amenazaron, intimidaron, atacaron y robaron a periodistas y blogueros que informaban sobre las mismas, y confiscaron sus equipos.

“A menudo los periodistas que son críticos con el gobierno son blanco de campañas de desprestigio en redes sociales y medios favorables al gobierno”, refiere Human Rights.

Y destaca ese organismo en su informe que el 13 de diciembre, la Policía Orteguista allanó la sede de Confidencial, confiscó computadoras, discos rígidos y numerosos documentos legales y contables.
Agentes de la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP) todavía mantienen ocupadas las oficinas de Confidencial.